Apr 4, 2012

Posted by in asides, Blog, Featured Articles | 0 Comentarios

La depresión, cómo superarla. Parte 1 de 2

Share Button

La depresión, y como superarla (1).

En última instancia, creo que la depresión es también el resultado de la falta de autoestima.


Es impresionante ver cuánta gente deprimida hay. Es más asombroso aun ver cuántos cristianos deprimidos hay. No estoy hablando aquí de cristianos superficiales que carecen de una fe vital y de profundidad espiritual. No, estoy pensando en muchos creyentes sinceros que viven una vida de relación personal con Jesucristo y que a pesar de ello tienen que luchar una y otra vez con profundas depresiones.


En la raíz de toda depresión está la sensación de haber perdido algo. Las circunstancias externas pueden causar depresión: la pérdida de bienes materiales, la pérdida de confianza, la pérdida de la salud, la pérdida de un ser amado, la pérdida de una habilidad quizás como resultado de la vejez. Ante estas experiencias de pérdida reaccionamos con tristeza, con auto conmiseración, lamento, desconcierto, envidia, vergüenza o auto desprecio. Todos estos sentimientos fluyen juntos como pequeños arroyos en la corriente de un sentimiento generalizado de depresión.


Hoy están aumentando especialmente tres tipos de depresión. En primer lugar, la depresión que surge del agotamiento. La sufren especialmente los ejecutivos, las personas de éxito y las amas de casa muy exigidas. Experimentan la pérdida de la capacidad de alcanzar la perfección. A raíz del agotamiento, su sentimiento de competitividad y de que “el cielo es su límite” se desdibuja lentamente y los arroja a la depresión.


Otra causa específica de depresión es la producida por las mudanzas. Aun el hecho de reacomodar los muebles y volver a decorar puede producir la sensación de pérdida. Uno se siente como si lo sacaran de raíz y lo trasplantaran y se está perfectamente consciente de que el hogar, las cuatro paredes que uno conocía tan bien, está faltando.


Por último está la depresión que produce la pérdida de una tarea o de una carga que debe llevarse. La depresión que produce la jubilación es uno de estos casos. Extrañamente ocurre que la depresión no nos acosas durante el tiempo que llevamos la carga sino en el momento en que se nos libera de ella. Cuando la tarea se ha completado, cuando se ha ganado la batalla, cuando se ha aprobado el examen, cuando la tensión se ha aliviado y el conflicto solucionado – entonces nos sacude la depresión en medio del cielo despejado. La pérdida de un desafío, de un trabajo o una lucha nos precipita a un vacío doloroso.


La depresión también puede surgir sin que medie una causa externa evidente, atacando a la persona desde el interior. Se manifiesta ya sea como intranquilidad, nerviosismo o como inercia, lo que torna imposible cualquier acción constructiva. Esta “depresión desde adentro” generalmente está acompañada por atormentadoras autoacusaciones y exagerados sentimientos de culpa. Aunque no pueda encontrarse la razón objetiva, la idea de ser inferior, pobre, pequeño, persiste y conduce a una total pérdida de autovaloración.


Esto explica por qué la persona deprimida es tan vulnerable e hipersensible cuando se enfrenta a la crítica. Se aferra y se sujeta a otras personas y añora desesperadamente ser reconocido y sentir la seguridad de ser amado para ser capaz de amarse a sí mismo.


La raíz más honda de la depresión es el sentimiento de haberme perdido a mí mismo y haber perdido la esperanza de encontrarme alguna vez. No hay nada en mí que merezca vivir. Cuando trato de amarme a mí mismo me sumerjo en un vacío.


Esto significa que la auto aceptación y la depresión están íntimamente relacionadas. La descripción que he realizado sobre las variadas formas de la depresión pinta vívidamente el egocentrismo que reconocemos como la consecuencia natural de la falta de autoestima. Por lo tanto, la mejor protección contra la depresión es aprender a amarnos a nosotros mismos, y a la vez la victoria sobre la depresión nos permite adquirir auto aceptación.

 

Fuente: http://animoparavivir.com/2010/01/page/11

 

♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦

La depresión en la biblia (2)

Cuando se trata de superar la depresión resulta estimulante saber que la Biblia, ese libro tremendamente humano, entiende nuestros sentimientos depresivos.

 

Allí está la bien conocida historia del rey Saúl que a menudo era atacado por profundas depresiones y necesitaba que David, el pastor de ovejas, lo ayudara a relajarse tocando el arpa. “Entretanto, el espíritu del SEÑOR se había apartado de Saúl, y un espíritu maligno enviado por el SEÑOR, lo atormentaba… Así que, cuando el espíritu maligno de parte de Dios atacaba a Saúl, David tomaba el arpa y se ponía a tocar. Con eso Saúl recobraba el ánimo y se sentía mejor, y el espíritu maligno se apartaba de él”. (1 Samuel 16:14, 23, VP).

 

En esta historia encontramos una valiosa sugerencia para contraatacar la depresión. La música comunica armonía y orden y por lo tanto puede curar una mente en desorden y disonancia.

 

La Biblia ofrece otro ejemplo en la historia de Nabucodonosor. Por haber desoído un sueño enviado por Dios previniéndole contra los delirios de grandeza y aconsejándole que se arrepintiera, Nabucodonosor cayó en una profunda depresión y vivió como un animal salvaje: “Fue echado de entre los hombres; y comía hierba como los bueyes, y su cuerpo se mojaba con el rocío del cielo, hasta que su pelo creció como plumas de águila, y sus uñas como las de las aves” (Daniel 4:33).

