Feb 2, 2016

Posted by in asides, Blog, Featured Articles | 2 Comments

Revelaciones del Cielo. Hno.: Sergio

Share Button

Buenas noches hermana Angie. Espero se encuentre Usted muy bien. Le escribo para enviarle el link de lo que el Señor reveló a mi esposa hace algún tiempo y recién ahora estamos exponiendo. Creo que puede ser de mucha bendición a los hermanos. 

.

REVELACIONES DEL PARAISO – LA PARED Y LA CIUDAD DE LOS NIÑOS

Queridos hermanos. Hoy quiero mostrarles algo de lo que el Señor Jesucristo le ha mostrado a mi esposa respecto al cielo. Creo en lo personal que el Padre nos está empenzando a mostrar cosas referente a los niños, porque Él nos ha dicho en reiteradas oportunidades que trabajaremos con ellos en un futuro y nos está entrenando aquí en la tierra, sirviéndoles y amándoles cada día. Así es que hoy voy a contarles 2 experiencias que me mencionó.

La creación de Yeshua (Dios) obedece a su voz

Creo que el Señor Jesús esta intentando enseñarnos de que por su Palabra, todas las cosas en el paraíso prevalecen y no mueren. Muchas personas que han tenido la experiencia de volver de la muerte comprobado clínicamente, y han regresado de aquel lugar, dando testimonio de que existe la vida después de la muerte, y de que hay un cielo o paraíso que no podemos ver con nuestros ojos naturales y según nuestras perspectiva humana, y que han mencionado experiencias tales como que, “al pisar las flores, estas vuelven a estado natural”.
 
Aquí en la tierra, cuando uno desea modelar algo con las manos no siempre es posible hacerlo, y muchas veces se pierde la forma casi terminada, cuando sin querer, hacemos algo mal, y terminamos por arruinar la pieza moldeada casi terminada, sea cualquiera que se desee realizar con las manos. Ahora bien…¿Imagina Usted que esto suceda en el paraíso?.  La respuesta es un Rotundo NO.
El Señor me mostró en visión lo siguiente.
Él dijo: 
_Toma un trozo de pared. Yo estiré una de mis manos un tanto intrigada de lo que sucedería al querer sacar un trozo de pared. Y mientras preguntaba esto en mi mente, obedecí a la orden del Señor, con la sorpresa de que al tocar la pared, ésta era como de plastlilina. ¡Sí! Plastilina. Saqué un pequeño trozo de aquella pared que era de un color azul intenso que no puedo describir con palabras, y que en él, tenía estrellas de diferente tamaño y colores. 
 
 –
Luego el Señor dijo: 
_Moldea con tus manos. 
Inmediatamente comencé a moldear con mis manos, intentando darle forma de una pelota, y lo sorprendente fue que empecé a ver con mis propios ojos que aquellas estrellas no perdían su forma original. Recuerde Usted, que las estrellas en aquella pared estaban ubicadas verticalmente, no siendo posible mantener su forma de estrellas, porque ahora la forma era de una pelota. Pero para mi sorpresa, vi que el color azul intenso se mantenía tal cual como estaba en la pared, y que las estrellas allí en el cielo, no perdían su forma original, sino que acompañaban a la forma que ella estaba modelando, continuando siendo estrellas con 5 puntas y con suaves halos de luz de diferentes colores que salían de aquella pelota.
————————————————————————————————————

Enseñanza bíblicas:

1) La Biblia enseña que la creación habla de Yeshúa. Salmos 19, versos 1 al 6.
 
“Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento declara lo que sus manos han hecho. Un día le cuenta a otro este mensaje, y cada noche a la siguiente. No se escucha lenguaje ni palabras, ni se emite una voz que podamos oír. Sin embargo, su voz atraviesa el mundo entero, sus palabras llegan al último rincón de la tierra. Dios le ha dado al sol el cielo como hogar. Y como cuando sale un novio de la alcoba nupcial, o como cuando un atleta se dispone a recorrer su camino, así sale feliz el sol para hacer su recorrido. Comienza su carrera en un punto del cielo y hace todo su recorrido hasta llegar al final; nada en la tierra puede escapar de su calor.”
 
2) Cuando Dios habla la creación obedece. Génesis 1, versos 3 al 26.
 
“Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz. Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día. Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas. E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así. Y llamó Dios a la expansión Cielos. Y fue la tarde y la mañana el día segundo. Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco. Y fue así. Y llamó Dios a lo seco Tierra, y a la reunión de las aguas llamó Mares. Y vio Dios que era bueno. Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así. Produjo, pues, la tierra hierba verde, hierba que da semilla según su naturaleza, y árbol que da fruto, cuya semilla está en él, según su género. Y vio Dios que era bueno. Fue la tarde y la mañana el día tercero. Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años, y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas. Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno. Y fue la tarde y la mañana el día cuarto. Dijo Dios: Produzcan las aguas seres vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos. Y creó Dios los grandes monstruos marinos, y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género, y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era bueno. Y Dios los bendijo, diciendo: Fructificad y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y multiplíquense las aves en la tierra. Y fue la tarde y la mañana el día quinto. Luego dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie. Y fue así. E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno. Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.”
 
