Oct 31, 2012

Posted by in Uncategorized | 10 Comments

(Cap. 01) Solo el comienzo

Share Button

Bendiciones amados hermanos y hermanas:

Empezamos un nuevo libro. Habla acerca del testimonio real de lo que DIOS está haciendo en Asia, y cómo usa a las personas que desean servirle de todo corazón.

Deseamos que sea de bendición y edificación en sus vidas.

<<<<<<<<<<<< 0 >>>>>>>>>>>>


Solo el comienzo.

Los suaves y asfixiantes sollozos quebrantaron el silencio del grandioso salón en Kochi. El Espíritu de Dios se estaba moviendo por el salón con su poder asombroso, convenciendo de pecado y llamando a hombres y mujeres a Su servicio. Antes de que terminara la reunión, 120 de los 1200 pastores y líderes cristianos presentes se acercaron al altar, respondiendo al “llamado al norte”.

 

No estaban diciendo: “Quiero ir”, sino “Iré”.

Habían decidido dejar sus hogares, ciudades y familias, el negocio o la carrera, e ir a donde serían odiados y temidos.

 

Mientras tanto, otros 600 pastores prometían regresar a sus congregaciones y levantar más misioneros que dejarían el sur de la India e irían al norte.

 

Me quedé callado en medio del silencio santo, orando por la multitud de fervientes pastores que rodeaban el altar. Me sentí humilde ante la presencia de Dios.

 

Mientras oraba, mi corazón se dolía por estos hombres.

¿Cuántos de ellos serían golpeados y pasarían hambre o tendrían frío y se sentirían solos en los próximos años? ¿Cuántos se sentarían en cárceles a causa de su fe? Oré para que la bendición y la protección de Dios estuviera sobre ellos, y para que más patrocinadores, más allá de los mares, se levantaran con ellos.

 

Estaban dejando el confort material, los lazos familiares y las ambiciones personales para poner por delante una nueva vida en medio de extranjeros. Pero también supe que serían testigos de una victoria espiritual en la medida que muchos miles se convertirían a Cristo y ayudarían a formar nuevas congregaciones en las inalcanzables aldeas del norte de la India.

 

David Mains, locutor de radio cristiana de Estados Unidos y serio estudioso del avivamiento, estaba conmigo en la reunión. Se sumó a nosotros en Kochi como uno de los oradores de la conferencia. Más tarde testificó cómo el Señor había tomado el control de la reunión de la manera más inusual.

 

“No podría haber sido diferente”, escribió después, “Jesús mismo había estado presente entre nosotros”. El espíritu de adoración llenó el salón. Los cánticos eran electrificantes. El poder del Espíritu Santo vino sobre la audiencia. Los hombres realmente gemían en alta voz. He leído sobre tal convicción en la historia americana como los dos grandes avivamientos, pero nunca había anticipado que podría experimentarlo personalmente”.

 

Pero el Señor no está solamente llamando a un gran número de obreros nativos. Dios también está trabajando para salvar a gran cantidad de personas que nunca antes habíamos soñado. La gente está acercándose a Cristo de todas partes de Asia a un ritmo acelerado en cualquier lugar donde se proclama la salvación. En algunas áreas, como la India, Malasia, Myanmar y Tailandia, hoy en día es común que la comunidad cristiana crezca tanto en solo un mes como lo había hecho primero en todo un año.

 

La prensa occidental está minimizando los informes de conversión en masa y del crecimiento de la iglesia. La apasionante verdad sobre la obra de Dios en Asia todavía debe proclamarse, en parte porque la prensa ha limitado el acceso. Excepto en algunos países, como Corea y las Filipinas, la verdadera historia aún no se publica.

 

Un ejemplo de los tantos movimientos misioneros nativos que han surgido de la noche a la mañana es el trabajo de un hermano del sur de la India, un ex militar que dejó su cargo y carrera en el ejército para ayudar a que un equipo de evangelismo comenzara en el norte de la India. Ahora lidera a más de 400 misioneros a tiempo completo.

 

Tal como otros líderes misioneros autóctonos, él ha discipulado a 10 “Timoteos” que están dirigiendo la obra con una precisión casi militar. Cada uno de ellos podrá liderar a docenas de obreros adicionales quienes tendrán a su vez sus propios discípulos.

 

Con su esposa estableció un modelo apostólico para sus obreros similar al del apóstol Pablo. En una gira evangelística que duró 53 días, él y su familia viajaron en carreta, tirada por bueyes, y a pie hasta las más lejanas áreas de los distritos tribales del estado de Orissa. Allí, trabajando bajo el intenso calor entre personas con estilos de vida tan primitivos que solo se los puede describir como animalistas, vio a cientos convertirse. Durante el viaje, los demonios eran expulsados y había milagros de sanidad física cada día. Miles en las tribus, que eran esclavos de ídolos y espíritus de adoración, escucharon con entusiasmo el evangelio.

 

En tan solo un mes, formó 15 grupos de convertidos en iglesias nuevas y asignó a misioneros nativos para que se quedaran y fortalecieran la fe de estos convertidos.

 

Movimientos milagrosos similares están empezando en casi cada todos los estados de la India y en toda Asia.

