Aug 31, 2018

Posted by in asides, Blog, Featured Articles | 6 Comments

Ministración de Dios a nuestra Vida

Share Button

Ayer al apagar mi Notebook, comienzo a cerrar los programas para apagarlo y me encuentro con la Biblia Electrónica abierta en el Salmo 32, definitivamente dije Señor esto es algo tuyo, porque yo no abrí la Biblia, por favor ¿qué es lo que quiere decirme? Al estar durmiendo en la mañana cerca de despertar tuve un sueño que lo recuerdo bien inclusive en la oración al levantarme repasé el sueño porque sabía que tenía que compartirlo aquí, les cuento:

Estaba como en un lugar que puede ser un terminal de buses o aeropuerto, yo iba con una persona caminando y de repente me doy vuelta y veo dos mujeres jóvenes mientras conversaban de algo la que estaba a mi izquierda le metía la mano en el pantalón o como decimos acá blue Jeans a la otra joven que conversaba distraída, sin darse cuenta que la otra introdujo su mano en el bolsillo delantero de su pantalón que aunque era apretado esta chica no se dio cuenta lo que la otra hacía y yo viendo esto intervengo con voz fuerte y con autoridad , saca tu mano de ahí a la que estaba tratando de robar, ¿qué estás haciendo? Le dije, ¡saca tu mano del bolsillo, estás robándole a la joven! Y le dije a la otra joven ¿y tú cómo no te dite cuenta que ella te estaba robando? Ella se sintió muy sorprendida; La que intentaba robar sacó de inmediato su mano a mi orden y sonrió con risa burlesca, sin hacerse problema alguno. Luego pasa otra escena en que yo estoy con un grupo de personas (por lo que entiendo conocidas) contando lo que había sucedido y llega una vecina cercana a casa que siempre converso con ella, yo la saludo pero sigo conversando muy entusiasmada ella dice algo y le contesto rápido pero sigo en mi narración, en eso ella se ofende y dice yo me voy porque aquí no me quieren escuchar, yo le dije pero señora, ¡si yo le contesté y también seguí conversando con ellas para no perder el hilo de lo que contaba! yo, le doy la explicación que a mí entender yo no le hice ningún desaire pero de inmediato viene a mi mente y le digo, “yo le pido perdón, porque aunque creamos que no hemos ofendido, no hemos hecho nada para herir, Dios manda que pidamos perdón” ella quedó muy sorprendida y termina el sueño.

Cuando estoy orando siento que en mi mente vino un recordatorio textual de este sueño para no olvidarlo, conversaba con Dios y le dije ¡ya entiendo!, Usted quiere que hable del perdón, le pedí dirección, que cuando compartiera esto con ustedes venga la revelación de parte de Dios a nuestra vida y que sea Él que ponga en mi mente el significado del sueño y lo que Él quiere decirnos a cada uno como una exhortación a nuestra vida.

La primera parte del sueño pienso que es el enemigo encubierto que está robando constantemente sin que nosotros nos demos cuenta ¿Cómo nos roba? Abriendo puertas en nuestra vida espiritual, sabemos que hay un sin número de motivos o pecados que hace que el enemigo nos robe, cuando yo como servidora de Dios, tengo la autoridad que Dios me da para reprender ese espíritu inmundo y advertir a la persona que está siendo afectada, siento que es lo que ahora estoy haciendo yo al compartir esto con ustedes, creo firmemente que este momento, este día y hora, Dios mismo romperá ligaduras de falta de perdón que no nos deja caminar libremente en Cristo, no nos deja crecer y se está mitad en el mundo y mitad en Cristo, el mismo Satanás le tiene cautivo, esto se nota, porque no está obedeciendo completamente a Dios, ponemos excusas por todo o bien no estamos sirviendo a Dios como Él quiere, como dije esto se puede deber a cualquier pecado pero hoy Dios quiere que hable del perdón: a un amigo, hermano, tío, tía, primo, pastor, etc. Usted sabe a quién, sino sabe porque han pasado muchos años, Dios se lo revelará uno a uno, así Dios lo hizo conmigo muchos años atrás, fuertes ataduras que en ese instante Dios trajo a recuerdo a personas una a una, pero hubo una persona que yo no sabía que tenía perdonar, pero me era muy difícil me costó mucho y con llanto lo pude hacer, sin darme cuenta Dios me hizo entender que esa persona suplantó el amor de mi padre terrenal hacia mí (me sorprendí bastante lo que Dios me mostró).