3) La muerte obedece a la Voz de Yeshua. Su autoridad es indiscutible y esta por sobre sobre autoridad en la tierra, en el cielo y debajo de la tierra. Juan 11, versos 41 al 45.
 
“Entonces quitaron la piedra. Jesús alzó los ojos a lo alto, y dijo: Padre, te doy gracias porque me has oído. Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que me rodea, para que crean que tú me has enviado. Habiendo dicho esto, gritó con fuerte voz: ¡Lázaro, ven fuera! Y el que había muerto salió, los pies y las manos atados con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadlo, y dejadlo ir.”
 

Una pequeña parte de las “Ciudades de los Niño”

Así es, el Señor ha hecho para los niños de todas las razas varias ciudades en donde ellos viven, socializan, estudian, aprenden y se divierten. Aquellos niños que fueron abortados, asesinados y abandonados, tienen un lugar donde pueden vivir y en donde son acompañados por los ángeles, quienes les enseñan del amor de su Padre, el Padre de los Espíritus y Creador de todas las cosas visibles e invisibles a los hombres. 
Algunos lugares son verdaderamente espaciosos y parquizados, invadidos de un color verde, semejante al verde de las frías tierras de Escocia o Inglaterra, pero además hay allí una ciudad en donde los colores y los materiales se mezclan entre sí. 
Todo lo creado obedece a la voz de Dios y las reglas de la física de este mundo material no sirven de nada en aquel paradisíaco lugar.
 
Luego de recibir esto, mi esposa hizo una pintura intentando reflejar lo que pudo ver, la cual se la regaló a nuestro hijo menor de 6 años, pero que aclara que no le hace mérito a semejante visión de aquel maravilloso lugar. No obstante lo hizo para recordarlo.
 
 
Ella dijo:
_En esta parte de la ciudad el suelo era de color azul facetado y con pequeños puntos blancos de luz que parecían que provenían se abajo del piso. Había árboles de color azul también, con similares formas a los peinados femeninos de las mujeres del siglo XV. El cielo era de color verde, celeste y azul que se mezclaban en el cielo. La luz rodeaba a aquella ciudad. Nunca había oscuridad, contrariamente a lo que los seres humanos vemos en la tierra.
Y las casas de los niños tenían diferentes formas también. Pude ver que eran como pequeños edificios de no más de 4 o 5 pisos, con ventanales hermosos y que a sus costados tenían luces predominantemente blancas y con otras luces redondas muy brillantes, algo similar a las luces led, pero mucho más lindas que lo podemos imaginar con nuestra mente humana.
Las puertas no eran rectangulares. Sus terminaciones eran suavemente redondeadas y con rayas en forma de caramelos. Y el suelo no era totalmente llano, sino que había formas como si se tratara de un terreno con suaves lomas.
————————————————————————————————————

Enseñanzas bíblicas:

1) Los niños jamás son abandonados por el Padre Celestial. Isaías 49, versos 15 y 16
 
“¿Puede una madre olvidar a su niño de pecho, y dejar de amar al hijo que ha dado a luz? Aún cuando ella lo olvidara, ¡yo no te olvidaré! Grabado te llevo en las palmas de mis manos; tus muros siempre los tengo presentes.”
 
2) El Reino de los Cielos les pertenece a los niños. Jesús se refirió a ellos cuando los discípulos intentaban alejar a éstos del Maestro, más él se los impidió, y les usó de ejemplo para enseñarles que para entrar a su Reino debían mantener la pureza y la fe de estos niños. Podemos afirmar que en la actualidad vemos niños que son crueles, mentirosos y hasta asesinos. Todas estas prácticas son aprendidas por ellos de los adultos, quienes somos responsables de este gran pecado. No obstante, cada niño como así también cada ser humano adulto, tiene algo que se llama “conciencia” y que es la usa el Espíritu Santo para enseñar, redargüir y convencer de pecado a fin de que se acerquen al Padre en busca de perdón. Mateo 19, verso14; Juan 6, verso 37
 
“Pero Jesús dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos.”
“Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera.”
 
3) Los hijos de Dios son aquellos que mantienen y manifiestan la paz de Dios en este mundo. Aquellos que anuncian y ejecutan la paz de Dios en medio de conflictos serán llamados Hijos de Dios. Mateo 5, verso 9
 
“Dichosos los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios.”
Share Button
  1. Hermoso llamado les ha dado el Señor mi hermano Sergio y hermoso el mensaje que nos ha compartido. Dios les bendiga y guíe en tan noble obra.

Leave a Reply

Optionally add an image (JPEG only)