 

Nabucodonosor, sin embargo, nos relata cómo se sobrepuso a esta depresión y nos da otra sugerencia valiosa, la alabanza y la gratitud: “Mas al fin del tiempo yo Nabucodonosor alcé mis ojos al cielo, y mi razón me fue devuelta; y bendije al Altísimo, y alabé y glorifiqué al que vive para siempre.” (Daniel 4:34).

 

Otro ejemplo del Antiguo Testamento es la historia de Elías en 1 Reyes 19. Llama la atención que la depresión lo atacó justamente después de una elevadísima experiencia espiritual, después de ganar una gran batalla del Señor. Sintiéndose físicamente exhausto, “se sentó bajo una retama. Era tal su deseo de morirse, que dijo: ¡Basta ya, Señor! ¡Quítame la vida, pues yo no soy mejor que mis padres!” (1 Reyes 19:4, VP).

 

Nuevamente, tenemos mucho que aprender de la forma en que Dios trató su depresión. Sin reprimendas, sin apelar a la voluntad; en cambio, un amor protector, descanso, comida, y caricias: “Y se acostó allí, bajo la retama, y se quedó dormido. Pero un ángel llegó, y tocándolo, le dijo: “Levántate y come”. Elías miró a su alrededor y vio que cerca de su cabecera había una torta cocida sobre las brasas y una jarra de agua. Entonces se levantó, y comió y bebió; después se volvió a acostar”. (1 Reyes 19:5, 6).

 

En el Nuevo Testamento, la figura destacada es la del apóstol Pablo. Por naturaleza, estaba sujeto a sufrir depresiones. En su libro The Image of Jesus in the New Testament (“La imagen de Jesús en el Nuevo Testamento”), Romano Guardini retrata vívidamente este aspecto del apóstol. Debo admitir que Pablo llegó a ser más humano para mí a través de esta descripción. Guardini escribe acerca de Pablo: “Parece haber sido un hombre que atraía las dificultades, sobre quien la fatalidad se había derramado, un hombre atormentado… Sufría mucho, constantemente y en todas las situaciones.”

 

Pablo era un discípulo rabínico, disciplina que le servía para nutrir sus tendencias perfeccionistas. Al menos entre líneas puede descubrirse la misma depresión que ataca a los buscadores de éxito cuando se enfrentan con sus propias limitaciones humanas y sus fracasos. “Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero; sino lo que aborrezco, eso hago. Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago” (Romanos 7:15-18-19).

 

Uno no puede menos que preguntarse: ¿Qué mal pudo haber hecho este hombre para hablar de esta forma? Walter Uhsadel, profesor de teología en la Universidad de Tubinga, comenta al respecto: “La vulnerabilidad interior de la personas deprimidas las hace ser más conscientes de sus fracasos y sufrir más esa opresión que otras personas.”

 

Enfocando los dos últimos capítulos de 2 Corintios, Uhsadel señala otro síntoma típico de la persona deprimida: el que Pablo demuestra al vacilar entre jactarse y menoscabarse. Simultáneamente, podemos percibir el hondo anhelo de Pablo de ser reconocido, apreciado y amado, tal como lo expresa en 2 Corintios 12:11: “Me he hecho un necio al gloriarme; vosotros me obligasteis a ello, pues yo debía ser alabado por vosotros; porque en nada he sido menor que aquellos grandes apóstoles, aunque nada soy.”

 

Estoy consciente de que uno debe tener cuidado de no “psicologizar” las escrituras. Pero creo que es precisamente la naturaleza de Pablo lo que Dios usó para clarificar el carácter del ser humano y su relación con Dios.

 

Sin embargo, el libro de la Biblia en el que más identificado me siento es en el de los Salmos. Quien oró con las palabras del Salmo 31, por ejemplo, verdaderamente sabía lo que era la depresión:

 

Ten misericordia de mí, oh Jehová,

porque estoy en angustia;

Se han consumido de tristeza mis ojos,

mi alma también y mi cuerpo.

Porque mi vida se va gastando de dolor,

y mis años de suspirar;

Se agotan mis fuerzas a causa de mi iniquidad,

y mis huesos se han consumido.

(vv. 9-10)

 

Este es el sentimiento: me gasto, me consumo, “soy devorado”. Me vuelvo cada vez menos; estoy desapareciendo. El tiempo se escurre sin finalidad ni propósito. Podemos visualizarlos: una multitud de cristianos suspirantes.

 

El salmista había experimentado mucho tiempo antes lo que la medicina psicosomática ha descubierto ahora. El cuerpo y el alma constituyen una unidad. El dolor del alma implica dolor corporal. La depresión del salmista ataca aun hasta sus huesos.

 

De todos mis enemigos soy objeto de oprobio.

Y de mis vecinos mucho más,

y el horror de mis conocidos;

Los que me ven fuera huyen de mí.

Porque oigo la calumnia de muchos;

El miedo me asalta por todas partes,

Mientras consultan juntos contra mí

E idean quitarme la vida.

(v. 11, 13)

 

Este es el sentimiento: estoy amenazado, trampeado. Sólo tengo enemigos. Todos están en contra mío; nadie me entiende. Nadie me acepta. Nadie me ama. No tengo más fuerzas para defenderme, no tengo más deseo para buscar amistad. Estoy desesperadamente solo.

 

He sido olvidado de su corazón como un muerto.

He venido a ser como un vaso quebrado.

(v. 12)

Este es el sentimiento: No puedo sostenerme, no puedo mantenerme. Me estoy derramando; todo se escapa de adentro mío y estoy perdiendo, perdiendo, perdiendo.

parte 2 de 2

Fuente: http://animoparavivir.com/2010/01/page/8


Share Button

Leave a Reply

Optionally add an image (JPEG only)