 

 

La segunda parte del sueño el Señor Jesucristo me muestra una persona que se ofende y molesta por causa nuestra sin siquiera nosotros haber hecho nada contra ella, sin embargo nosotros somos los causantes sin querer que otros se duelan aunque nosotros tengamos las mejores intenciones y ante Dios no pecamos, pero esa persona se afectó y está años con ese dolor, falta de perdón hacia nosotros y nosotros ignorantes de ello, viene Dios un día y nos manda a que vayamos donde tal persona y le pidamos perdón, es ahí que se desatan cantidad de ligaduras, la raíz de falta de perdón, si es así con otros, ¿cuánto más en nuestra vida como hijos de Dios?. ¿A quién usted tiene que perdonar? Perdone y no cuestione, mire que Dios le habla hoy a su vida por medio de esta palabra, muchos están atados por falta de perdón, muchos están con una mochila al hombro por cuanto lo dañaron, Dios lo sabe, pero ese mismo Dios que le perdonó un día a usted quiere que usted perdone hoy y esté a cuentas con Dios, recuerde lo que dice la Palabra nada inmundo entrará al Reino de los Cielos y el pecado de falta de perdón es algo que lo separa de Dios y lo puede separar eternamente. El Salmo 32 dice “mientras callé mis huesos se secaron” significa que no sólo nos enfermamos espiritualmente, sino que físicamente. “Muchos en mi pueblo tienen falta de perdón”.

Hasta aquí siento del Señor esta ministración. Espero de todo corazón que sea de bendición a su vida, de edificación y sanidad.

Dios le bendiga y le sane; es lo que quiere Su Señor para su vida. Dios le ama.

Su hermana en Cristo Verónica.

 

SALMO 32

La dicha del perdón

Salmo de David. Masquil.

1     Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado.

2     Bienaventurado el hombre a quien Jehová no culpa de iniquidad,a

Y en cuyo espíritu no hay engaño.

3     Mientras callé, se envejecieron mis huesos

En mi gemir todo el día.

4     Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano;

Se volvió mi verdor en sequedades de verano.

5     Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad.

Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová;

Y tú perdonaste la maldad de mi pecado.

Selah

6     Por esto orará a ti todo santo en el tiempo en que puedas ser hallado;

Ciertamente en la inundación de muchas aguas no llegarán éstas a él.

7     Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia;

Con cánticos de liberación me rodearás.

8     Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar;

Sobre ti fijaré mis ojos.

9     No seáis como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento,

Que han de ser sujetados con cabestro y con freno,

Porque si no, no se acercan a ti.

10     Muchos dolores habrá para el impío;

Mas al que espera en Jehová, le rodea la misericordia.

11     Alegraos en Jehová y gozaos, justos;

Y cantad con júbilo todos vosotros los rectos de corazón.

 

Share Button
  1. Dios es un Dios de amor por tanto nos advierte a tiempo y fuera de tiempo y hoy estamos en tiempo límite no vayamos a ser sorprendidos cargando una mochila por no entregar a Dios lo que Él hoy pide de nosotros el “perdón“.

    En mi, no estaba ni en mis pensamientos hacer este Post y entregar esta Palabra, sino que viene de lo Alto, es Dios que me dio el Salmo 32, confirmó con el sueño, en oración hizo que lo recordara y luego me dio la interpretación, pero cuando estaba preparando todo Dios puso esta frase en mi ser “Hay muchos de mi pueblo que no han perdonado“(parafraseando).

    Dios les bendiga mis hermanos y hermanas en Cristo

    • Mateo 18:18 De cierto os digo: Todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo.

      Y el mismo Padrenuestro enseñado por Jesucristo lo dice.

      Si no perdonamos el Padre en el cielo no nos perdonará el que no hayamos perdonado. Las ofensas que no perdonemos en la Tierra quedan atadas en el cielo, y por eso el Padre no nos perdonará.

      Cristo siempre perdona, hay que dejar que EL perdone, pero para eso hay que CREER y vivir en Cristo, encomendarse a EL, y pedir su auxilio para poder perdonar cuando a nuestro ego le cueste.

      Mateo 18:21-35
      Parábola del deudor que no perdona

      21 Luego Pedro se le acercó y preguntó:

      —Señor, ¿cuántas veces debo perdonar a alguien[a] que peca contra mí? ¿Siete veces?

      22 —No siete veces —respondió Jesús—, sino setenta veces siete.[b]

      23 »Por lo tanto, el reino del cielo se puede comparar a un rey que decidió poner al día las cuentas con los siervos que le habían pedido prestado dinero. 24 En el proceso, le trajeron a uno de sus deudores que le debía millones de monedas de plata.[c] 25 No podía pagar, así que su amo ordenó que lo vendieran —junto con su esposa, sus hijos y todo lo que poseía— para pagar la deuda.

