Apr 28, 2011

Posted by in asides, Blog, Featured Articles | 1 Comment

Peligrosidad en Falla Nueva Madrid:

Share Button

Falla Sísmica del Mississipi

El sur de Estados Unidos pareciera estar bajo la amenaza de uno de los terremotos más catastróficos. Ya en 1811-1812  experimentó los grandes terremotos de Nueva Madrid, tan devastadores ¡que hasta hicieron que el Río Mississippi corriese en sentido contrario! Los expertos especulan un nuevo desastre y la falla de Nueva Madrid permanece activa, en silencio, hasta que algún día decida estallar.
http://es.wikipedia.org/wiki/Mega_desastres

 

 

…………………………………………………………

 

La reciente actividad sísmica en el planeta ha dejado zonas seriamente afectadas y poblaciones como la de Japón, que hace unos días  sufrió nuevamente los efectos de un sismo 7.4 grados.

                                 Todavía, Japón se en-cuentra luchando por remover escombros y recuperar los cadáveres de las miles de víctimas del aterrador terremoto y posterior tsunami de viernes 11 de marzo.  La televisión japonesa envió al mundo imágenes de edificios y casas destruidas, así como automóviles y  barcos siendo arrastrados por el agua del tsunami que afectó principalmente  las prefecturas de Fukushima y Miyagi. El sismo fue aterrador, 9.1 grados en la escala de RichterEse día mirábamos consternados la devastación causada por esos fenómenos naturales y fuimos testigos de una alerta que  fue lanzada inmediatamente para las poblaciones de las costas de Indonesia, Filipinas,

 la costa del pacífico de Rusia y Hawai, la costa pacífica de los Estados Unidos, Centro y Suramérica. Horas más tarde, todos vimos, “en vivo”, a través de la televisión,  cómo las aguas llegaban a esas áreas causando algunos daños.
Durante décadas  hemos  oído hablar del  llamado “anillo de fuego”, o “cinturón de fuego”, que abarca el perímetro del Océano Pacífico. La corteza terrestre está dividida en placas tectónicas que los científicos creen que fueron causadas por la expansión del núcleo de la Tierra que está rompiendo la corteza en pedazos. Estas líneas de ruptura, o fallas, se caracterizan por causar terremotos  frecuentes y graves. La presencia de varios volcanes a lo largo de ese perímetro de la placa, hace que tome el nombre de  “anillo de fuego”.

 La falla de Nuevo Madrid, que se ubica aproximadamente a lo largo de una línea entre San Luis y Memphis, representa otro tipo de falla, porque  está en medio de una placa tectónica, y se extiende a casi 10 kilómetros de profundidad en la corteza terrestre. Los científicos creen que este tipo de falla fue causada por la expansión misma del centro de la tierra, pero por alguna razón no tubo la fuerza para romper por completo la placa.
Se cree que otra  causa de tantos terremotos podría deberse a un glaciar que descendió desde el norte y se detuvo en el centro de Illinois, hace miles de años. El enorme peso del glaciar presionó la corteza terrestre aún a cientos de millas más allá del borde del glaciar, de forma similar a la presión que produce un dedo en un globo. Después de que el glaciar se derritió, la corteza de la tierra comenzó lentamente a recuperarse, provocando frecuentes terremotos.

 La atención que está recibiendo recientemente esta falla de Nuevo Madrid, es porque se sabe que  produce numerosos terremotos menores cada año. Tantos, que aunque son detectados  científicamente, no todas las personas los perciben. Pero lo más llamativo, es que está bien  documentado que cada 200 a 600 años produce terremotos devastadores,  y por eso debemos estar alerta.
El día 16 de diciembre de 1811 comenzó con una serie de grandes terremotos en la zona donde confluyen los estados de Kentucky, Missouri y Tennessee. La población de Missouri sufrió un sismo que azotó a la zona de Nuevo Madrid, y luego durante enero y febrero de 1812 golpeó de nuevo con casi la misma intensidad. Las vibraciones fueron tan poderosas que hicieron sonar campanas de las iglesias tan lejos como en Boston y Nueva York. Se sintió al norte hasta Toronto en Canadá; en la Ciudad de Washington, DC, se quebraron las banquetas y en Maine se reportaron daños en chimeneas. Hacia el oeste las vibraciones llegaron hasta Oklahoma.

