Oct 21, 2011

Posted by in asides, Blog, Featured Articles | 10 Comments

“PREGUNTAS Y RESPUESTAS”, DR. JAMES DOBSON, PARTE 6

Share Button

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

 

A menudo, las personas que sufren tienen muchas preguntas acerca de la vida y la muerte, acerca del bien y el mal, y acerca de la naturaleza de Dios. ¿Por qué nos suceden cosas malas? Las siguientes preguntas expresan algunos de los asuntos que son motivo de preocupación para aquellos que atraviesan por momentos difíciles:

PI. El Señor respondió milagrosamente las oraciones por nuestro hijo, cuando él tenía ocho años de edad. Le habían hecho una cirugía de corazón abierto, y sobrevivió sin ningunos problemas permanentes. Pero, hace tres años, a mi esposo le diagnosticaron cáncer, y oramos por él día y noche. Sin embargo, murió el pasado mes de enero. Simplemente, no puedo comprender por qué Dios escuchó mi oración por nuestro hijo, pero permitió que mi esposo muriera. ¿Está él en el cielo, atento a nuestras oraciones, o no?

Rl. Le aseguro que él está en el cielo, y que sus oraciones por su esposo no recibieron menos atención o compasión que las que hizo por su hijo cuando él estaba en peligro. La experiencia que usted ha tenido es evidencia de la soberanía de Dios. Como hemos dicho, él siempre será quien decidirá qué es lo mejor para los que le sirven. Uno de los ejemplos más dramáticos de la soberanía de Dios, ocurrió en las vidas de mis buenos amigos Von y Joann Letherer. Cuando Von sólo tenía un año de edad, sus padres notaron que se le formaban moretones muy malos, cada vez que se golpeaba con algún mueble o se caía en su cuna. Lo llevaron al doctor, quien diagnosticó que Von tenía hemofilia, la enfermedad hereditaria que causa excesiva fluidez de la sangre. Su sangre carecía de la sustancia necesaria para poder coagularse, lo cual ponía en peligro su vida cada vez que sufría la herida más insignificante. En esos días, había muy poco tratamiento para la hemofilia, y no se esperaba que Von viviera después de la infancia. En realidad, sobrevivió debido a la oración y a que cuando llegó al final de la adolescencia le habían hecho un total de transfusiones de sangre de casi 188 litros. Durante los años de su adolescencia, cuando repetidas veces la vida de Von estuvo pendiente de un hielo, había una joven junto a él. Su nombre era Joann, y era su novia de la infancia. Joann comprendió muy bien que el futuro de Von era incierto, pero lo amaba profundamente. Los dos decidieron que la hemofilia no iba a determinar el curso de sus vidas, y se casaron cuando él tenía veintidos años de edad y ella diecinueve. Una nueva crisis ocurrió varios años más tarde, cuando Joann estaba embarazada para tener a su segundo hijo. Ella se enfermó gravemente, y le diagnosticaron la enfermedad de Hodgkin, un tipo de cáncer que ataca las glándulas linfáticas, y que en esos días solía ser fatal. Aunque los doctores habían desarrollado un programa de tratamiento, el embarazo de Joann impedía que se lo aplicaran a ella. Por supuesto, ella y Von podrían haber abortado al bebé, pero en vez de eso escogieron ponerse en las manos del Señor. Comenzaron a pedirle a Dios que hiciera un milagro, y muy pronto lo recibieron. Varias semanas después que le diagnosticaron la enfermedad, el hospital repitió las pruebas de laboratorio y clínicas. Los doctores llegaron a la conclusión de que no había ninguna señal de que Joann tuviera la enfermedad de Hodgkin. Desde ese día hasta hoy, ella ha estado libre de cáncer.-

 

