Jun 30, 2011

Posted by in asides, Blog, Featured Articles | 1 Comment

Palabra diaria :Maritza y Juan David.

Share Button
Me llamo Maritza Serrano y estoy casada con Juan David Tolentino. Somos un matrimonio cristiano y nos congregamos en una iglesia cristiana en Puerto Rico.
La iglesia a la que pertenecemos, agrupa a personas cristianas (pentecostales evangélicas), las cuales tienen como objetivo proclamar el Evangelio de Jesucristo por todas las naciones en tiempo y fuera de tiempo. Nuestra doctrina está basada en cuatro principios doctrinales fundamentales:
  • Jesucristo sana.
  • Jesucristo salva.
  • Jesucristo bautiza con el Espíritu Santo.
  • Jesucristo viene por Su Iglesia.
La Iglesia de Cristo somos todos los que hayamos hecho la voluntad absoluta de Dios, cumpliendo cada uno de los mandamientos, guardándose y consagrándose para Dios.
Jesucristo viene a buscar una sola iglesia, una iglesia santa, sin mancha ni arruga. El viene por tí y por mí. Dios les bendiga.
Domingo, 18 de septiembre del 2011
Dios les bendiga.

El camino hacia la vida eterna, se hace con una vida recta, no hay otro modo, y para eso debemos alejarnos de las cosas que no son agradables a Dios.

El Apóstol Pablo nos dice en Colosenses 3:1-25…

3:1 Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.

3:2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.

3:3 Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.

3:4 Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.

3:5 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría;

3:6 cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia,

3:7 en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas.

3:8 Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca.

3:9 No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos,

3:10 y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno,

3:11 donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos.

3:12 Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia;

3:13 soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.

3:14 Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.

3:15 Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.

3:16 La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.

3:17 Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.

3:18 Casadas, estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor.

3:19 Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas.

3:20 Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor.

3:21 Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten.

3:22 Siervos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino con corazón sincero, temiendo a Dios.

3:23 Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres;

3:24 sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.

3:25 Mas el que hace injusticia, recibirá la injusticia que hiciere, porque no hay acepción de personas.

 

Dios añada bención a su vida.

 

En el amor de Cristo Jesús les bendecimos y saludamos,

 