 En el área de Nueva Madrid cambió el curso del río Mississippi, provocó derrumbes de la tierra en algunas zonas y fue responsable de la creación del lago Reelfoot en Kentucky, en donde anteriormente se situaba un valle. Muchos edificios con estructuras de mampostería no reforzada fueron dañados o destruidos, en un radio de 250 kilómetros. Algunos testigos dijeron que la tierra realmente se agitó como si fuese una ola. El terremoto fue tan severo que se sintió en 27 estados, cubriendo un área de 2,5 millones de kilómetros cuadrados. Por el contrario, el  terremoto de San Francisco en 1906 se dejó sentir en una zona  de 150.000 kilómetros cuadrados.
La diferencia en la magnitud de las ondas es el tipo de las características del subsuelo de cada área. En San Francisco, el suelo es principalmente de rocas sólidas,  que ejecutan  la absorción de las vibraciones de las ondas de energía. En el medio oeste, zona en que se encuentra nuestro estado,  en su mayoría es  arena y tierra suelta y  las ondas de flujo de energía se mueven muy fácilmente a través de este tipo de terrenos.
Sismicidad en Okla-homa


Oklahoma tiene su propio conjunto de fallas sísmicas. De hecho, una de ellas, la Falla de Meers, se puede ver desde el aire cerca de Lawton. Ahí se produjo un terremoto estimado en 7.0 en la escala de Richter hace aproximadamente 1.600 años. Últimamente, se han registrado muchos terremotos pequeños, los cuales se han concentrado  al oeste y al sur de la ciudad de Oklahoma. El mayor terremoto registrado en los instrumentos aquí  fue un 5,2 Richter en El Reno, en 1952. Dos de los terremotos más grandes en el expediente se centraron en algún lugar entre Broken Arrow y Tulsa, uno de  3,9 que se produjo en 1915 y otro de 4,0 en 1956. En realidad,  con esos niveles no es muy posible que Oklahoma sufra mucho por nuestras propias fallas sísmicas, especialmente si el movimiento no supera los 4.0 grados en la escala Ritcher. Sin embargo, la falla de  Nuevo Madrid sí debe ser motivo de preocupación para nosotros, ya que las ondas de energía de un terremoto de tan grande magnitud podrían fácilmente llegar hasta aquí, produciendo daños cuantiosos.

 

Cuando ese terremoto ocurra, las ciudades de San Louis y Memphis sufrirán daños masivos. Se estima que el 60 por ciento de Memphis será completamente destruida, ya que han prestado poca atención a la construcción de sus edificios para sobrevivir a un terremoto de gran magnitud. Hay tantas opiniones como hay científicos acerca de  cuándo el gran terremoto causado por la falla de Nuevo Madrid ocurrirá otra vez; en lo que todos coinciden es que su magnitud será superior a 8.0.

 Los estados que se verán seriamente afectados son: Illinois, Missouri, Kentucky, Arkansas, Ten-nessee, Missisipi, Alabama e Indiana. En la zona noreste de Oklahoma posiblemente se sentirá un fuerte temblor que podría causar daños en edificios y viviendas.

 Todos debemos estar preparados

El gobierno de los Estados Unidos ha estado muy activo en cuanto a la preparación para este tipo de catástrofes, sobre todo recientemente, que FEMA ha anunciado un ejercicio a nivel nacional que se realizará durante el mes de mayo. Algunas empresas privadas e iglesias locales también han tomado iniciativas para que sus feligreses adopten medidas de seguridad y tomen precauciones, pero la gran mayoría de la población hispana en este estado se encuentra en total desconocimiento del potencial riesgo que enfrentan y no hay ningún plan o iniciativa por parte de asociaciones  o medios para llegarle a la población latina que incluye aproximadamente 500.000 mil personas. En Oklahoma hay al menos dos organizaciones estatales, una federal llamada FEMA y varias privadas, pero ninguna está  enfocándose en llegarle en su idioma a  nuestra población para brindarle herramientas que puedan salvar su vidas, mucho menos ayudarles a estar prevenidos y almacenar medicinas, alimentos deshidratados, agua y otros artículos de primera necesidad.

