“La media hora” de Pedro González Rementería.

Share Button

Nos da mucho regocijo haber recibido la siguiente experiencia  de un joven cristiano ,él también ha confirmado una vez mas que el tiempo de la venida de Jesús por su iglesia está muy cerca.
 
Hace un tiempo publicamos el testimonio de una hermana “Tomate de la Mano…porque solo falta media hora”…en el cual con una gran revelación ella  nos advertía que ya el tiempo del regreso de nuestro Salvador está a las puertas.Pedro González ,que es el dueño del testimonio que les compartimos ;hoy nos muestra una extraordinaria semejanza que viene a confirmar el de nuestra hermana Nela.
Gracias Pedro por permitirnos comprobar que Dios esta hablando ,la puerta esta a punto de cerrarse , debemos alistar nuestras vidas,llamar a voces a que muchos vengan a Cristo para que alcancen salvación.
Damos gracias a Dios por los jóvenes y les invitamos a leer estos testimonios.
Toda Honra y Gloria sea para nuestro amado Padre Celestial.

 

“La media hora”
 
Hermanos en Cristo:

 
Bendecidos sean todos ustedes. Mi nombre es Pedro González Rementería, soy estudiante y tengo 20 años, pero por sobre todo soy un Hijo del Señor.

 
La verdad es que me han bendecido mucho con la informacion bíblica y profética que entregan en su blog.

Llegué a su página porque un amigo un día publicó un enlace en Facebook, y por curiosidad entré, leí algunos articulos y quedé impactado. Gracias le doy a mi Padre por ser mi Señor, y ademas por tener hermanos que son capaces de decir y compartir lo que lamentablemente muchos de mis hermanos en la iglesia no han querido decir.

 
Me motivé a escribir un correo hacia ustedes, por un artículo en especial que esta en el blog “Tomate de la Mano…porque solo falta media hora”.

 
Puedo confirmarles hermanos, con absoluta convicción de mi espiritú, que esa vision es verdadera. Si me permiten hermanos, quiero compartirles el sueño que yo tuve en el año 2008, cuando yo estaba saliendo de 4to medio, y tenía 18 años:

 
El sueño empieza así: Me veo arrodillado frente a un gran Monte por lo menos a varios kilómetros de distancia, adorando y clamando a Dios, junto a muchas personas a mi alrededor. Recuerdo que yo estoy adelante como en primera fila. Veo la cima del monte rodeada por muchas nubes, con truenos y relampagos, y no sé porque, pero sabia que en la cima del Monte estaba Dios mismo. Recuerdo que mientras clamaba yo al Señor, sentía que en el mundo había mucho caos y desorden, y las personas a mi alrededor tambien clamaban a Dios. Pero de un momento a otro, un gran relámpago ( de color violeta) choca con la cima del Monte, y un gran resplandor de luz viene hacia la multitud. De un momento a otro, todas las personas a mi alrededor desaparecen,

 pero curiosamente aquel resplandor no me “arrebata”, en vez de eso, dos alas como de ángel han salido de mi espalda. Luego de ese “arrebatamiento”, con mis nuevas alas emprendo vuelo instinvamente hacia el mundo, a buscar si hay “sobrevivientes” . Esa es la primera parte.

 
En la segunda parte, no se cómo, pero llego frente a un televisor (siempre con mis alas blancas en mi espalda) en el cual esta en un canal de noticias, en el cual estaba un reportero hablando. Decía algo como que hacerca de que aproximadamente el 10% de la poblacion mundial desapareció repentinamente sin dejar rastros, y al mismo tiempo mostraban en la TV personas que entrevistaban llorando preguntando por sus seres queridos y que nadie sabía cómo “desaparecieron de la tierra”. Esa fue la segunda parte. Y en la tercera y última, que aqui se me vino instintivamente a la mente cuando leí el articulo mas arriba mencionado. Aqui, recuerdo que despues de ver esa escena de la televisión, con las alas “vuelo” hacia un lugar ( no se donde era) donde habían muchos animales para salvarlos. Aquel lugar, mi mamá me estaba esperando (era el unico familiar que veo en todo el sueño) para empezar a ayudarme. Recuerdo que aqui en esta parte, a penas empiezo a recoger animales y personas heridas y angustiadas, un gran sentimiento de desesperación me invade. Rápidamente, uso mis alas como para ver desde altura cúanto tenía que hacer y ayudar, pero cuando veo todo el mundo desesperado, me digo a mi a mi madre ” no vamos a alcarzar jamás mamá”, y aquí puedo ver a frente a mis ojos dos relojes,

 una amrcaba el tiempo de los hombre y el Tiempo de Dios. En la hora de Dios, marcaban las 7 en punto para que empezara el juicio, y en el reloj de al lado, el de los hombres, MARCABAN LAS 6:30. faltando media hora para las 7, la hora de Dios. Y aquí termina mi sueño.


Yo sé que soy joven, y que tal vez en mi juventud e inexperiencia puedo creer que haya sido un sueño o visión profética, yo no se muy bien qué ministerio tengo, pero espero que lo que ess comparto haya sido de ayuda y bendición.


Me despido en el nombre del Señor.

 Dejamos el enlace al testimonio de Nela:

http://elregresa.net/contenido/profecia/tomate-de-la-mano-porque-solo-falta-media-hora/ 

Share Button