Maritza y Juan David

Sábado, 17 de septiembre del 2011
Dios les bendiga.
Salmos
Capítulo 150
150:1 Alabad a Dios en su santuario; Alabadle en la magnificencia de su firmamento.
150:2 Alabadle por sus proezas; Alabadle conforme a la muchedumbre de su grandeza.
150:3 Alabadle a son de bocina; Alabadle con salterio y arpa.
150:4 Alabadle con pandero y danza; Alabadle con cuerdas y flautas.
150:5 Alabadle con címbalos resonantes; Alabadle con címbalos de júbilo.
150:6 Todo lo que respira alabe a JAH. Aleluya.
Dios añada bendición a tu vida.
En e amor de Cristo Jesús les bendecimos y saludamos,
Maritza y Juan David
Viernes, 16 de septiembre del 2011
Dios les bendiga.
Isaías
Capítulo 35
35:1 Se alegrarán el desierto y la soledad; el yermo se gozará y florecerá como la rosa.
35:2 Florecerá profusamente, y también se alegrará y cantará con júbilo; la gloria del Líbano le será dada, la hermosura del Carmelo y de Sarón. Ellos verán la gloria de Jehová, la hermosura del Dios nuestro.
35:3 Fortaleced las manos cansadas, afirmad las rodillas endebles.
35:4 Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará.
35:5 Entonces los ojos de los ciegos serán abiertos, y los oídos de los sordos se abrirán.
35:6 Entonces el cojo saltará como un ciervo, y cantará la lengua del mudo; porque aguas serán cavadas en el desierto, y torrentes en la soledad.
35:7 El lugar seco se convertirá en estanque, y el sequedal en manaderos de aguas; en la morada de chacales, en su guarida, será lugar de cañas y juncos.
35:8 Y habrá allí calzada y camino, y será llamado Camino de Santidad; no pasará inmundo por él, sino que él mismo estará con ellos; el que anduviere en este camino, por torpe que sea, no se extraviará.
35:9 No habrá allí león, ni fiera subirá por él, ni allí se hallará, para que caminen los redimidos.
35:10 Y los redimidos de Jehová volverán, y vendrán a Sion con alegría; y gozo perpetuo será sobre sus cabezas; y tendrán gozo y alegría, y huirán la tristeza y el gemido.
Dios añada bendición a tu vida.
En el amor de Cristo Jesús les bendecimos y saludamos,
Maritza y Juan David
_-
Miércoles, 14 de septiembre del 2011
Dios les bendiga.
Colosenses 3:12-17 dice:
3:12 Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia;
3:13 soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.
3:14 Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.
3:15 Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.
3:16 La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.
3:17 Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.
Dios añada bendición a tu vida.
En el amor de Cristo Jesús les bendecimos y saludamos,
Maritza y Juan David
_-
Domingo, 4 de septiembre del 2011
Dios les bendiga.
1ra. de Juan
Capítulo 4 dice:
4:1 Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo.
4:2 En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios;
4:3 y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo.
4:4 Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo.
4:5 Ellos son del mundo; por eso hablan del mundo, y el mundo los oye.
4:6 Nosotros somos de Dios; el que conoce a Dios, nos oye; el que no es de Dios, no nos oye. En esto conocemos el espíritu de verdad y el espíritu de error.
4:7 Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios.
4:8 El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.
4:9 En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él.
4:10 En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.
4:11 Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros.
4:12 Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros.
4:13 En esto conocemos que permanecemos en él, y él en nosotros, en que nos ha dado de su Espíritu.
4:14 Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo, el Salvador del mundo.
4:15 Todo aquel que confiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios.
4:16 Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.
4:17 En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio; pues como él es, así somos nosotros en este mundo.
4:18 En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.
4:19 Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero.
4:20 Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?
4:21 Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su
hermano.
Dios añada bendición a tu vida.
En el amor de Cristo Jesús les bendecimos y saludamos,
Maritza y Juan David
Sábado, 3 de septiembre del 2011
Dios les bendiga.
Salmos 36:7-12 dice:
36:7 ¡Cuán preciosa, oh Dios, es tu misericordia!
Por eso los hijos de los hombres se amparan bajo la sombra de tus alas.
36:8 Serán completamente saciados de la grosura de tu casa,
Y tú los abrevarás del torrente de tus delicias.
36:9 Porque contigo está el manantial de la vida;
En tu luz veremos la luz.
36:10 Extiende tu misericordia a los que te conocen,
Y tu justicia a los rectos de corazón.
36:11 No venga pie de soberbia contra mí,
Y mano de impíos no me mueva.
36:12 Allí cayeron los hacedores de iniquidad;
Fueron derribados, y no podrán levantarse.
Dios añada bendición a tu vida.
En el amor de Cristo Jesús les bendecimos y saludamos,
Maritza y Juan David
—-
— –
Viernes, 2 de septiembre del 2011
Dios te bendiga.
Salmos 133 dice:133:1 ¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía!
133:2 Es como el buen óleo sobre la cabeza, el cual desciende sobre la barba,
la barba de Aarón, y baja hasta el borde de sus vestiduras;
133:3 Como el rocío de Hermón, que desciende sobre los montes de Sion;
porque allí envía Jehová bendición, y vida eterna.
Dios añada bendición a tu vida.
En el amor de Cristo Jesús les bendecimos y saludamos,
Maritza y Juan David
——————-
——————-
——————-
Jueves, 1 de septiembre del 2011
Dios les bendiga.
SalmosCapítulo 04
4:1 Respóndeme cuando clamo, oh Dios de mi justicia.
Cuando estaba en angustia, tú me hiciste ensanchar;
Ten misericordia de mí, y oye mi oración.
4:2 Hijos de los hombres, ¿hasta cuándo volveréis mi honra en infamia,
Amaréis la vanidad, y buscaréis la mentira? Selah
4:3 Sabed, pues, que Jehová ha escogido al piadoso para sí;
Jehová oirá cuando yo a él clamare.
4:4 Temblad, y no pequéis;
Meditad en vuestro corazón estando en vuestra cama, y callad. Selah
4:5 Ofreced sacrificios de justicia,
Y confiad en Jehová.
4:6 Muchos son los que dicen: ¿Quién nos mostrará el bien?
Alza sobre nosotros, oh Jehová, la luz de tu rostro.
4:7 Tú diste alegría a mi corazón
Mayor que la de ellos cuando abundaba su grano y su mosto.
4:8 En paz me acostaré, y asimismo dormiré;
Porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado.
Dios añada bendición a tu vida.
En el amor de Cristo Jesús les bendecimos y les saludamos,
Maritza y Juan David
_____________
_____________
_____________
_____________
_____________
Miércoles, 31 de agosto del 2011
Dios les bendiga.
Lucas 11:9-13 dice: Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿o si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?
Dios añada bendición a tu vida.
En el amor de Cristo Jesús les bendecimos y saludamos,
Maritza y Juan David
———-
———-
———-
———-
Martes, 30
de agosto del 2011
Dios les bendiga.
Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las
tribulaciones. Salmos 46:1
Cuando estemos pasando por una situación difícil, confiemos en el Señor, El nunca nos desamparará.
El es nuestra fortaleza y auxilio, y aunque estemos pasando por valles de sombras y
de muerte, no debemos temer,
porque Dios está con nosotros.
El es quien nos infunde aliento para seguir adelante, y nos dará la victoria al
final.
Debemos permanecer en Cristo, sin mirar atrás, seguir adelante hasta llegar a la meta,
donde nos espera la corona de la vida.
Recordemos
que si le hemos dado nuestra vida al Señor, El está en control de todo, y nuestro corazón no temerá lo que te
pueda hacer el enemigo. Mantengamonos firmes y sn desmayar.
Dios añada bendición a tu
vida hasta que sobre abunde.
En el amor
de Cristo Jesüs les bendecimos y saludamos,
Maritza y
Juan David
..
———————-
———————-
——————————–
Lunes, 29 de agosto del 2011
Dios te bendiga.
Salmos 135:1-5 dice:
Aleluya.
1 Alabad el nombre de Jehová; Alabadle, siervos de Jehová;
2 Los que estáis en la casa de Jehová, En los atrios de la casa de nuestro Dios.
3 Alabad a JAH, porque él es bueno; Cantad salmos a su nombre, porque él es benigno.
4 Porque JAH ha escogido a Jacob para sí, A Israel por posesión suya.
5 Porque yo sé que Jehová es grande, Y el Señor nuestro, mayor que todos los dioses.
En el nombre Jesús declaramos para ti una bendición poderosa sobre ti y los tuyos en este día.  No importa por lo que estés pasando, Dios está contigo como poderoso gigante. Alabad a Jehová porque El es bueno, porque para siempre son sus misericordias.
Aunque no veamos la solución llegar, Dios siempre tiene el control de todas las cosas.  Tus peticiones y las nuestras siempre están en las manos del Señor..  En nuestras oraciones, le pedimos a Dios por ti y tu familia.  Que el poder y la gracia del Señor te cubran hoy, mañana y siempre.
Dios te bendiga abundantemente.
Les bendecimos y amamos en Cristo Jesús,
Maritza y Juan David
————————–
————————–
————————–
Domingo, 28 de agosto del 2011
Dios les bendiga.
Isaías 41:9-13 dice:
41:9 Porque te tomé de los confines de la tierra, y de tierras lejanas te llamé, y te dije: Mi siervo eres tú; te escogí, y no te deseché.
41:10 No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.
41:11 He aquí que todos los que se enojan contra ti serán avergonzados y confundidos; serán como nada y perecerán los que contienden contigo.
41:12 Buscarás a los que tienen contienda contigo, y no los hallarás; serán como nada, y como cosa que no es, aquellos que te hacen la guerra.
41:13 Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo.
Dios añada bendición a tu vida.
En el amor de Cristo Jesús les bendecimos y saludamos,
Maritza y Juan David
———————
———————
———————
Sábado, 27 de agosto del 2011
Dios les bendiga.
Génesis