Ahora bien, preste atención a lo que ocurrió en este caso. Como hemos visto, Von nació padeciendo de una enfermedad dolorosa y debilitante, acerca de la cual su padre, que es ministro, y su madre han orado continuamente. Repetidas veces, ellos le han pedido a Dios que sane a su hijo. Cuando Van creció, empezó a orar por sí mismo. Entonces Joann fue hecha parte de su vida, y se unió a él en oración. A pesar de las peticiones de ellos, y de muchas otras personas, el Señor decidió no sanar a Von de su hemofilia. A la edad de cincuenta y seis años, aún está afligido por este trastorno, y diariamente padece de inmovilidad de sus coyunturas y otras dificultades físicas relacionadas con su enfermedad. Todos los días, durante muchos años, Von ha tomado medicinas para poder hacerle frente al dolor. Sin embargo, su espíritu invencible ha sido un testimonio para mí y para muchas otras personas, a través de los años. ¿Por qué el Señor no ha querido sanar a este buen hombre? No lo sé. Algunos podrían decir que todos los que han estado orando por él han tenido falta de fe, excepto que la realidad es que Joann fue sanada en respuesta a las oraciones de los mismos creyentes. Las mismas personas que le pidieron al Señor que interviniera en su vida, son las mismas que han estado orando por Von. En un caso la respuesta fue “sí”, en el otro fue “no” y la vida sigue adelante. El Señor no ha dado ninguna explicación o interpretación de su respuesta, excepto por deducción: “Esta es mi voluntad para ti“. En éstas, y en innumerable cantidad de otras circunstancias que ocurren en las vidas de los seres humanos, sólo podemos llegar a una conclusión: Dios hará lo que es mejor, y debemos continuar confiando en ÉL a pesar de todo.

 

A la mujer, cuyo esposo murió recientemente de cáncer, quiero decirle unas palabras de estímulo: Nuestro Padre no está inconsciente de sus circunstancias, aunque parezcan arremolinarse fuera de control. ÉL está presente en todo. Agárrese de su fe, en medio de las preguntas sin respuestas. Algún día, sus propósitos serán conocidos, y usted tendrá toda una eternidad para hablar con ÉL de ello. Mientras tanto, le pido al Señor que la ayude a hacerle frente a esta trágica pérdida, o quizá debo llamarla separación temporal, de su compañero y amigo.

 

P2. Sé que Dios puede hacer milagros, y aun resucitar a los muertos. Sin embargo, tengo que admitir que me resulta difícil depender de ÉL cuando estoy atravesando por momentos sombríos. ¿Muestra esto que me falta la fe?

 

R2. La mayoría de nosotros luchamos tratando de no afanarnos por nada [vea Filipenses 4:6], cuando nos sentimos inquietos o asustados por los acontecimientos en nuestras vidas. Sin embargo, podemos aprender a permitirle a Dios ser Dios, y aceptar su dirección y sus decisiones. Pero para responder directamente a su pregunta, quiero decirle que yo creo que es posible que usted esté confundiendo los conceptos de la fe y la confianza. Existe un ejemplo muy antiguo, que nos hace ver muy claramente estas dos ideas. Es el siguiente: Imagínese que usted está cerca de las hermosas y peligrosas cataratas del Niágara, entre la frontera de Canadá y el estado de Nueva York, y que uno de los equilibristas de un circo ha colocado una cuerda de un extremo al otro de las cataratas, con la intención de empujar sobre ella una carretilla para cruzarla al otro lado. Si pierde el equilibrio, con toda seguridad terminará ahogándose o quedará aplastado en las aguas que están abajo. Justamente antes de subirse a la cuerda, el hombre se da  vuelta y le dice a usted: “¿Piensa que puedo realizar esta hazaña?” Usted le contesta que su fama lo ha precedido, y cree completamente en que tiene la habilidad para caminar sobre la cuerda. En otras palabras, usted tiene fe en que logrará hacerlo.

