Biografía de Yiye Ávila

Share Button

José Joaquín Ávila, mejor conocido como Yiye Ávila, fue hijo único y recibió una educación sólida de sus padres, quienes eran ejemplo de la admiración y el cariño de sus compueblanos.
Fue un joven luchador y destacado en todas las ejecutorias y metas que se proponía. Fue un estudiante brillante de la Universidad Interamericana, establecida en la ciudad de San Germán, Puerto Rico, y conocida en aquel entonces, como el Instituto Politécnico. Obtuvo allí un Bachillerato en Ciencias Naturales, y completó su premédica con miras a continuar sus estudios en medicina, lo cual era su anhelo. No sospechaba, en aquel entonces que Dios le tenía preparado un Don de Sanidad Divina el cual llevaría salud a los cuerpos de miles, por medio de la Oración de fe y del Poder Sanador que hay en Cristo Jesús.
Yiye Ávila, contrajo matrimonio con la joven Carmen Delia Talavera, de cuya unión nacieron sus tres hijas: Noemí, quien es Evangelista Internacional, Doris, quien también sirve al Señor y Carmen Ilia, quien mora ahora con el Señor. Todas ellas llenas de amor obsequiaron a sus padres con 9 hermosos nietos.
Fue un destacado Educador por espacio de 21 Años en las materias de Química y Biología. Como maestro, poseía un hermoso Don de gente, y siempre le habían adornado unas virtudes que le ganaban el cariño y la simpatía de cuantos le trataban. Dios lo había dotado desde entonces, aún sin ser convertido al Evangelio, de una gracia que más adelante, en las manos del Señor, llevaría bendición a cuantos le conociesen.
Paralelamente, a su profesión de Educador, Yiye Ávila, se destacaba como un prominente deportista. En este campo fue un vencedor también. Por años fue un destacado pelotero. Si bien cosechó muchos triunfos como pelotero, fue realmente en el Campo de la fisicultura, donde culminó sus dotes deportistas, habiendo obtenido el título de Mr. Puerto Rico para el año 1952, el título de Mr. Norteamérica en 1954, en su división de estatura.
Todo era triunfos para Yiye Ávila en la plenitud de su juventud, hasta que de pronto, apareció algo que cambió el curso de Su vida. Dios tenía planes con ese hombre, que por sus triunfos deportivos se convirtió en héroe de su tierra. Su secuela de éxitos tuvo un repentino “revés”. Un “revés” que reflejaba los planes y propósitos de Dios para entrar a su vida, y convertirlo en un canal de bendición para miles. Dios lo necesitaba para un campo mucho más excelente que transcendería hasta los cielos de los cielos; EL CAMPO DEL EVANGELISMO PROFÉTICO.

Puerto Rico, tierra bendecida por Dios, la isla del cordero, tierra de próceres, poetas y grandes personalidades. Ha sido también la cuna del evangelio para el Caribe, Norte, Centro y Sur América. Es esta isla donde en la parte norte, existe un lugar pequeño el cual es conocido como Camuy”, La Ciudad Romántica”. Es este pueblito el que ve nacer a José Joaquín Ávila, mejor conocido como Yiye Ávila. Fue hijo único de Herminia Portalatín, y Pablo Ávila, y recibió una educación sólida de sus padres, quienes a sus vez eran ejemplo de la admiración y el cariño de sus compueblanos ejerciendo ambos la profesión de maestro.

Yiye Ávila , fue un niño amado por los que le rodeaban, amistoso, aplicado con sus deberes, tanto en el hogar como en la escuela . Comenzó sus estudios a temprana edad en una escuelita en un campo de Camuy , en el Bo. Cienaga , allí estuvo desde su ler. grado hasta su 6to grado, pasando así a la segunda unidad del bo. Piedra Gorda, pasando así a la escuela superior de Arecibo. Graduándose en el año 1942, fue estudiante brillante de la universidad Interamericana, establecida en la ciudad de San Germán, PR. y conocida entonces como el Instituto Politécnico que para ese tiempo era evangélico y tuvo que aprender Biblia en forma obligatoria.

