Jan 31, 2015

Posted by in asides, Blog, Featured Articles | 0 Comentarios

EL ARREBATAMIENTO: LA PROFECÍA DE “CANTAR DE LOS CANTARES” Por: ICS (México)

Share Button

el_rapto

.

 

En el Libro de “Cantar de los Cantares”: Describe al Amado que representa al Señor Jesucristo y la Amada que representa a la Iglesia, que es el conglomerado de todos los Salvos que recibieron la Sangre de Cristo.

Dentro de la humanidad, hay distintos rangos de arrebatados, por ejemplo:

1.- Enoc: Los trasladados o arrebatados sin ver muerte que son librados de los juicios, estos serán arrebatados, antes de la Tribulación.

2.- Noé y a su familia: Los salvados o protegidos, durante la Tribulación;

3.- Los que se quedaron fuera del Arca que tipifican a los que son trasladados pero ven muerte; de la misma manera va a acontecer en es e tiempo.

A continuación, estudiaremos a la iglesia en tres facetas:

1.- La Iglesia de los que arden en amor y se van en la Parusía.

2.- La iglesia acomodada que se queda en el comienzo del tiempo de Tribulación.

3.- La iglesia golpeada, que se quedan para la segunda venida de Cristo, su Epifanía, cuando todo ojo le verá.

 

PRIMERA ETAPA – PRE-TRIBULACIÓN –

Cantar de los Cantares 1:01-02:13 1Cantar de los cantares, el cual es de Salomón. 2¡Oh, si él me besara con besos de su boca! Porque mejores son tus amores que el vino. 3A más del olor de tus suaves ungüentos, Tu nombre es como ungüento derramado; Por eso las doncellas te aman. 4Atráeme; en pos de ti correremos. El rey me ha metido en sus cámaras; Nos gozaremos y alegraremos en ti; Nos acordaremos de tus amores más que del vino; Con razón te aman. 5Morena soy, oh hijas de Jerusalén, pero codiciable Como las tiendas de Cedar, Como las cortinas de Salomón. 6No reparéis en que soy morena, Porque el sol me miró. Los hijos de mi madre se airaron contra mí; Me pusieron a guardar las viñas; Y mi viña, que era mía, no guardé. 7Hazme saber, oh tú a quien ama mi alma, Dónde apacientas, dónde sesteas al mediodía; Pues ¿por qué había de estar yo como errante Junto a los rebaños de tus compañeros? 8Si tú no lo sabes, oh hermosa entre las mujeres, Ve, sigue las huellas del rebaño, Y apacienta tus cabritas junto a las cabañas de los pastores.

La esposa y el esposo

9A yegua de los carros de Faraón Te he comparado, amiga mía. 10Hermosas son tus mejillas entre los pendientes, Tu cuello entre los collares. 11Zarcillos de oro te haremos, Tachonados de plata. 12Mientras el rey estaba en su reclinatorio, Mi nardo dio su olor. 13Mi amado es para mí un manojito de mirra, Que reposa entre mis pechos. 14Racimo de flores de alheña en las viñas de En-gadi Es para mí mi amado. 15He aquí que tú eres hermosa, amiga mía; He aquí eres bella; tus ojos son como palomas. 16He aquí que tú eres hermoso, amado mío, y dulce; Nuestro lecho es de flores. 17Las vigas de nuestra casa son de cedro, Y de ciprés los artesonados.

1Yo soy la rosa de Sarón, Y el lirio de los valles. 2Como el lirio entre los espinos, Así es mi amiga entre las doncellas.        3Como el manzano entre los árboles silvestres, Así es mi amado entre los jóvenes; Bajo la sombra del deseado me senté, Y su fruto fue dulce a mi paladar. 4Me llevó a la casa del banquete, Y su bandera sobre mí fue amor. 5Sustentadme con pasas, confortadme con manzanas; Porque estoy enferma de amor. 6Su izquierda esté debajo de mi cabeza, Y su derecha me abrace. 7Yo os conjuro, oh doncellas de Jerusalén, Por los corzos y por las ciervas del campo, Que no despertéis ni hagáis velar al amor, Hasta que quiera. 8¡La voz de mi amado! He aquí él viene Saltando sobre los montes, Brincando sobre los collados. 9Mi amado es semejante al corzo, O al cervatillo. Helo aquí, está tras nuestra pared, Mirando por las ventanas, Atisbando por las celosías. 10Mi amado habló, y me dijo: Levántate, oh amiga mía, hermosa mía, y ven. 11Porque he aquí ha pasado el invierno, Se ha mudado, la lluvia se fue; 12Se han mostrado las flores en la tierra, El tiempo de la canción ha venido, Y en nuestro país se ha oído la voz de la tórtola. 13La higuera ha echado sus higos, Y las vides en cierne dieron olor; Levántate, oh amiga mía, hermosa mía, y ven.”