 

Pero, entonces él dice: “Si de veras cree que puedo hacerlo, ¿por qué no se sube en la carretilla para que cruce al otro lado conmigo?” Aceptar esa invitación sería un ejemplo de unaconfianza extraordinaria. A algunos de nosotros no nos resulta difícil creer que Dios puede hacer cosas tremendas. Después de todo, el creó todo el universo de la nada, y tiene poder para hacer todo lo que ÉL quiera. Tener fe en ÉL, puede ser algo bastante sencillo. Sin embargo, mostrar confianza en él, lleva nuestra relación con ÉL más lejos. Trae consigo un elemento de riesgo. Exige de nosotros que dependamos de ÉL,  confiando en que cumplirá sus promesas, aun cuando no se nos haya dado ninguna prueba de ello. Es continuar creyendo cuando la evidencia señala en la dirección opuesta. Sí, es meternos dentro de la carretilla y hacer el peligroso viaje de un lado al otro de las cataratas. Estoy convencido de que la fe durante los momentos de crisis es insuficiente, a menos que también estemos dispuestos a confiar nuestras vidas a su cuidado. Esa es una reacción aprendida, y para algunas personas es más difícil de aprender que para otras, por causa de su temperamento.

 

P3. A veces me siento tan cerca del Señor que estoy consciente de su aprobación sobre mi vida. Pero en otras ocasiones, me parece que ÉL está a un millón de kilómetros de mí. ¿Cómo puedo lograr tener una estabilidad en mi vida espiritual, cuando su bendición y su presencia son tan inconstantes?

 

R3. Su presencia no es inconstante. Es la percepción que usted tiene de ÉL, la que varía. Si su vida espiritual depende de los puntos altos o bajos de sus emociones, su confianza como creyente se bamboleará de un lado para otro como un barco en un mar tempestuoso. Muy pocas cosas son tan poco confiables en esta vida como la manera en que nos sentimos de un día para otro. Por eso nuestra fe debe tener su fundamento en una entrega firme de la voluntad, en su vida de oración y en un cuidadoso estudio de la Biblia. Hay otro factor que es sumamente importante en cuanto a nuestra comprensión de cómo interviene Dios en los asuntos de los seres humanos. Tiene que ver el ritmo natural de nuestras vidas, es decir, la variación natural de las emociones y las circunstancias de positivas a negativas y luego nuevamente a positivas. Pocas veces tenemos, aproximadamente, más de dos semanas de tranquilidad antes que nos pase algo malo. El techo de la casa empieza a gotear, se nos rompe el auto, les da la varicela a los niños, o algún negocio nos sale mal. Mark Twain dijo que la vida es sólo un problema tras otro. Así son las cosas en este mundo imperfecto. Si es de algún consuelo para aquellos de ustedes que también han sido arrastrados de arriba abajo en la montaña rusa de las emociones, es evidente en la Biblia que Jesús experimentó estas fluctuaciones. Su ministerio comenzó oficialmente en el río Jordán, donde fue bautizado por Juan el Bautista. Ese debe haber sido el día más estimulante de sus treinta años en la tierra. En Mateo 3:16-17 dice: “Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia“. Qué increíble experiencia debe haber sido ésa para el joven Mesías. No hay palabras para describir lo que significó ser ordenado y bendecido por el padre de esa manera. Pero note que el siguiente versículo dice: “Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo” (Mateo 4:1). ¿No es interesante que Jesús fue llevado directamente de la experiencia emocional más estimulante de su vida a una de las pruebas más terribles de todas las que habría de tener: una batalla de cuarenta días con Satanás? Observe, también, que ÉL no fue al desierto por casualidad, tampoco fue su idea ir allí. ¡Fue llevado por el Espíritu para ser tentado por el diablo! La agitación en la vida de Jesús sólo estaba comenzando.

 

