Testimonio de nuestro hermano Daniel Mena.

Testimonio de vida:Hermano Daniel Mena.

 
Respondiendo al pedido les paso a comentar mi testimonio de vida.  Es raro, cualquiera diría que es el testimonio de Superman, pero la verdad mi vida es bastante sencilla, hoy sólo espero el regreso del Señor, sin dejar de hacer lo que El nos pide. En todo lo que ha pasado veo el mismo amor que el Señor tiene con cada uno de nosotros.
Antes de nacer, mi madre durante el embarazo, cruzó la calle y repentinamente quedó sorda y bloqueada, de pronto siente dos manos que toman sus tobillos y le hacen dar dos pasos rápidos, al instante pasa un bus raspando su espalda a gran velocidad. 
El día del alumbramiento, como primeriza, no la atendieron las matronas; al otro día la encuentran moribunda.  Al intentar salvarla lo logran quitando el feto muerto de su interior, y por probar consiguen resucitarlo con shock eléctrico. El parto dejó secuelas visuales en el niño, con un ojo sin visión. 
En varias ocasiones he estado cercano a la muerte en extrañas circunstancias, como cuando de forma fortuita colgaba ahorcado de un árbol por un empujón invisible.  En otra ocasión me apareció una lepra incurable que comía mi cuerpo infantil.  En la reunión los hermanos invocaron al Señor, de pronto, en el enorme salón tronó el techo muy fuerte y el Espíritu habló: “Satanás a tratado de destruirlo, porque lo tengo escogido para grandes cosas, pero con tan solo una gotita de mi sangre lo voy a sanar. Vean los que tengan vista espiritual…” y me sanó. 
En otra ocasión tuve una especie de visión: una serpiente gruesa y verde aceitosa que venia del patio, se me enrollaba en el cuello y yo trataba de sacármela. En la tarde desperté endemoniado: un sentimiento de rabia, anhelo de oscuridad y encierro insoportable. En la casa había una hermana profeta y oraron por mí y nuevamente el Espíritu habló: “satanás a tratado de destruir su mente, pero es mío, Yo lo libero” y fui liberado. 
Un día vi algo que me remeció, ese día comprendí lo poco que vale el vivir humano sin Dios, lo frágil e incierto del destino: un anciano que pretendía matarse en la línea del tren y que por una acción de amor aceptó a Cristo. 
Ese día hice esta oración: “Señor, mi vida no vale nada, no tengo nada, no soy nadie y no sé qué va a pasar conmigo mañana.  Señor, toma mi vida, quiero ser tuyo, te entrego mi vida, solo tú puedes cuidarme”. Así, a los 6 años de edad, acepté al Señor en medio de una congregación que no supo lo que me estaba pasando.  El Señor no me fue indiferente, a los 7 años me bautizó en el Poder del Espíritu Santo entre las bancas de la Iglesia: Santo es tu Nombre!!!. 
Crecí junto a mis padres que, como pastores primerizos, se esforzaron en levantar iglesias en varias ciudades.  Lo duro de la formación ministerial de mis padres a forjado el carácter de mi familia. 
Como a los 14 años entré en rebeldía, también en el área espiritual, incursionando en la metafísica esotérica, desdoblamiento astral involuntario y misterios.  Luego mi madre, desesperada, me entrega al Señor. Ahí me di cuenta que lo que aprendí era un pozo sin fondo y que sí podía existir un Dios creador ajeno en sustancia a la creación (que absurdo olvido). Y me dije: “bueno, si existe este Dios Creador al menos debo buscarlo…   le concederé 10 años de mi vida y si no lo encuentro sigo con esto para reencarnarme mejor” (jahajajha). Entonces decidí que debía hablar con El una hora al día por lo menos, fui y le dije: “hola, bueno supongo que existes, sino no estaría hablando contigo. Y de ser cierto entonces eres Dios y yo emmm.. un gusano… entonces ya no puedo decirte Tu sino Usted….”.  Cada día una hora, luego 2, luego 3, después hasta 4 o 5. En cuestión de 4 a 6 meses era tan fuerte su presencia y, literalmente, era tanto el calor ahí que no necesitaba climatización en un cuarto en la ciudad más austral del planeta (Punta Arenas).  Así un día un desconocido hermano profeta se me acercó y me reveló palabras del Señor que era imposible que él supiera, porque eran temas que yo no comentaba ni a mis padres.  Confirmado, Dios existe (jehejeh).
Entré a la universidad a estudiar arquitectura. Una pesadilla. Al final del primer año fue tanta mi desesperación de no poder tener comunión con el Señor, y tan grave dejar tan sólo un trabajo sin hacer, que decidí perder la carrera. Ese día me entregué en oración y, como nunca, era tanta el hambre que oré 12 horas.  Había perdido la posibilidad de hacer el trabajo, implica eliminación automática. Esa tarde había reunión. El Espíritu se movía entre los profetas, pero había algo molesto. Entonces sentí esa voz interior: “Di: en el Nombre de Cristo”, y tímidamente dije: “En el nombrrr…!!!!!”  y no supe lo que pasó, (el que lea entienda) después volví y me encontré invadido físicamente por la Presencia del Señor, que estaba hablando cosas que no salían de mi mente, todo mi cuerpo era una especie de Fuego Eléctrico, tan poderoso como camiones de gran tonelaje chocando contra cada átomo, mil veces por segundo. Pero no era lo más impactante; en ese momento, de una forma que no sé explicar, el Señor era yo y yo era el Señor:  todo lo que en ese momento El pensaba y sentía lo experimenté como mi propio deseo y sentir.  Así puedo decir esto: si el Señor tuviera que morir de nuevo por nosotros lo haría mil veces si fuera necesario, Su amor es ferozmente pasional.  El gritaba: “Es mía!!, vete, es miaaaaa!!!” (la Iglesia) con una furia desgarradora. 
El año final terminé la universidad junto a sólo 3 compañeros de entre 140 alumnos. El no abandona.
Durante años, a veces más, otras menos, he experimentado cosas semejantes.
Dos eventos recientes, en septiembre de 2010 dijo: “Vengo pronto, despierta!!!!!. Prepárate porque vengo cuando menos lo esperas”.  Nosotros no sabíamos nada de esto.  Lo otro fue incontenible, juicio contra el mundo, obligándome a salir a la calle, fuera del salón de reunión, algo así como: “Obedece, el tiempo de la misericordia se acabó. Es mi tiempo ahora, tiempo de cortar y de matar”. Esto como a mediados de febrero de 2011.
El poder del Señor que vamos a experimentar en los próximos días es el Espíritu de Resurrección y Santidad, que aunque estemos vivos será semejante a los hermanos que ya duermen: 
“y que fue declarado HIJO DE DIOS CON PODER, conforme al ESPÍRITU DE SANTIDAD, por LA RESURRECCIÓN de entre los muertos: nuestro Señor Jesucristo” (Rom 1:4) 
“Mi oración es que los ojos de vuestro corazón sean iluminados, para que sepáis cuál es la esperanza de su llamamiento, cuáles son las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, y cuál es la EXTRAORDINARIA GRANDEZA DE SU PODER para con nosotros los que creemos, conforme a la eficacia de la fuerza de su poder, el cual obró en Cristo CUANDO LE RESUCITÓ de entre los muertos y le sentó a su diestra en los lugares celestiales” (Efe 1:18-20) 
“y de conocer el amor de Cristo que sobrepasa el conocimiento, para que SEÁIS LLENOS hasta la medida DE TODA LA PLENITUD DE DIOS. Y a aquel que es poderoso para hacer todo mucho más abundantemente de lo que pedimos O ENTENDEMOS, según EL PODER que obra en nosotros” (Efe 3:19, 20) 
 