En sus primeros años de estudio, contando de 16 a 17 años de edad demostró gran interés en el deporte, dedicando gran parte de su tiempo al juego de pelota.

En el Instituto Politécnico, obtuvo allí un bachillerato en Ciencias Naturales y completó su premédica con miras a continuar sus estudios en medicina, lo cual era su anhelo.

Yiye Ávila contrajo matrimonio con la hermosa joven Carmen Delia Talavera, de cuya unión nacieron sus tres hijas Carmen Ilia, Noemí, y Doris. Ellas obsequiaron a sus padres con 9 hermosos nietos (fotos).

En el año 1946, Yiye Avila empezó a destacarse como educador, ejerciendo su profesión de educador en la escuela Superior de Camuy, por espacio de 21 años en las materias de química y biología. Para esa época los estudiantes luchaban para que en sus programas de clase pudieran tener al profesor Ávila como maestro, ya que poseía unas virtudes que le ganaba el cariño y la simpatía de cuantos le trataban. (Fotos dando clases.)

Paralelamente a su profesión de educador, Yiye Ávila, se destacaba como un prominente deportista. En este campo también fue un vencedor. Jugó por espacio de 15 años, su último juego fue en el 1960. Por años se destacó como pelotero del equipo Camuy Arenas AA (fotos con el equipo). Si bien cosechó muchos triunfos como Pelotero, fue realmente en el campo de la Fisicultura, donde culminó sus dotes de deportista, habiendo obtenido el título de Mr. Puerto Rico, para el año 1952, y el título de Mr. Norteamérica en 1954, en su división y también representó a PR. en los juegos Centroamericanos de México, en el levantamiento de pesas. (fotos)

Todo era triunfos para Yiye Ávila, en la plenitud de su juventud, hasta que de pronto apareció algo que cambió el curso de su vida.

Un día aquel joven atleta, vigoroso y campeón fisiculturista mientras se preparaba para las olimpiadas que se celebrarían en Norte América, sintió de pronto que sus articulaciones se resentían y el dolor era insoportable. ¡Una terrible artritis reumática parecía el fin de todo! El diagnóstico de los médicos corroboró sus temores. Su enfermedad era de tipo crónico, y esto ponía fin a su carrera. Cuando pensó que no tenía remedio recordó una Biblia que tenía en su casa guardada. Clamaba a Dios de la manera que él conocía, en esa angustia y dolor, una noche clamó a Dios, ¡sáname! escuchando así la voz de Dios, audible, que le dijo “todavía no”.

Pero un día mientras sintonizaba la televisión, un prominente predicador norteamericano predicaba el mensaje de Jesucristo, no pudo resistir escuchar aquel mensaje con el cual su vida fue impactada. Así se dirigió a su cuarto y tirándose de rodillas rindió su vida a Cristo. El Cristo que ahora predica como Salvador y Sanador lo salvó y un poco de tiempo mas tarde el Señor desapareció quedando sano milagrosamente allí mismo.

Dios tenía planes para con él, ya que por sus triunfos deportivos se convirtió en héroe de su tierra. Su secuela de éxitos tuvo un repentino “revés”, y este “revés” reflejaría los planes y propósitos de Dios, para convertirlo en un canal de bendición para miles. Dios lo necesitaba para un campo mucho más excelente. El Campo del Evangelismo.

Bajo el llamado audible de Dios, a predicar un mensaje profético de los últimos tiempos, serían días muy difíciles los que tendría que pasar el educador y ahora evangelista Yiye Ávila, en los comienzos de su ministerio. Fueron los campos de su bella isla Puerto Rico, los primeros que escucharon el mensaje que aún hoy predica (Voz original de Yiye), ¡ Cristo Viene, Cristo Viene arrepentíos porque el fin se acerca..! Mas tarde en el año 1962, le abre Dios, las puertas para que este mensaje lo lleve a la Rep. Dom. (Santo Domingo) extendiéndose al continente norte americano siendo la Ira. campaña celebrada en LanCaster, Pennsylvania y luego en el 1970, predicó en la gran ciudad de Chicago.