En cierto sentido, todo su ministerio estuvo caracterizado por la fluctuación. Después de su difícil período en el desierto, comenzó a recibir la adulación de las multitudes, a medida que se divulgaba la noticia de que un “profeta” estaba en medio de ellos. ¿Puede imaginarse usted las escenas de histeria, cuando los enfermos y los deformes se empujaban unos a otros, tratando de llegar cerca de ÉL? Luego, los principales sacerdotes y los fariseos comenzaron a hacer planes para matar a Jesús. El se convirtió en un hombre odiado por ellos, y finalmente en un criminal al que querían quitarle la vida. Trataban de avergonzarlo y de intimidarlo en donde quiera que iba. De un lado, se manifestaba la alabanza de la gente común, y del otro, el rencor de los líderes religiosos. Veamos los acontecimientos relacionados con los últimos momentos de Jesús en la tierra. Mucha gente había ido a darle la bienvenida, a medida que se acercaba a la ciudad de Jerusalén, y lo recibieron, gritando: “¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor, el Rey de Israel!” Sin embargo, pocos días más tarde, ÉL tuvo la terrible experiencia de su persecución y su juicio. Las mismas personas que lo habían adorado, ahora gritaban pidiendo su ejecución. Después fue crucificado entre dos ladrones en el Monte Calvario. Tres días después, ese funesto día en la historia de la humanidad, fue seguido de las noticias más maravillosas de todas las que le han sido dadas a los seres humanos. Muy pronto, 120 discípulos recibieron el bautismo del Espíritu Santo en el Pentecostés, y nació la iglesia. Ese acontecimiento fue seguido por una increíble persecución de los creyentes y el martirio de muchos de ellos. Un día, había buenas noticias, y malas noticias el siguiente. Jacobo fue asesinado, pero Pedro fue rescatado.

 

Los primeros cristianos experimentaron momentos de gozo y momentos de tristeza, mientras trabajaban arduamente en el establecimiento de la iglesia. Lo que he tratado de demostrar por medio de las vicisitudes del ministerio de Jesús, es que no existe la estabilidad o la previsibilidad en este mundo imperfecto. Y es así también, para usted y para mí. Debemos esperar que nos ocurra lo que no esperamos, lo que no podemos ver, lo que nos irrite. Un día, podríamos estar muy por encima de los conflictos, y al siguiente pudiéramos estar arrastrándonos por los suelos. Así que, ¿de dónde proviene la estabilidad en un mundo como éste en el que todo está patas arriba? Sólo podemos encontrarla afianzando nuestra fe en el Señor, quien es inmutable y eterno, cuyas promesas nunca fallan y su amor es igual para todos. Nuestro gozo y nuestra esperanza pueden ser tan estables como la salida del sol, aunque los acontecimientos alrededor nuestro estén yendo de maravillosos a trágicos. Eso es lo que la Biblia nos enseña, y la paz de Dios siempre está a la disposición de todos los que escogen tenerla.

 

P4. A menudo he escuchado decir que Dios no nos abandonara cuando estamos experimentando pruebas dolorosas. Pero no sé qué es realmente lo que eso quiere decir. Usted nos ha mostrado que ÉL nos deja atravesar por momentos difíciles. ¿Qué podemos esperar de ÉL cuando nos encontramos en circunstancias llenas de tensión?

 

R4. Posiblemente me faltan las palabras necesarias para describir lo que les ocurre a los fieles en los momentos de crisis personal. Es casi indescriptible. Permítame decir, simplemente, que con frecuencia, en medio del caos el creyente fiel tiene un conocimiento íntimo de que Dios está presente y que aún él tiene control de la situación. Millones de personas han dicho que estaban conscientes de la presencia persistente del Señor cuando sus vidas estaban sistemáticamente deshaciéndose. En otras ocasiones, él nos permite ver evidencias de su amor en los momentos críticos.

 

Me acuerdo nuevamente de ese trágico día, en 1987, cuando mis cuatro amigos murieron en el accidente de un avión privado. Habíamos estado juntos la noche anterior, y yo había orado por la seguridad de ellos en el viaje de regreso a su hogar. El día siguiente, salieron para Dallas muy temprano por la mañana, pero nunca llegaron a su destino. Jamás podré olvidar la llamada telefónica en que nos dieron la noticia de que habían encontrado los restos del avión en un remoto cañón, pero no había ningún sobreviviente. Yo quería a esos hombres como si fueran mis hermanos, y su pérdida me golpeó muy fuertemente. Las cuatro familias me pidieron que hablara en sus funerales. Las muertes prematuras de hombres tan llenos de vitalidad, y a quienes yo y muchas otras personas amábamos profundamente, parecía pedir a gritos una explicación. ¿Dónde estaba Dios cuando sucedió el accidente? ¿Por qué permitió ÉL que ellos murieran? ¿Por qué tenía que despojar a sus familiares de hombres tan consagrados a Dios, y dejarles tambaleándose llenos de angustia y dolor? No había respuestas para estas dolorosas preguntas, y no fue mi intención contestarlas. Pero dije que Dios no había perdido el control sobre sus vidas, y quiere que todos confiemos en ÉL cuando nada tiene sentido. En esos momentos, la presencia del Señor fue muy real para todos nosotros.