 En caso de una emergencia causada por un sismo, incendios forestales, inundaciones, ataques terroristas o causados por armas bioquímicas usted puede llamar a estos sitios: Servicio de emergencias 911; Cruz Roja de Oklahoma (405) 228-9500; Oklahoma Department of Emergency Management (405) 521-2481; Oklahoma State Dept. of Health, Emergency Management (405) 271-0900; Una organización que capacita personas para atender a emergencias es la llamada Equipos Comunitarios de Respuesta a Emergencias (Community Emergency Response Teams (CERT). Ellos entrenan a voluntarios mediante talleres que sólo se imparten en inglés.  Puede ver más detalles en su pagina web: http://www.citizencorps.gov/cert/.

La falla de Nuevo Madrid, que se ubica aproximadamente a lo largo de una línea entre San Luis y Memphis, representa otro tipo de falla, porque está en medio de una placa tectónica, y se extiende a casi 10 kilómetros de profundidad en la corteza terrestre. Los científicos creen que este tipo de falla fue causada por la expansión misma del centro de la tierra, pero por alguna razón no tubo la fuerza para romper por completo la placa.
Se cree que otra causa de tantos terremotos podría deberse a un glaciar que descendió desde el norte y se detuvo en el centro de Illinois, hace miles de años. El enorme peso del glaciar presionó la corteza terrestre aún a cientos de millas más allá del borde del glaciar, de forma similar a la presión que produce un dedo en un globo. Después de que el glaciar se derritió, la corteza de la tierra comenzó lentamente a recuperarse, provocando frecuentes terremotos.
La atención que está recibiendo recientemente esta falla de Nuevo Madrid, es porque se sabe que produce numerosos terremotos menores cada año. Tantos, que aunque son detectados científicamente, no todas las personas los perciben. Pero lo más llamativo, es que está bien documentado que cada 200 a 600 años produce terremotos devastadores, y por eso debemos estar alerta.
El día 16 de diciembre de 1811 comenzó con una serie de grandes terremotos en la zona donde confluyen los estados de Kentucky, Missouri y Tennessee. La población de Missouri sufrió un sismo que azotó a la zona de Nuevo Madrid, y luego durante enero y febrero de 1812 golpeó de nuevo con casi la misma intensidad. Las vibraciones fueron tan poderosas que hicieron sonar campanas de las iglesias tan lejos como en Boston y Nueva York. Se sintió al norte hasta Toronto en Canadá; en la Ciudad de Washington, DC, se quebraron las banquetas y en Maine se reportaron daños en chimeneas. Hacia el oeste las vibraciones llegaron hasta Oklahoma.

En el área de Nueva Madrid cambió el curso del río Mississippi, provocó derrumbes de la tierra en algunas zonas y fue responsable de la creación del lago Reelfoot en Kentucky, en donde anteriormente se situaba un valle. Muchos edificios con estructuras de mampostería no reforzada fueron dañados o destruidos, en un radio de 250 kilómetros. Algunos testigos dijeron que la tierra realmente se agitó como si fuese una ola. El terremoto fue tan severo que se sintió en 27 estados, cubriendo un área de 2,5 millones de kilómetros cuadrados. Por el contrario, el terremoto de San Francisco en 1906 se dejó sentir en una zona de 150.000 kilómetros cuadrados.
La diferencia en la magnitud de las ondas es el tipo de las características del subsuelo de cada área. En San Francisco, el suelo es principalmente de rocas sólidas, que ejecutan la absorción de las vibraciones de las ondas de energía. En el medio oeste, zona en que se encuentra nuestro estado, en su mayoría es arena y tierra suelta y las ondas de flujo de energía se mueven muy fácilmente a través de este tipo de terrenos.
Sismicidad en Okla-homa