En el año l967, recibió el llamado de Dios, para que abandonara su profesión como maestro, la que por espacio de 21 años había ejercido, dedicándose totalmente al evangelismo y a vivir por la fe, haciendo largos períodos de ayuno de 7, 14 y 21 días, su ministerio fue creciendo en unción, para salvación de las almas y salud de los enfermos. Hasta que en el año 1972, entra en un ayuno que marcaría el comienzo y desarrollo de su ministerio a nivel internacional, no sabiendo que se prolongaría por 41 días. Durante estos días de ayuno comenzaron a surgir cosas maravillosas. El Señor lo visitó dos veces, tocándolo por la espalda con su dedo en posición de señal y al preguntarle el significado le habló y le dijo: “Eres señalado”. Fue ahí donde comienza Dios a inquietar a los que habrían de formar el “Escuadrón Relámpago Cristo Viene” y el lugar donde antes era el gimnasio vino a ser las primeras oficinas del ministerio y pocos días después de entregar el ayuno habían mas de 20 hermanos que dejaron sus trabajos y sus estudios para formar parte del nuevo Escuadrón (fotos ayuno, grupo de escuadrón y entrevistas) (Tito, Vales, Ito, Tato, Mickey). Su primera campaña después del ayuno fue en una urbanización de Levittown de Cataño, P.R., donde 2,303 almas aceptaron a Cristo en 14 días y en la segunda campaña fue en Bayamón, P.R. donde 3,450 almas se salvaron y en Santo Domingo 4,972 para un total de 10,725 en las primeras tres campañas después del ayuno de 41 días.

Más adelante viajó por diferentes partes del mundo siendo sus campañas más notadas en el 1975 en Chile. En 1976, Chile, Perú y Colombia. En 1977, Chile, Argentina, Colombia y Perú. En 1978, Ecuador, Argentina y Paraguay. En 1979, Estados Unidos de Norte América. En 1980, la mayor parte de Centro América. En 1981, E.U. A. En 1982, Brasil y Paraguay. En 1985, Bolivia. En 1986, México, Chile, Argentina, Puerto Rico y España. En 1987, Nicaragua. En 1988, Puerto Rico, E.U.A. y Canadá. En 1989, República Dominicana, Puerto Rico, Guatemala, E.U. En 1990, Australia, México, Puerto Rico, Washington, Canadá, California. En 1991, Chile, E. U., Ecuador, Chicago, California, Canadá, México. En 1992, Colombia, Panamá, Texas, México, Puerto Rico y Nicaragua. En 1993, Colombia, Santo Domingo, Honduras, Puerto Rico, México, Chicago. En 1994, México, California, Brasil, Venezuela y Puerto Rico. En 1995, comienzan en forma sólida las campañas de los sábados por TV, vía satélite para múltiples países de Latinoamérica y los E.U.

En cada una de ellas, multitudes fueron liberadas de vicios, drogas y enfermedades tales como cáncer, SIDA, ataduras demoníacas y señales de los últimos tiempos, como platificaciones, rebajar sobrepeso, pies planos normalizados y otros. Todas las graves e incurables enfermedades físicas, siempre han cedido ante su orden, luego de haber invocado el poderoso nombre de Jesucristo y permanentemente lluvias de bendiciones que sobrepasan el más desarrollado entendimiento humano, lo acompañan en todas sus campañas, siendo otras de las tantas señales de Dios que claramente le confirman como su siervo.

Era tanto el anhelo de llevar el mensaje que Dios le había encomendado y viendo lo corto del tiempo, que oró al Señor para que abriera puertas a través de las emisoras de radio, comenzando en una emisora en el pueblo de Arecibo, P.R. y extendiéndose a 300 programas semanales a través de casi todo el mundo, llegando a países como: Argentina, Australia, Belice, Bolivia, Canadá, Cuba, E.U. , Portugal, Nicaragua, República Dominicana, etc. Para ese tiempo, el Ministerio continuaba creciendo, siendo más fuerte e intenso trabajo, principalmente en el manejo de la correspondencia, ya que se recibían cientos de cartas diarias, las cuales se contestaban inmediatamente; para ello Dios llamó a hombres y mujeres a tiempo completo para que juntamente con el Hno. Yiye Ávila completaran la labor. Quedando pequeño el sótano de su casa y dándole un terreno para construir lo que ahora es el Edificio “Cristo Viene”, como las oficinas centrales. Levantándose así un gran ministerio sin fines de lucro de muy vasto alcance, cubriendo diferentes áreas como evangelísticas y espirituales.