Capítulo 39
39:1 Llevado, pues, José a Egipto, Potifar oficial de Faraón, capitán de la guardia, varón egipcio, lo compró de los ismaelitas que lo habían llevado allá.
39:2 Mas Jehová estaba con José, y fue varón próspero; y estaba en la casa de su amo el egipcio.
39:3 Y vio su amo que Jehová estaba con él, y que todo lo que él hacía, Jehová lo hacía prosperar en su mano.
39:4 Así halló José gracia en sus ojos, y le servía; y él le hizo mayordomo de su casa y entregó en su poder todo lo que tenía.
39:5 Y aconteció que desde cuando le dio el encargo de su casa y de todo lo que tenía, Jehová bendijo la casa del egipcio a causa de José, y la bendición de Jehová estaba sobre todo lo que tenía, así en casa como en el campo.
39:6 Y dejó todo lo que tenía en mano de José, y con él no se preocupaba de cosa alguna sino del pan que comía. Y era José de hermoso semblante y bella presencia.
39:7 Aconteció después de esto, que la mujer de su amo puso sus ojos en José, y dijo: Duerme conmigo.
39:8 Y él no quiso, y dijo a la mujer de su amo: He aquí que mi señor no se preocupa conmigo de lo que hay en casa, y ha puesto en mi mano todo lo que tiene.
39:9 No hay otro mayor que yo en esta casa, y ninguna cosa me ha reservado sino a ti, por cuanto tú eres su mujer; ¿cómo, pues, haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios?
39:10 Hablando ella a José cada día, y no escuchándola él para acostarse al lado de ella, para estar con ella,
39:11 aconteció que entró él un día en casa para hacer su oficio, y no había nadie de los de casa allí.
39:12 Y ella lo asió por su ropa, diciendo: Duerme conmigo. Entonces él dejó su ropa en las manos de ella, y huyó y salió.
39:13 Cuando vio ella que le había dejado su ropa en sus manos, y había huido fuera,
39:14 llamó a los de casa, y les habló diciendo: Mirad, nos ha traído un hebreo para que hiciese burla de nosotros. Vino él a mí para dormir conmigo, y yo di grandes voces;
39:15 y viendo que yo alzaba la voz y gritaba, dejó junto a mí su ropa, y huyó y salió.
39:16 Y ella puso junto a sí la ropa de José, hasta que vino su señor a su casa.
39:17 Entonces le habló ella las mismas palabras, diciendo: El siervo hebreo que nos trajiste, vino a mí para deshonrarme.
39:18 Y cuando yo alcé mi voz y grité, él dejó su ropa junto a mí y huyó fuera.
39:19 Y sucedió que cuando oyó el amo de José las palabras que su mujer le hablaba, diciendo: Así me ha tratado tu siervo, se encendió su furor.
39:20 Y tomó su amo a José, y lo puso en la cárcel, donde estaban los presos del rey, y estuvo allí en la cárcel.
39:21 Pero Jehová estaba con José y le extendió su misericordia, y le dio gracia en los ojos del jefe de la cárcel.
39:22 Y el jefe de la cárcel entregó en mano de José el cuidado de todos los presos que había en aquella prisión; todo lo que se hacía allí, él lo hacía.
39:23 No necesitaba atender el jefe de la cárcel cosa alguna de las que estaban al cuidado de José, porque Jehová estaba con José, y lo que él hacía, Jehová lo prosperaba.