El aparecimiento en secreto de Cristo es una etapa Pre-tribulación.

Parusía viene de una palabra Griega que se refiere al aparecimiento en secreto del Señor, es la venida de Cristo en el aire para el encuentro con sus santos, por eso dice en:

1ª Timoteo 6:14 que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión, hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo,”

Esta etapa está tipificada el aparecimiento a los siete grupos de personas que les fue revelado cuando Cristo vino a la tierra y se encarnó en un cuerpo.

PRIMER GRUPO: Los Magos.

Mateo 2:1 Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos”

 

SEGUNDO GRUPO: José.

Mateo 1:20 Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es.”

 

TERCER GRUPO: María.

Mateo 1:23 “He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros.”

 

CUARTO GRUPO: Los Pastores.

Lucas 2:10 Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo:”

 

QUINTO GRUPO: Simeón.

Lucas 2:26 “Y le había sido revelado por el Espíritu Santo, que no vería la muerte antes que viese al Ungido del Señor.”

 

SEXTO GRUPO: Ana.

Lucas 2:36 Estaba también allí Ana, profetisa, hija de Fanuel, de la tribu de Aser, de edad muy avanzada, pues había vivido con su marido siete años desde su virginidad,”

 

SÉPTIMO GRUPO: Herodes.

Mateo 2:3 “Oyendo esto, el rey Herodes se turbó, y toda Jerusalén con él.”

Sin embargo, notamos que hasta los 30 años nuestro Señor Jesucristo se bautizó en agua, cuando esto sucedió, comenzó su Ministerio público.

Ahora el Señor nos exhorta a un evangelio de exposición con lazos de amor para no ser partícipes de los juicios que vienen sobre la tierra. Dice en:

Cantar de los Cantares 1:4 “Atráeme; en pos de ti correremos….”

Este evangelio es de exposición, no de imposición, nos lo da el Señor con el propósito de que su palabra riegue sobre nosotros y fertilice la tierra para que llevemos buenos frutos, agradables a Dios.

El Señor espera tocando la puerta de nuestro corazón hasta que nosotros queramos abrirle y Él pueda entrar, por  eso dice  en:

Cantar de los Cantares 2:7 “…no despertéis ni hagáis velar al amor hasta que quiera…”

Que el amor, no es despertado sino hasta que él quiera, no nos es impuesta la tarea de amarlo, sino con lazos de amor somos atraídos. “…no despertéis ni hagáis velar al amor hasta que quiera…”

 

DEJARNOS PASTOREAR

1- Cantar de los Cantares 1:7a Hazme saber, oh tú a quien ama mi alma, …”

La oveja reconoce la voz de su pastor, y con amor la conduce.

En la segunda parte de este versículo dice: “…Pues ¿por qué había de estar yo como errante…?…”

Hay muchas ovejas que no tienen pastor, que están errantes, fuera de un rebaño, por eso al ver el Señor la multitud de personas que venían sin pastor, tuvo compasión de ellas porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tenían pastor:

Mateo 9:36 Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor.”

Es necesario que nos congreguemos y que reconozcamos la voz de nuestro pastor, que es como el padre de nuestras almas. Una característica del pastor es que infunde aliento y reposo, no tormento, por eso el Salmista David decía:

Salmos 23:2 “En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará.”

El pastor sacia la sed de las ovejas en tiempo de sequía, hace que el agua de la palabra sea abundante en todo tiempo, no las deja morir, hace que nos fortalezcamos en tiempo de angustia:

Isaías 58:11 Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan.”

Para tener una vida abundante en todo tiempo, debemos dejarnos pastorear, sometiéndonos a la obediencia de Cristo y respetando a las autoridades que han sido puestas por Él para guiarnos, porque son nuestras coberturas y si estamos bajo la sombra de Cristo y su cuidado, nada nos faltará. Dice en:

Cantar de los Cantares 2:3 Como el manzano entre los árboles silvestres, Así es mi amado entre los jóvenes; Bajo la sombra del deseado me senté, Y su fruto fue dulce a mi paladar.”

