Mar 4, 2017

Posted by in asides, Blog, Featured Articles | 2 Comments

Hallan un “gran número” de niños enterrados en una fosa de un convento irlandés

Share Button

.

===============================

Hallan un “gran número” de niños enterrados en una fosa de un convento irlandés

Dos ingenieros utilizando un georradar en el patio del Mother and Baby Home en Tuam,
Irlanda. EFE

“Entre los restos hay un número de individuos de edades comprendidas entre las 35 semanas de gestación y los dos y tres años”

  • EFE
  • Dublín

La comisión que investiga en Irlanda las casas de acogida dirigidas por órdenes religiosas católicas en el siglo XX informó hoy de que ha descubierto un “gran número” de esqueletos humanos en cámaras subterráneas de un centro de monjas en la localidad de Tuam, al oeste del país.

Al presentar hoy algunas de sus conclusiones, la llamada “Comisión sobre Madres y Bebés” se declaró “conmocionada” por el hallazgo de “un gran número de restos humanos” en, al menos, diecisiete de las veinte cámaras subterráneas excavadas por los expertos forenses en las últimas semanas.

ADVERTISING

“Entre los restos hay un número de individuos de edades comprendidas entre las 35 semanas de gestación y los dos y tres años”, explicó su portavoz respecto al centro de Tuam, en funcionamiento como casa de acogida para madres solteras entre 1925 y 1961.

El Gobierno de Dublín estableció la comisión en 2014 para aclarar este asunto, después de que se denunciara la posible existencia de 800 esqueletos de niños en una fosa cercana a un centro religioso de las Hermanas del Buen Socorro.

En concreto, sus pesquisas tratan de arrojar luz sobre los altos índices de mortalidad infantil registrados en esas instituciones durante el pasado siglo, las prácticas de enterramientos de los fallecidos, sus políticas de adopciones y ciertos programas de vacunación experimental.

El Gobierno ha estimado que unas 35.000 madres solteras pasaron por alguno de los diez centros de acogida gestionados por órdenes de hermanas católicas desde la creación del Estado irlandés en 1922 y los años sesenta.

En 2013, otra investigación oficial reveló el comportamiento de las monjas católicas en las llamadas “Lavanderías de la Magdalena”, donde entre 1922 y 1996 miles de internas trabajaron en un régimen de semiesclavitud y abusos.

Entre los motivos que llevaban a la reclusión de las mujeres, el informe citó “abusos familiares” y “actitudes inmorales”, las cuales implicaban en ocasiones embarazos fuera del matrimonio.

Algunas de esas mujeres, consideradas “inmorales” por la sociedad de la época, acabaron en casas de acogida como la regentada entre 1926 y 1961 por las Hermanas del Buen Socorro en Tuam, en el condado irlandés de Galway (oeste de Irlanda).

El caso de Tuam salió a la luz cuando un estudio de la historiadora Catherine Corless descubrió certificados de defunción que sugerían que casi 800 niños yacían en el espacio que ocupaba un tanque séptico del edificio de ese convento conocido como “El Hogar”.

Según esa experta, la mortalidad infantil en esos lugares llegó a ser de entre el 30 y el 50 por ciento durante las décadas de 1930 y 1940 como consecuencia de las duras condiciones de vida y la negligencia de las religiosas.

Ante las sospechas de que puede haber más casos como este, las pesquisas de la comisión se extienden a otras instituciones de monjas del país y no se descarta la participación de la Policía irlandesa (Garda) si se hallan indicios de que se cometieron delitos.

Además de la fosa de Tuam, existen otros tres centros de las Hermanas del Sagrado Corazón de Jesús, ya inactivos, que tienen en sus dominios las llamadas “parcelas de ángeles”, donde se cree que podrían estar enterrados unos 3.200 niños.

En torno a una de esas casas de acogida gira el argumento de la película “Philomena”, que recibió cuatro candidaturas a los Oscar en 2014 y que relata los esfuerzos de una mujer por encontrar a su hijo, dado en adopción sin su permiso a una familia estadounidense.

Según la cinta y el libro en el que está basada, Philomena Lee se topó con los intentos de las monjas por entorpecer su búsqueda, dejando entrever que quemaron todos los registros y que obtuvieron beneficios económicos por las adopciones.

 

Share Button
  1. Es terrible lo que sucede tras bastidores del Romanismo.

    No hay duda que la religión no hace santo a nadie, solo los vuelve insensibles; he leido varios casos parecidos a éste, y escuchado prédicas hablando de lo mismo.

    ¡Sal de ella pueblo mio! Les advierte el Señor, para que no participéis de sus pecados y para que no recibáis de sus plagas.

    Salgan… salgan de esa religiosidad!!!

  2. Esto es terrible. El Señor Jesucristo es el Dios perdonador. Él no vino al mundo para condenarlo, sino para salvarlo. Si alguna de esas madres solteras e incluso una monja hubiere cometido un pecado de fornicación, lo correcto es llevarla, con razonamientos bíblicos, al arrepentimiento, no obligarla, y luego, ya sea que se arrepienta o no de su pecado, ayudarla a parir y cuidar a su hijo. Nosotros los cristianos no debemos juzgar ni condenar, nuestro deber es ayudar al prójimo. La religiosidad no salva, gracias a los religiosos que se comportan de esa manera tan horrenda, la gente se aleja del Señor Jesucristo. Esto no significa aceptar el pecado, hay que dejar en claro que la fornicación es pecado y está mal pero también hay que aclarar que Dios ama al pecador. Si a cada pecador de este mundo Dios lo tratara conforme a su pecado, no quedaría nadie. Él espera por la gente, la ayuda, oye sus oraciones y la busca; es necesario responder a sus llamados antes que se nos acaben las oportunidades que es el día de nuestro encuentro con Él. Pero mientras tanto, los cristianos estamos llamados a denunciar el pecado y amar al pecador.

Leave a Reply

Optionally add an image (JPEG only)