 

El misionero nativo Jesu Das se horrorizó cuando visitó por primera vez una aldea y no encontró creyentes. Todo el pueblo adoraba a cientos de dioses diferentes, y cuatro sacerdotes los controlaban a través de sus brujerías.

 

Se contaban historias de cómo estos sacerdotes, con sus brujerías mataban el ganado de la gente y destruían sus cosechas. La gente se enfermaba de repente y moría sin explicación.

 

La destrucción y la sumisión que la gente de las aldeas estaba viviendo son difíciles de imaginar. Sus rostros estaban marcados con cicatrices, deterioro y muerte, porque eran totalmente controlados por los poderes de la oscuridad.

 

Cuando Jesu Das les habló acerca Cristo, era la primera vez que escuchaban de un Dios que no pedía sacrificios y ofrendas para apaciguar Su enojo. Mientras Jesu Das continuaba predicando en el mercado, mucha gente vino a conocer al Señor.

 

Pero los sacerdotes estaban indignados. Le advirtieron a Jesu Das que si no se iba de la aldea, llamarían a sus dioses para que lo mataran a él, a su esposa y a sus hijos. Jesu Das no se fue. Continuó predicando, y la gente de las aldeas continuaba salvándose.

 

Finalmente, después de algunas semanas, los brujos vinieron a Jesu Das y le preguntaron sobre el secreto de su poder.

 

“Esta es la primera vez que nuestro poder no funciona”,  le dijeron. “Después de cumplir con nuestros rituales pujas, le pedimos a los espíritus que fueran a matar a tu familia. Pero los espíritus volvieron y nos dijeron que no podían acercarse a usted ni a su familia porque estaban siempre rodeados por fuego. Luego llamamos a espíritus más poderosos para que fueran por usted, pero ellos también volvieron, diciéndonos que no solo estaban rodeados por fuego, sino que también había ángeles alrededor de ustedes todo el tiempo”.

 

Jesu Das les habló de Cristo. El Espíritu Santo convenció a cada uno de ellos del pecado de seguir a los demonios y del juicio por venir. Con lágrimas, se arrepintieron y recibieron a Jesucristo como Señor. Como resultado, cientos de otros aldeanos fueron liberados del pecado y de la sumisión.

 

A través de una organización indígena en Tailandia, en donde más de 200 misioneros autóctonos están haciendo evangelismo pionero en las aldeas, un grupo compartió personalmente su fe con 10.463 personas en dos meses. De estos, 171 entregaron su vida a Cristo, y se formaron seis iglesias nuevas. Más de 1000 se entregaron a Cristo en el mismo período según el informe. Recuerden, esta gran cosecha se está llevando a cabo en una nación budista que nunca vio tales resultados.

 

Informes documentados como estos nos llegan cada día de equipos nativos en casi todas las naciones de Asia. Pero estoy convencido de que estas son las primeras gotas de lluvia del avivamiento. Para hacer el impacto que se necesita, debemos mandar a cientos de miles de obreros más. Ya no oramos más por las “lluvias de bendición”. Sino que confiamos en que Dios mandará tormentas efectivas de bendiciones en los días que vienen.

 

Este libro trata sobre cómo me convertí en parte de esta increíble renovación espiritual en Asia. Y todo comenzó con las oraciones de una simple madre de la aldea.

Continuará…

Cap. 02

Share Button
  1. La gloria sea a Dios!
    Jehova de los Ejercitos

  2. carmen gonzalez says:

    Amèn, que maravillosa labor estàn haciendo esos misioneros nativos y nadie sabe nada. Ya sabemos que al mundo y al enemigo no le hace ninguna gracia esta obra, oraremos para que Dios mande tormentas efectivas de bendiciones en los días que vienen para esta increíble renovación espiritual en Asia.

  3. padre santo cubre atus hijos en esas misiones llenalos de tu fortaleza y provee todo lo que ellos necesitanm!!!! QUE EL ANGEL TUYO ESTE CON ELLOS HASTA EL FIN!

  4. ALELUYA,ALELUYA,ALELUYA, QUE VIVA EL REY QUE VIENE JESUCRISTO.
    SANTO,SANTO,SANTO ES EL DIOS DE ISRAEL,
    RUGE EL LEON DE TRIBU DE JUDA.

    YA LO DIJO TU PALABRA PADRE; “LAS PUERTAS DEL HADES NO PREVALECERAN CONTRA TU IGLESIA”

  5. De que A~o es este libro?

  6. EL DIOS QUE AMAMOS ES SUPER SUPER SUPER SUPER SUPER PODEROSO,Y ES EL SANTO DE ISRAEL.AMEN

  7. ¿Como se llama el libro?

    Dios les bendiga.

  8. Marco Gtz says:

    Amados de Dios. Este es un ejemplo para seguir todos los días de nuestra vida. Empieza con oracion, ayuno y abandono de pecado escondido(como el pecado de omisión) para que Dios abra puertas y derrame su espiritu.

  9. Adalberta Jaquez says:

    AMEN SENOR! ANADE CADA DIA A TU IGLESIA TODOS LOS QUE HAN DE SER SALVOS. ABRE SU ENTENDIMIENTO PARA QUE LA LUZ DE CRISTO RESPLANDEZCA SOBRE CADA UNO DE ELLOS.

Leave a Reply

Optionally add an image (JPEG only)