Oklahoma tiene su propio conjunto de fallas sísmicas. De hecho, una de ellas, la Falla de Meers, se puede ver desde el aire cerca de Lawton. Ahí se produjo un terremoto estimado en 7.0 en la escala de Richter hace aproximadamente 1.600 años. Últimamente, se han registrado muchos terremotos pequeños, los cuales se han concentrado al oeste y al sur de la ciudad de Oklahoma. El mayor terremoto registrado en los instrumentos aquí fue un 5,2 Richter en El Reno, en 1952. Dos de los terremotos más grandes en el expediente se centraron en algún lugar entre Broken Arrow y Tulsa, uno de 3,9 que se produjo en 1915 y otro de 4,0 en 1956. En realidad, con esos niveles no es muy posible que Oklahoma sufra mucho por nuestras propias fallas sísmicas, especialmente si el movimiento no supera los 4.0 grados en la escala Ritcher. Sin embargo, la falla de Nuevo Madrid sí debe ser motivo de preocupación para nosotros, ya que las ondas de energía de un terremoto de tan grande magnitud podrían fácilmente llegar hasta aquí, produciendo daños cuantiosos.

Cuando ese terremoto ocurra, las ciudades de San Louis y Memphis sufrirán daños masivos. Se estima que el 60 por ciento de Memphis será completamente destruida, ya que han prestado poca atención a la construcción de sus edificios para sobrevivir a un terremoto de gran magnitud. Hay tantas opiniones como hay científicos acerca de cuándo el gran terremoto causado por la falla de Nuevo Madrid ocurrirá otra vez; en lo que todos coinciden es que su magnitud será superior a 8.0.

Los estados que se verán seriamente afectados son: Illinois, Missouri, Kentucky, Arkansas, Ten-nessee, Missisipi, Alabama e Indiana. En la zona noreste de Oklahoma posiblemente se sentirá un fuerte temblor que podría causar daños en edificios y viviendas.

Todos debemos estar preparados
El gobierno de los Estados Unidos ha estado muy activo en cuanto a la preparación para este tipo de catástrofes, sobre todo recientemente, que FEMA ha anunciado un ejercicio a nivel nacional que se realizará durante el mes de mayo. Algunas empresas privadas e iglesias locales también han tomado iniciativas para que sus feligreses adopten medidas de seguridad y tomen precauciones, pero la gran mayoría de la población hispana en este estado se encuentra en total desconocimiento del potencial riesgo que enfrentan y no hay ningún plan o iniciativa por parte de asociaciones o medios para llegarle a la población latina que incluye aproximadamente 500.000 mil personas. En Oklahoma hay al menos dos organizaciones estatales, una federal llamada FEMA y varias privadas, pero ninguna está enfocándose en llegarle en su idioma a nuestra población para brindarle herramientas que puedan salvar su vidas, mucho menos ayudarles a estar prevenidos y almacenar medicinas, alimentos deshidratados, agua y otros artículos de primera necesidad.

En caso de una emergencia causada por un sismo, incendios forestales, inundaciones, ataques terroristas o causados por armas bioquímicas usted puede llamar a estos sitios: Servicio de emergencias 911; Cruz Roja de Oklahoma (405) 228-9500; Oklahoma Department of Emergency Management (405) 521-2481; Oklahoma State Dept. of Health, Emergency Management (405) 271-0900; Una organización que capacita personas para atender a emergencias es la llamada Equipos Comunitarios de Respuesta a Emergencias (Community Emergency Response Teams (CERT). Ellos entrenan a voluntarios mediante talleres que sólo se imparten en inglés. Puede ver más detalles en su pagina web: http://www.citizencorps.gov/cert/.

Share Button
  1. Esta es una falla importante de los EEUU, como están las cosas sismicamente hablando, esto puede también traer sorpresas con un gran sismo. Dios nos ayude.

Leave a Reply

Optionally add an image (JPEG only)