Todos los árboles dan sombra, de acuerdo al tipo de cada cual, por ejemplo, el tamarisco es un árbol de fruto amargo y bajo su sombra se cobijó Saúl y la historia nos habla de la amargura con la que vivió siempre.

La calabacera es una palabra que en su propio origen significa: Lo que intoxica.

De una calabacera, el siervo de Eliseo tomó su fruto e hizo una sopa a los hijos de los profetas, cuando éstos la probaron, gritaban muerte, se intoxicaron

2ª Reyes 4:39 Y salió uno al campo a recoger hierbas, y halló una como parra montés, y de ella llenó su falda de calabazas silvestres; y volvió, y las cortó en la olla del potaje, pues no sabía lo que era.”

La calabacera cubrió a Jonás y su actitud de enojo y amargura se hizo notoria cuando el Señor perdonó al pueblo de Nínive.

Jonás 4:6 Y preparó Jehová Dios una calabacera, la cual creció sobre Jonás para que hiciese sombra sobre su cabeza, y le librase de su malestar; y Jonás se alegró grandemente por la calabacera.”

UNGÜENTO DE ADORACIÓN

2.- Cantar de los Cantares 1:12-13 12Mientras el rey estaba en su reclinatorio, Mi nardo dio su olor. 13Mi amado es para mí un manojito de mirra, Que reposa entre mis pechos.”

Este nardo es un ungüento derramado tipo perfume, que tipifica la adoración verdadera con olor grato y agradable para el Señor; por eso la Biblia habla que el Padre busca Adoradores en Espíritu y en Verdad.

Juan 4:23-24 23Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.24Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.”

Notamos que una de las características importantes que tiene la iglesia que se va en el rapto o Arrebatamiento es que arde de amor por el Señor, los que le buscan y le adoran en espíritu y verdad, entonces la amada será levantada como primicia en el arrebatamiento.

Cantar de los Cantares 2:10 “Mi amado habló, y me dijo: Levántate, oh amiga mía, hermosa mía, y ven.”

Notamos que cuando le dan la orden a esta mujer, que tipifica la iglesia que se levante, se describe el aparecimiento de unas flores y el tiempo de la poda de las vides dice que ha llegado, eso se refiere a la resurrección de los muertos, que son las primicias arrebatadas, quienes junto con nosotros, los que hayamos permanecido fieles y que hayamos buscado la paz y la santidad, seremos arrebatados juntamente.

Mas adelante en:

Cantar de los Cantares 2:13 “La higuera ha echado sus higos, Y las vides en cierne dieron olor; Levántate, oh amiga mía, hermosa mía, y ven.”

Este versículo nos habla de la higuera: …La higuera ha echado sus higos y las vides en cierne dieron olor… Israel espiritual, que somos nosotros, los de su pueblo, comienza a florecer.

Cuando el arrebatamiento se lleve a cabo, esta higuera comienza a obtener un color maduro, esta lista para dar su fruto, este es el tiempo en el que el Señor levanta a su amada y se la lleva en secreto y empieza nuevamente el trato con Israel.

 

SEGUNDA ETAPA – T R I B U L A C I O N

Cantar de los Cantares 2:14-3:5 14Paloma mía, que estás en los agujeros de la peña, en lo escondido de escarpados parajes, Muéstrame tu rostro, hazme oír tu voz; Porque dulce es la voz tuya, y hermoso tu aspecto. 15Cazadnos las zorras, las zorras pequeñas, que echan a perder las viñas; Porque nuestras viñas están en cierne. 16Mi amado es mío, y yo suya; El apacienta entre lirios. 17Hasta que apunte el día, y huyan las sombras, Vuélvete, amado mío; sé semejante al corzo, o como el cervatillo Sobre los montes de Beter.