La Biblia nos relata que José había hallado gracia a los ojos de Potifar, y lo había nombrado mayordomo de su casa y le había confiado todo lo que tenía. Pero, un día, la esposa de Potifar comenzó a mirarlo con ojos de codicia, y se acercó a José tentadoramente. El versículo 7 relata: “Aconteció después de esto, que la mujer de su amo puso sus ojos en José, y dijo: Duerme conmigo. Y él no quiso, y dijo a la mujer de su amo: He aquí que mí señor no se preocupa conmigo de lo que hay en casa, y ha puesto en mi mano todo lo que tiene”.José tenía por el prójimo. Él vivía la regla de oro: “Trata a las personas como quieres que ellas te traten”. Pero, el versículo 9 presenta una pregunta que este joven extraordinario se hizo a sí mismo ante la tentación. Este es el centro del mensaje de hoy: “¿Cómo, pues, haría yo este gran mal, y pecaría contra Dios?”
En el momento de la tentación, la preocupación de José no fue “¿Qué dirán mis padres?” o “¿Qué pensará Potifar?” No pensó en las consecuencias en esta tierra. La pregunta que se hizo fue: ¿Cómo, pues, haría yo este gran mal, y pecaría contra Dios? En otras palabras, ¿cómo heriría su corazón?
Debemos ser íntegros en todo lo que hagamos, agradando a Dios en todo, andando en la verdad y huyendo de las tentaciones.
José había descubierto el secreto de la vida cristiana: su vida era una vida de amor y de compañerismo con Dios. En el momento de la tentación, su preocupación fue no defraudar la confianza de su Padre amado.
Siempre  tómate de la mano de Jesús y, frente a la tentación (llámese como se llame), pregúntate, como José: “¿Cómo, pues, haría yo este grande mal y pecaría contra Dios?”
Dios añada bendición a tu vida.
En el amor de Cristo Jesús les bendecimos y saludamos,
Maritza y Juan David
Share Button
  1. Maritza y Juan David says:

    Dios les bendiga. Dios quiere que cumplamos uno y cada uno de los mandamientos.

    Éxodo 20:1-17

    Los Diez (10) Mandamientos

    (1) 1 Y habló Dios todas estas palabras, diciendo: 2 Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre. 3 No tendrás dioses ajenos delante de mí.

    (2) 4 No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. 5 No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, 6 y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.

    (3) 7 No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.

    (4) 8 Acuérdate del día de reposo para santificarlo. 9 Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; 10 mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. 11 Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo[c] y lo santificó.

    (5) 12 Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.

    (6) 13 No matarás.

    (7) 14 No cometerás adulterio.

    (8) 15 No hurtarás.

    (9) 16 No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.

    (10) 17 No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.

    Todos los mandamientos son importantes e inviolables. No hay uno mas grande que otro. Con amor y verdad los cumpliremos todos.

    Recordemos que debemos amar la verdad, porque Cristo es la verdad y El nos enseñó que la Verdad nos hace libres y nos santifica.

    En el amor de Cristo Jesús les bendecimos y saludamos,
    Maritza y Juan David