 

Al salir ese día del santuario, hablé con los seres queridos y los amigos, que se habían reunido allí para decirles adiós. De pronto, alguien señaló al cielo, y exclamó: “¡Miren eso!” Suspendido, directamente sobre la torre de la iglesia, estaba un arco iris que tenía la forma de una sonrisa. Ese día no había llovido, y sólo había unas pocas nubes. Sin embargo, este hermoso y pequeño arco iris apareció sólo sobre la iglesia. Después nos enteramos que había estado flotando por allí durante la mayor parte del servicio funeral. Fue como si Dios estuviera diciendo a las viudas y a sus hijos angustiados: “Tengan paz. Ellos están conmigo, y todo anda bien. Sé que ustedes no comprenden, pero quiero que confíen en mí. Voy a cuidar de ustedes, y este arco iris es una señal para que ustedes lo recuerden”. Una de las personas que estaban allí de pie, tuvo la idea de sacar una foto del arco iris, que está impresa más abajo. Cuando la foto fue revelada, vimos lo que nadie pudo notar en ese momento. Como usted puede ver, hay un pequeño avión privado acunado cerca del centro del arco iris. Los escépticos y los incrédulos dirán que el arco iris y el avión son coincidencias que no tienen ninguna importancia espiritual. Esas personas tienen derecho a su opinión. Pero para cada miembro de las cuatro familias angustiadas, y por supuesto para mí, el Señor utilizó este fenómeno para comunicarnos su paz. El ha cumplido su promesa de cuidar de esas cuatro valerosas viudas y sus hijos. Hay otros ejemplos que necesito compartir. Sandra Lund y su familia sobrevivieron al huracán Andrés, en el sur de la Florida, al pasar toda la noche en un refugio. Entonces, el día siguiente por la mañana, regresaron a su hogar para encontrar que todo había sido destruido, con la excepción de algunas de las paredes interiores. Mientras la aturdida Sandra caminaba a través de los escombros, encontró una nota que había pegado con cinta adhesiva en la cocina. Todavía estaba allí en el lugar donde la había puesto, y decía: “He aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación”. En lo que quedaba de una de las paredes del baño, estaba otro versículo que ella había pegado allí: “Alabad a Jehová, porque él es bueno”. Sandra comprendió el mensaje. Finalmente, diré que yo experimenté la misma presencia del Señor en otra clase de tormenta. El día 15 de agosto de 1990, temprano por la mañana, estaba jugando un partido de baloncesto, como era mi costumbre. A la edad de cincuenta y cuatro años, yo pensaba que estaba en muy buenas condiciones físicas. Hacía poco que había tenido un examen médico y se me había informado que tenía una salud excelente. Podía jugar baloncesto todo el día con hombres veinticinco años más jóvenes que yo. –

 