      26 »El hombre cayó de rodillas ante su amo y le suplicó: “Por favor, tenme paciencia y te lo pagaré todo”. 27 Entonces el amo sintió mucha lástima por él, y lo liberó y le perdonó la deuda.

      28 »Pero cuando el hombre salió de la presencia del rey, fue a buscar a un compañero, también siervo, que le debía unos pocos miles de monedas de plata.[d] Lo tomó del cuello y le exigió que le pagara de inmediato.

      29 »El compañero cayó de rodillas ante él y le rogó que le diera un poco más de tiempo. “Ten paciencia conmigo, y yo te pagaré”, le suplicó. 30 Pero el acreedor no estaba dispuesto a esperar. Hizo arrestar al hombre y lo puso en prisión hasta que pagara toda la deuda.

      31 »Cuando algunos de los otros siervos vieron eso, se disgustaron mucho. Fueron ante el rey y le contaron todo lo que había sucedido. 32 Entonces el rey llamó al hombre al que había perdonado y le dijo: “¡Siervo malvado! Te perdoné esa tremenda deuda porque me lo rogaste. 33 ¿No deberías haber tenido compasión de tu compañero así como yo tuve compasión de ti?”. 34 Entonces el rey, enojado, envió al hombre a la prisión para que lo torturaran hasta que pagara toda la deuda.

      35 »Eso es lo que les hará mi Padre celestial a ustedes si se niegan a perdonar de corazón a sus hermanos.

  2. No quiero dejar pasar esta enseñanza,ministración que es de Dios hace unos días conjuntamente con esta publicación El Espíritu santo confirmaba con otra publicación que hermanos republicaron, se que es Dios hablándonos y aunque para alguno no tenga importancia para el corazón de Dios si, por algo me lo dio a mí y también insistió en confirmación, por ello me veo en el deber de afianzar este tema. La importancia del perdón y el estar a cuentas con Él. Es el Señor mismo que nos está hablando no endurezcamos nuestros corazones, y profundicemos sobre esto a los Pies del Señor, no diluyamos con agua el alimento que nuestro Padre y Redentor quiere darnos puro y Santo, no dejemos pasar esto porque el tiempo apremia, me he encontrado con esta publicación que los hermanos de: “Ante el Peligro de Apartarse de Dios” compartieron también hace poco. Dios confirma:

    Ante El Peligro De Apartarse De Dios

    MUCHAS PERSONAS SE HAN OFENDIDO EN MOMENTOS DE ENOJO, Y PASAN DÍAS, MESES, Y AÑOS, SIN HABLARSE Y NO PUEDEN PERDONAR A LOS QUE LOS AMAN.!!! PERO ES EL ORGULLO EL QUE NO DEJA A LAS PERSONAS RECONCILIARSE. ES IMPORTANTE PERDONAR MIENTRAS TENGAMOS VIDA.!!!!
    AMEN!!!

  3. Muy buena enseñanza mi hermana. El Espiritu Santo hablando a nuestras vidas. Dios nos ayude a sembrarla en nuestros corazones y ponerlas por obra. Gracias por tu trabajo. Bendiciones.

    • ¡Todo, honor, toda gloria y toda honra a nuestros Dios, Señor Jesucristo y Su Santo Espíritu que viene a hablarnos, enseñarnos, guiarnos…! Si no fuera por el Señor mi hermana Norma muchos nos daríamos cuenta la final, cuando ya no hay remedio y nada más que hacer para reparar, para arrepentirse, para perdonar y pedir perdón, por ello es tan importante esta Palabra que Dios quiso que la compartieramos aquí. Como decía para mí lo más simple es no insistir, pero como yo sé que es Dios y Él hace las cosas más allá de nuestro entendimiento, yo tengo que hacer mi esfuerzo para entregar y Él se encargará de hacer llegar la Palabra dónde tiene que llegar, al corazón dolido, al corazón con la carga que no es de Dios, a la persona directa o indirectamente responsable de un dolor en otra que no puede avanzar por la raíz de amargura. Asi que como dice nuestro Señor Jesucristo nosotros nos debemos simplemente a obedecer porque no hacemos más que nuestra obligación, sólo lo que debemos hacer hacemos.

      Dios te bendiga amada hermanita Norma

Leave a Reply

Optionally add an image (JPEG only)