El ensueño de la esposa

1Por las noches busqué en mi lecho al que ama mi alma; Lo busqué, y no lo hallé. 2Y dije: Me levantaré ahora, y rodearé por la ciudad; Por las calles y por las plazas

Buscaré al que ama mi alma; Lo busqué, y no lo hallé. 3Me hallaron los guardas que rondan la ciudad, Y les dije: ¿Habéis visto al que ama mi alma? 4Apenas hube pasado de ellos un poco, Hallé luego al que ama mi alma; Lo así, y no lo dejé, Hasta que lo metí en casa de mi madre, Y en la cámara de la que me dio a luz. 5Yo os conjuro, oh doncellas de Jerusalén, Por los corzos y por las ciervas del campo, Que no despertéis ni hagáis velar al amor, Hasta que quiera.”

Esta etapa representa a aquellas personas que comienzan a anhelar la voz del Señor fuera de tiempo porque dejaron de oírla.

Ahora, tenemos el privilegio de tener al Espíritu Santo dentro de nosotros quien se quedó aquí en la tierra para consolarnos y aconsejarnos; sin embargo, el grupo de personas que se quedan nunca quisieron atender su voz ni lavaron sus ropas en el tiempo de la Gracia y lo hacen en el tiempo de la Tribulación.

Por eso en el apóstol Juan le pregunta al Señor quienes eran esa multitud de gente que venían vestidos de blanco:

Apocalipsis 7:14 Yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me dijo: Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero.”

Es necesario que lavemos nuestras ropas ahora que estamos en el tiempo de la gracia, figura de la ministración, del lavatorio de pies, nuestro caminar que debe ser limpio continuamente, porque el que encubre su pecado, no prosperará.

Cantar de los Cantares 2:15 “Cazadnos las zorras, las zorras pequeñas, que echan a perder las viñas; Porque nuestras viñas están en cierne.”

Esto es figura del llamado que la iglesia hace a los Ministros para que ejerzan su función como autoridad y cobertura para una constante limpieza.

Los dos requisitos para llevar a cabo esta limpieza es la confesión de pecados y el apartarse para siempre de ellos.

Proverbios 28:13 “El que encubre sus pecados no prosperará; mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia”

Es necesario que limpiemos nuestro caminar, ahora que el Señor nos atrae con lazos de amor, que nos invita a que limpiemos nuestras vestiduras en el tiempo de la gracia para que no tengamos que hacerlo en el tiempo de su ira, cuando los juicios empiecen sobre la tierra, ya que por falta de ministración {sanidad interior}, muchos se quedarán a la gran tribulación.

Apocalipsis 7:14 Yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me dijo: Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero.”

LA IRA DEL DIABLO

Cantar de los Cantares 2:17 “Hasta que apunte el día, y huyan las sombras, Vuélvete, amado mío; sé semejante al corzo, o como el cervatillo Sobre los montes de Beter.”

Hasta que apunte el día, y huyan las sombras, vuélvete, amado.

El comienzo del tiempo de tribulación, es la ira del diablo contra los hijos de Dios que no se quisieron consagrar.

Cuando el enemigo levanta su mano contra su pueblo, el Señor tiene la plena autoridad y todo el dominio para bajársela, por eso es que en este pasaje, este grupo de personas suplican al Señor que regrese.

Comienza la búsqueda constante de los que se queden, pero no hayan al Señor. Busquemos ahora, mientras pueda ser hallado:

Isaías 55:6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano.”

Los ministros tienen la gran responsabilidad de enseñar y conducir bien a sus ovejas, para que los que le busquen, estén en el camino correcto.

Cantar de los Cantares 3:3 Me hallaron los guardas que rondan la ciudad, Y les dije: ¿Habéis visto al que ama mi alma?”

Este versículo tipifica a aquellos ministros que enseñaron mal a sus ovejas y por causa de falta de conocimiento, el pueblo siguió otro camino, fue llevado cautivo en sus pecados, se apartaron de Dios, el ejemplo lo tenemos cuando se llevaron cautivo a Babilonia al pueblo de Israel por falta de conocimiento:

Isaías 5:13 Por tanto, mi pueblo fue llevado cautivo, porque no tuvo conocimiento; y su gloria pereció de hambre, y su multitud se secó de sed.”

Es necesario el conocimiento que tengamos de la Palabra de Dios, no para salvación, porque para eso el sacrificio de Cristo fue suficiente para pagar nuestros pecados, sino para no desviarnos del camino.

