Aug 11, 2010

Posted by in Uncategorized | 0 Comentarios

Rusia admite que los incendios llegaron a zonas con contaminación radiactiva

Share Button

El fuego y el viento pueden arrastrar las partículas radioactivas



 
 
Los incendios forestales en Rusia han afectado también a zonas con contaminación radiactiva, según han admitido por primera vez este miércoles las autoridades rusas.


Según la agencia forestal rusa, se han quemado más hectáreas en las zonas contaminadas por la catástrofe nuclear de Chernóbil de 1986 de lo admitido inicialmente.


En la ciudad de Bryansk, fuertemente contaminada por la radiación, cerca de la frontera con Bielorrusia y Ucrania, ardieron hace pocos días 28 fuegos que afectaron a 269 hectáreas, según han informado las autoridades forestales citadas por Interfax. No obstante, agregaron, esos incendios ya fueron extinguidos.


Hasta ahora, las autoridades habían negado que en esta zona se hubiese propagado el fuego. La asociación ecologista Greenpeace ha denunciado que decenas de incendios estaban afectando zonas contaminadas y llamó a las autoridades a decir la verdad acerca del alcance de la radiactividad.


“La situación es complicada, pero estable y controlable”, aseguró el coordinador de la agencia forestal de Bryansk, Vladimir Kotenkov, citado por Interfax. De momento no hay nuevos fuegos. Los expertos advierten, sin embargo, de que tanto las llamas, el viento como las tareas de extinción podrían arremolinar y levantar partículas radiactivas.


Riesgo de extensión por el viento


“En condiciones especiales las partículas pueden ser arrastradas en caso de fuertes vientos hasta Moscú y Europa del Este”, aseguró el ecologista Alexei Yablokov de la academia rusa de las ciencias. En caso de que estas partículas se extiendan por cientos de kilómetros se podría demostrar.


Recientemente el ministro de Protección Civil, Sherguei Shoigu, advirtió del peligro de que las partículas del suelo radiactivo en Bryansk se mezclen con el aire junto con las cenizas. La combinación de esmog con la radiación podría ser especialmente peligrosa, añadió.


No obstante, organizaciones no gubernamentales en Moscú que se ocupan de mediciones de este tipo, de momento no detectaron niveles de radiactividad elevados. Además, de acuerdo con meteorólogos, la situación climática es tranquila.


Por su parte el presidente de la asociación Chernóbil, Vyachelav Grishin, aseguró que la contaminación radiactiva derivada de los incendios no es demasiado elevada.


“No descarto, sin embargo, que se produzca un aumento de la radiación si las llamas no se extinguen a tiempo”. Desde junio han ardido, según datos de la agencia forestal rusa, 3.900 hectáreas de suelo contaminado. Las zonas afectadas son Kaluga, Chelyabinsk, Kurgan, Tula, Oryol y Pensa.


El experto independiente en medioambiente Alexander Issayev aseguró que, para zonas contaminadas con radiactividad, existen normativas especiales contra incendios. Sin embargo, estas no se han podido cumplir debido a la falta de personal.


Después de semanas de incendios, los equipos de extinción no logran controlar el devastador fuego. Aun así, se lograron extinguir más de 300 incendios. Rusia lleva ya más de dos meses con temperaturas récord de más de 30 grados centígrados.

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/08/11/internacional/1281546617.html




Share Button

Leave a Reply

Optionally add an image (JPEG only)