Mar 8, 2014

Posted by in asides, Blog, Featured Articles | 2 Comments

“Testimonio de una hermana”

Share Button

 
Hermanos les comparto este testimonio personal que me ha compartido una hermanita , ella me ha autorizado para dárselos , considero que es de motivación para aquellos que están orando y buscando una iglesia, ella se mantuvo fiel por algunos años y el Señor la sostuvo hasta darle un lugar para cumplir  en obediencia a su propósito para con nosotros,

Hebreos 10:25

 

 

 

25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

 

 

Dios les bendiga.

Jesus c

.

El Señor me dio dos sueños en una misma noche, pero el primero se entrelazaba con el segundo: yo veía a una gran cantidad de hermanos ir por la calle y atrás iban unas hermanas y yo al verlos en fila ordenados, corría tras ellos y siguiendo a esa congregación, le pregunto a las hermanitas que eran unas jóvenes, si ellos estaban proclamando que el Señor Venía pronto (eran dos jóvenes) y me muestran un cartel que cada una llevaba y entre las dos formaban la palabra Cristo Viene y yo entusiasmada las seguía corriendo tras la congregación que llegó hasta una plaza y comenzaron a formarse en aquella plaza ordenadamente, yo seguí preguntándole, dije: “ustedes son de una pequeña iglesia que se encuentra allá atrás” y las jóvenes que no podían seguir hablando me dijeron rápidamente que si (es una iglesia que yo conocía que queda cerca de mi casa); luego termina ese sueño y comienza el otro, veo una persona muy alta, pero sólo veo su silueta y me dice con una voz muy potente: “¿y tú cuando t e vas a congregar?” a lo que yo respondo “ sí, estoy esperando a que el Señor me diga” y me responde “¿hasta cuándo vas a seguir diciendo eso?” y termina el sueño o los sueños mejor dicho. Más claro echarle agua; pues el primer sueño era confirmación que a esa Iglesia era la que Él quería que fuera, y como el Señor me confirmó en el primer sueño, ya teniendo la respuesta, el Señor me reprende en el segundo cuando le respondo a su pregunta, pues habiéndome dado la respuesta en el primer sueño, yo todavía estaba diciendo en el segundo sueño que esperaba la respuesta del Señor. Así que cuando desperté supe que tenía que ir, y me dije , bien el lunes iré pensando que era jueves, pues sabía que los lunes y miércoles había culto y los domingos escuela dominical, pero después de un rato me acordé que no era jueves el día en que estábamos sino miércoles, así que ese mismo día fui; ya llevo más de un mes y estoy muy contenta.

Share Button
  1. Maria Elena says:

    El amor de Dios por nosotros es tan grande, que nos dá oportunidades,una y otra vez,más no debenos decuidar la salvación,pues no sabemos si esperando una oportunidad venga derrepente aquel dia sobre nosotros, y seamos dejados,estemos alerta con nuestras lamparas llenas de aceite.

  2. amen.fue obediente,es lo mas importante.

Leave a Reply

Optionally add an image (JPEG only)