Los departamentos que lo constituyen son de: Intercesión, Editoría, Computación, Imprenta, Librería, Correspondencia, Correo, Televisión, Grabación para Televisión, Grabación para Radio y Audio, Contabilidad y Personal. Existe en él un despliegue diario de gran variedad de tareas: preparación de campañas multitudinarias en estadios y lugares públicos de concentración masiva, producción de programas de televisión y radio, películas, “cassettes”, impresión de la revista “La Fe en Marcha”, libros, folletos y tratados, contestación de cartas y oración intercesora por parte de “Los Guerreros de Oración”, etc. Pero ese crecimiento no se queda allí, Dios continuaba supliendo y ampliando su obra y el Evang. Yiye Ávila crecía en gracia con Dios. Obedeciendo en todo tiempo a la voluntad de Dios, dejando de ser él mismo para convertirse en el siervo de Dios. Alcanzando también gracia con los pastores, gobernadores y presidentes de diferentes países y repúblicas. Este ministerio poderoso tuvo que expandirse siendo necesario establecer oficinas “Cristo Viene” en gran parte del mundo como en Nueva York, California, Méjico, Guatemala, Belice, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, República Dominicana, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Argentina, Chile, España, India y otros.

Siendo la actividad en estos países casi similar a la de las oficinas centrales en Puerto Rico. Sobre todo el propósito principal se ha logrado y es alcanzar los objetivos impuestos por Dios; ganar almas para Cristo, educarlas para el crecimiento y la perseverancia y arrancar el doloroso yugo de la enfermedad.

Su amor tan inmenso por las almas y el anhelo ferviente de traerlas a los pies de su Señor, no quedó solo ahí, para el año 1989 escucha la voz de Dios, llevando así el mensaje a miles de jóvenes en Puerto Rico, en el primer “Encuentro de la Juventud”, el cual marcó un precedente en la historia de la juventud cristiana de Puerto Rico. Fue de tanto impacto, que otros países quisieron celebrarlo. Fue así como para el año este culto se llevó fuera de la isla a Ecuador, Boston, Nueva York, Rep. Dominicana , siendo cada uno de ellos de gran bendición para todos los que allí se allegaban (tomas de Encuentro).

Para los años 1980 la meta de nuestro Hno. Yiye era mantener a por lo menos 100 programas de televisión al aire en diferentes países sin saber que Dios tenía otros planes para con él. En el 1985, Dios le habla claramente y le inquieta a llevar sus programas a través de la televisión, lo cual el Evang. Yiye Avila, se negó rotundamente, ya que él había predicado en contra de la televisión. Vio Dios que era un varón conforme a su corazón, le habló nuevamente, diciéndole en voz audible: “te he llamado a quitarle las propiedades al diablo”, entendiendo así que usaría esos medios para evangelizar a todo el mundo, pero jamás imaginaba la encomienda tan grande que Dios le tenía. En el 1987, adquirió el primer canal, el Canal 63, ubicado en el pueblo de Aguada, P.R. que cubriría solo algunos pueblos en el oeste de P.R.

En 1988 se fundó una cadena de televisión que lleva el nombre de “La Cadena del Milagro”.
Actualmente cuenta con 5 canales de televisión, con cobertura en toda la isla de Puerto Rico y el Caribe.
Representa una potencial audiencia de más de 650,000 familias puertorriqueñas. Además se compone
de varios departamentos tales como: tres estudios de grabación, en el que uno de ellos, se lleva a cabo
la campaña televisiva, una unidad móvil; diferentes departamentos como producción, programación y
un master control. Para que esa señal pueda salir clara y precisa, para el año se levanta
un millonario proyecto en uno de los montes más altos d Puerto Rico, el Monte Roncador, allí se
levanta de 540 pies de altura, siendo así una de las más alta en todo Puerto Rico y el Caribe donde un
poderoso transmisor de TV envía la señal con 1,500,000 watts de potencia.