  

TERCERA ETAPA – E P I F A N I A

Cantar de los Cantares 3:6-5:7 6¿Quién es ésta que sube del desierto como columna de humo, Sahumada de mirra y de incienso Y de todo polvo aromático? 7He aquí es la litera de Salomón; Sesenta valientes la rodean, De los fuertes de Israel. 8Todos ellos tienen espadas, diestros en la guerra; Cada uno su espada sobre su muslo, Por los temores de la noche.9El rey Salomón se hizo una carroza De madera del Líbano. 10Hizo sus columnas de plata, Su respaldo de oro, Su asiento de grana, Su interior recamado de amor Por las doncellas de Jerusalén. 11Salid, oh doncellas de Sion, y ved al rey Salomón Con la corona con que le coronó su madre en el día de su desposorio, Y el día del gozo de su corazón.

El esposo alaba a la esposa

1He aquí que tú eres hermosa, amiga mía; he aquí que tú eres hermosa; Tus ojos entre tus guedejas como de paloma; Tus cabellos como manada de cabras Que se recuestan en las laderas de Galaad. 2Tus dientes como manadas de ovejas trasquiladas, Que suben del lavadero, Todas con crías gemelas, Y ninguna entre ellas estéril. 3Tus labios como hilo de grana, Y tu habla hermosa; Tus mejillas, como cachos de granada detrás de tu velo. 4Tu cuello, como la torre de David, edificada para armería; Mil escudos están colgados en ella, Todos escudos de valientes. 5Tus dos pechos, como gemelos de gacela, Que se apacientan entre lirios. 6Hasta que apunte el día y huyan las sombras, Me iré al monte de la mirra, Y al collado del incienso. 7Toda tú eres hermosa, amiga mía, Y en ti no hay mancha. 8Ven conmigo desde el Líbano, oh esposa mía; Ven conmigo desde el Líbano. Mira desde la cumbre de Amana, Desde la cumbre de Senir y de Hermón, Desde las guaridas de los leones, Desde los montes de los leopardos. 9Prendiste mi corazón, hermana, esposa mía; Has apresado mi corazón con uno de tus ojos, Con una gargantilla de tu cuello. 10¡Cuán hermosos son tus amores, hermana, esposa mía! ¡Cuánto mejores que el vino tus amores, Y el olor de tus ungüentos que todas las especias aromáticas! 11Como panal de miel destilan tus labios, oh esposa; Miel y leche hay debajo de tu lengua; Y el olor de tus vestidos como el olor del Líbano.12Huerto cerrado eres, hermana mía, esposa mía; Fuente cerrada, fuente sellada. 13Tus renuevos son paraíso de granados, con frutos suaves, De flores de alheña y nardos; 14Nardo y azafrán, caña aromática y canela, Con todos los árboles de incienso; Mirra y áloes, con todas las principales especias aromáticas. 15Fuente de huertos, Pozo de aguas vivas, Que corren del Líbano. 16Levántate, Aquilón, y ven, Austro; Soplad en mi huerto, despréndanse sus aromas. Venga mi amado a su huerto, Y coma de su dulce fruta.

1Yo vine a mi huerto, oh hermana, esposa mía; He recogido mi mirra y mis aromas; He comido mi panal y mi miel, Mi vino y mi leche he bebido. Comed, amigos; bebed en abundancia, oh amados.

El tormento de la separación

2Yo dormía, pero mi corazón velaba. Es la voz de mi amado que llama: Abreme, hermana mía, amiga mía, paloma mía, perfecta mía, Porque mi cabeza está llena de rocío, Mis cabellos de las gotas de la noche. 3Me he desnudado de mi ropa; ¿cómo me he de vestir? He lavado mis pies; ¿cómo los he de ensuciar? 4Mi amado metió su mano por la ventanilla, Y mi corazón se conmovió dentro de mí. 5Yo me levanté para abrir a mi amado, Y mis manos gotearon mirra, Y mis dedos mirra, que corría Sobre la manecilla del cerrojo. 6Abrí yo a mi amado; Pero mi amado se había ido, había ya pasado; Y tras su hablar salió mi alma. Lo busqué, y no lo hallé; Lo llamé, y no me respondió. 7Me hallaron los guardas que rondan la ciudad; Me golpearon, me hirieron; Me quitaron mi manto de encima los guardas de los muros.”

Cantar de los Cantares 3:6 “¿Quién es ésta que sube del desierto como columna de humo, Sahumada de mirra y de incienso Y de todo polvo aromático?”