Bendiciones.
 
Daniel

“Hoy me desperté con un sueño”, Hna. Josi

Escrito por en Aug 2, 2022 in asides, Blog, Featured Articles | 3 commentarios

“Hoy me desperté con un sueño”, Hna. Josi

. Hoy me desperté con un sueño tan diferente, rodeada de mucha nieve y unos paisajes hermosos, con personas que no sé exactamente quiénes eran pero parecían muy cercanas a mi; miraba bandadas y bandas de aves en el cielo y arco iris mientras ellas volaban no uno sino dos arco iris hermosos. La pasábamos bien ahí, al despertar escuché esta canción y recordé el sueño… se los comparto .   . ...

Leer Mas

Ante las tormentas de la vida

Escrito por en May 19, 2022 in asides, Blog, Featured Articles | 0 commentarios

Ante las tormentas de la vida

Ten fe ante las tormentas de la vida 3:38 p. m. Ten FE ante las tormentas Quizá has perdido el sueño por situaciones que se te han escapado de tu control, quizá la paz en tu corazón es un sentimiento que hace tiempo dejaste de sentir provocado por los múltiples problemas que te está tocando enfrentar. Pareciera que llueve en tu vida, y llueve sobre mojado. Sin embargo, tienes que comprender que no hay tormenta interminable, no hay aguacero que no pare, no hay problema que no tenga solución. Dios siempre llega a...

Leer Mas

Las señales dicen lo mismo una y otra vez: JESUCRISTO YA VIENE

Escrito por en Apr 28, 2022 in asides, Blog, Featured Articles | 10 commentarios

Las señales dicen lo mismo una y otra vez: JESUCRISTO YA VIENE

Las señales dicen lo mismo una y otra vez : JESUCRISTO YA VIENE , ,

Leer Mas

Hoy en la mañana tuve un sueño. Hna. Lorena.

Escrito por en Apr 6, 2022 in asides, Blog, Featured Articles | 8 commentarios

Hoy en la mañana tuve un sueño. Hna. Lorena.

. Soñé que estábamos en una casa frente al mar, y los que estábamos en la casa eran el Matías, el Mati mi hijo, mis papás y yo. Estábamos conversando en el living y el Mati estaba en su pieza jugando al lado de la ventana, y de repente mi mamá decía mira, y mirábamos al horizonte y había una luz que caía al mar del porte de un arco dorado pero completamente dorado, como cuando el sol se está escondiendo, pero venía del cielo y era muy, muy grande , mi mamá decía: es el Señor o algo así , yo le decía, No mamá esos son...

Leer Mas

ACABAN DE PEDIR EL GOBIERNO DEL ANTICRISTO

Escrito por en Apr 3, 2022 in asides, Blog, Featured Articles | 7 commentarios

ACABAN DE PEDIR EL GOBIERNO DEL ANTICRISTO

https://youtu.be/h6YP6ldFaVU

Leer Mas

PALABRA Hna. Rosario C.

Escrito por en Mar 30, 2022 in asides, Blog, Featured Articles | 0 commentarios

PALABRA Hna. Rosario C.

. Hermana Angie y hermanos de El Regresa, esta madrugada el Señor me dio la siguiente palabra para que la comparta con ustedes: Yo he llamado a tiempo a mi pueblo y he visto que muchos de ustedes han hecho caso al llamado que les he hecho,pero aun hay otros a los cuales de nuevo llamo a tiempo para que se arrepientan de sus hechos, de sus pecados, que aun están a tiempo. Yo llamo a tiempo a mi pueblo me busquen con temor, porque el tiempo se pone cada vez mas difícil para la humanidad. Deben dar mi palabra en la oportunidad  que...

Leer Mas