Crecía más y más la tarea encomendada por Dios, y su siervo Yiye Ávila continuaba obedeciendo su voz y para el año 1992, marcaría una fecha muy importante para el evangelista, su llamado, su ministerio y para toda la bella isla que año tras año, veía el resurgir del cumplimiento de las promesas de Dios. Fue en este año que se transmitió el primer culto vía satélite, siendo de gran bendición para los creyentes y de asombro para el pueblo secular. Los costos del mismo son muy alto pero continua el siervo fiel a su llamado siempre creyendo que el Dios que le llamó respaldaría su llamado. Hoy día desde el pequeño estudio y salón de oración en las oficinas centrales en el pueblo de Camuy, P.R., son alcanzadas miles y miles de almas en diferentes partes del mundo, son incontables los testimonios de las vidas que nuestro Dios a libertado del yugo de la enfermedad.

No obstante al inmenso trabajo del Evangelista, en 1994 la penetrante palabra de Dios, su misericordia, y el inmenso amor por las almas lo envía a las cárceles, recordando lo que dice la palabra de “acordaos de los presos como si estuvierais presos juntamente con ellos”. Fue así como periódicamente se movía por las cárceles y aún entrando en los lugares más vigilados y lugares de máxima seguridad donde ningún humano entraba sin protección y sin armas, el ungido de Dios entraba solamente con su Biblia, el poder y la protección del Dios que lo llamó, viendo la necesidad de aquellas vidas rechazadas por la sociedad, atados por Satanás, caían a los pies del que murió por ellos, su Salvador Jesucristo.

” Antes bien como está escrito: cosas que ojo no vio ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre son las que Dios ha preparado para los que le aman”, (Ira. Corintios 2:9 ). Cumpliéndose esta palabra y preparando Dios esas cosas, de un lugar pequeño, un gimnasio que entre sus paredes se forjaron grandes atletas, que le dieron honor y gloria al pueblo de Camuy, pasó a hacer pequeñas oficinas donde se le da la gloria y honra solo al que se la merece, al Dios de los cielos. Quedando luego el lugar muy pequeño, pasó con la misma unción, al nuevo edificio con oficinas adyacentes a las facilidades del canal. No quedando ahí la obra, hoy este ministerio cuenta con aproximadamente 140 miembros, una cadena de televisión con un alcance en toda la isla de PR., el Caribe, a través de un satélite llegando a Norte, Centro, Sur América Méjico, Rep. Dominicana, Permitiéndole a las vidas a hacer alcanzadas en sus propios hogares por el Señor y siendo muchos sanados por Dios.

Ahora aquellas campañas que había que viajar de casi todo el mundo, son recibidas desde el salón de oración en las oficinas del Ministerio Cristo Viene en Camuy, Alcanzando en algunos de estos cultos a cientos de miles de almas para el Señor. No queda ahí la obra, aún este siervo del Señor, Yiye Ávila continúa llevando el mismo mensaje que Dios le mostrara: “Cristo Viene, el fin se acerca” (voz de Yiye). Expresando cada día durante sus 35 años de ministerio el más grande amor que siente por su Salvador.

Hoy día su más grande anhelo es continuar trayendo las almas para su Señor y estar cara a cara con su Salvador y decirle las palabras: “Señor, estos son los talentos que me distes, te los traigo multiplicados” y entonces su Señor le contestará: “Sí, mi buen siervo fiel, en lo poco fuiste fiel, en lo mucho te pondré, entra el gozo de tu Señor”. Y le pondrán una corona y su adorno será como millares de estrellas, en recompensa por las almas ganadas para el Señor y sus brillantes y esmeraldas serán el símbolo de las lágrimas derramadas en su largo caminar.

Share Button