En este pasaje se habla de la mujer que es protegida en el desierto sobrenaturalmente, y que viene subiendo del desierto como columna de humo, de mirra e incienso.

En Apocalipsis 12 se habla acerca de la mujer, que representa la Iglesia, que esta siendo perseguida por el dragón y se va al desierto para ser protegida los últimos 3 ½ años de Gran Tribulación para ser sustentada sobre naturalmente.

El ejemplo lo tenemos en Elías y Eliseo cuando fueron sustentados en el tiempo de sequía

1ª Reyes 17:4 Beberás del arroyo; y yo he mandado a los cuervos que te den allí de comer.”

La Biblia nos habla también del lecho que pertenece a Salomón cuyo derredor esta cubierto por sesenta hombres poderosos, que son los gibborim de aquellos días, y esto es figura del Tabernáculo de Moisés cuyo derredor estaba cubierto por sesenta postes o columnas.

Esto significa que cualquier persona que tenga al Espíritu Santo dentro, es decir, nosotros como su templo, Dios lo va a proteger.

El Espíritu Santo va a estar sobre la tierra en el grupo de Cristianos que no quisieron consagrarse durante el tiempo de la Gracia; de la misma manera que Noé y su familia fue protegida dentro del Arca, este grupo van a ser los 144,000 que aparecen en Apocalipsis 7 y 14, que protegerá a los que se quedaron en este tiempo.

Apocalipsis 6:17 porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?”

Este es el tiempo de los siguientes 3 ½ años de Gran Tribulación, cuando las siete copas de ira del Padre son derramadas sobre la tierra para juzgarla.

La Santa Cena es la copa del Hijo en la que podemos tener participación para juzgarnos a nosotros mismos, en el tiempo de la gracia, porque si fallamos, abogado tenemos para con el Padre a manera de que nuestro pacto sea renovado, sin embargo, durante este tiempo van a ser derramadas las copas del Padre, ya no con gracia sino con ira.

¿Qué prefieres, la copa del Hijo en la Santa Cena o la copa del Padre en la Gran Tribulación?

En este tiempo habrán muchos ministros que se quedaron para el tiempo de Tribulación, tipificado en los guardias que golpean a la gente en

Cantar de los Cantares 5:7 “Me hallaron los guardas que rondan la ciudad; Me golpearon, me hirieron; Me quitaron mi manto de encima los guardas de los muros.”

Es necesario que ahora busquemos al Señor, en el tiempo de la gracia, cuando hay misericordia todavía para podernos ir en el Arrebatamiento o rapto, ya que vienen tiempos de juicios de sufrimientos y persecución sobre la tierra como jamás se han habido, si no queremos ser golpeados en ese tiempo, soportemos ahora en el tiempo de la gracia, los sufrimientos que tenemos porque es necesario que a través de ellos entremos en el reino de Dios.

En resumen:

De Cantar de los Cantares 1:1 al 2:13 Las características de la primera etapa, que es la de la Parusía, son de una Iglesia que arde en amor, debe tener un evangelio de exposición no de imposición con el fin de poder ser pastoreados en amor para que nuestra adoración sea en Espíritu y en Verdad, pero para ello, debemos estar bajo la sombra de los cinco Ministerios delegados por el Señor para poder tener una adecuada ministración que nos guíe y conduzca a ser parte de las primicias; cuando esto se efectúe, la Higuera que esta representada en Israel va a comenzar a dar su fruto.

De Cantar de los Cantares 2:14 al 3:5 La segunda etapa que es el comienzo de la Tribulación, da inicio con los primeros 3 ½ años de juicio sobre la tierra, y es la ira del diablo contra los hijos de Dios. La Iglesia que se queda se caracteriza por aquellos que han dejado de escuchar la voz de Dios, no se ministraron, por lo tanto, tendrán que lavar sus ropas en la Gran Tribulación.

De Cantar de los Cantares 3:6 al 5:7 La tercera etapa termina con los siguientes 3 ½ años de Gran Tribulación, en los cuales la ira de Dios viene contra los hijos del diablo, tiempo durante el cual van a ser derramadas las siete copas de ira del Padre para ser juzgados sobre la tierra.

 .

.

http://www.elarrebatamiento.com/LA_PROFECIA_DEL_CANTAR.htm

Share Button

Leave a Reply

Optionally add an image (JPEG only)