Pero esa mañana me esperaban sorpresas desagradables. Me encontraba a sólo unos pocos metros de donde, hacía unos dos años, el famoso jugador de baloncesto Pete Maravich había muerto en mis brazos. (Ahora ese gimnasio es un lugar santo para mí, como usted podrá comprender.) De repente, sentí un dolor ligero en el centro del pecho. Pedí a mis amigos que me disculparan porque no me sentía bien. Luego, imprudentemente maneje mi auto hasta una clínica de emergencias, donde fui admitido. A propósito, este era el mismo hospital, donde unos veinticuatro años antes, habían llevado a mi padre después de tener un ataque cardíaco. Así comenzaron diez días que cambiarían mi vida. Es una gran sorpresa para un hombre que aún cree que es un estudiante universitario, el darse cuenta que está mirando la muerte cara a cara. Llevó algún tiempo para que ese pensamiento penetrara en mi mente. Pasé mi primera tarde en la unidad de cuidados cardíacos, escribiendo un nuevo libro que estaba escribiendo junto con Gary Bauer, titulado: Children at Risk [Niños en peligro]. Las enfermeras pegaron en la pared, con cinta adhesiva, cinco posibles cubiertas para el libro, y a medida que los miembros del personal del hospital entraban en la habitación, les pedía que votaran a favor de una de ellas. Estuve escribiendo durante toda la tarde. Pero cuando a eso de la medianoche llegó el informe de las enzimas, y confirmó que el músculo del corazón había sufrido cierto daño, me di cuenta de que me encontraba en un problema bastante grave. Más tarde, quedó confirmado que la arteria izquierda descendente anterior, a la que los cardiólogos le dan el nombre de “la creadora de viudas”, estaba completamente obstruida. Miembros del personal del hospital vinieron a mí de todas partes. Me llenaron de tubos y comenzaron a suministrarme medicamentos intravenosamente. Durante toda la noche, una máquina automática para chequear la presión de la sangre se ponía a funcionar frenéticamente cada cinco minutos, y una enfermera me sugirió con mucha delicadeza que no me moviera, a menos que fuera absolutamente necesario. Todo eso hace que cualquiera preste atención. Mientras estaba allí acostado en la oscuridad, escuchando el sonido intermitente del osciloscopio, comencé a pensar muy claramente en las personas que amo, y en cuáles son las cosas verdaderamente importantes. Afortunadamente, el daño que sufrió mi corazón resultó ser leve, y me he recuperado por completo. Todas las mañanas, cada día de la semana, hago ejercicios por una hora, y estoy comiendo alguna de la mejor comida que uno puede comer. Yo era un adicto a comidas poco nutritivas, y todavía no me siento muy animado acerca de comer coliflor, alfalfa, calabaza y otras cosas que hace algunos años me habrían dado náuseas. Ni aún estoy convencido de que fue la idea de Dios que los hombres hechos y derechos tengamos que comer como si fuéramos conejos y ardillas. Seguramente que hay un lugar en su plan para cosas como enchiladas, pizza, pasteles y helados. Sin embargo, estoy obedeciendo las reglas del juego. Mi dieta ha sido planeada por algunas de las especialistas en nutrición más pequeñas que he visto, que tienen la apariencia de alguien que jamás en su vida ha comido una verdadera comida. Quiero decirle que esta es una historia triste, pero por seguro me siento maravillosamente. Deme el yogur, por favor.

 

Durante los últimos nueve días que pase en la unidad de cuidado cardíaco, estuve muy consciente de las consecuencias de mi enfermedad. Yo había visto cómo mi padre y cuatro de sus hermanos habían muerto de la misma enfermedad. Comprendía plenamente que mi tiempo en este mundo podía estar llegando a su fin. Sin embargo, sentía la clase de paz inexplicable que describí anteriormente. Había miles de personas que estaban orando por mí en todo el país, y parecía estar sumergido en la presencia del Señor. Había llevado mi vida de tal manera, que estaba preparado para ese momento, y sabía que mis pecados habían sido perdonados. Ese es un conocimiento de gran valor cuando todo está en peligro. No obstante, hubo un breve período en el que mi confianza comenzó a derrumbarse. El día antes que el doctor me diera de alta, me hicieron una angiografía para determinar la condición de mi sistema arterial y la extensión del daño sufrido por el corazón. El primer informe de ese examen fue mucho más alarmante de lo que más tarde se confirmó que debía ser, y los inquietantes resultados no pasaron inadvertidos para mí. Noté la preocupación en los rostros de los técnicos. Vi a una joven doctora, japonesa, leer el informe y luego la escuché murmurar: “Oh, eso no está bien”. Para mí, fue como si hubiera dicho: “Esto va a causarle la muerte a usted”. Me llevaron de regreso a mi habitación, y me dejaron allí, donde me puse a pensar en qué sería lo que me estaba ocurriendo. Por primera vez durante esa larga y terrible experiencia, me llené de ansiedad. La medicina moderna puede aterrorizar a las mismas personas que trata de ayudar, a medida que los informes del laboratorio y los diagnósticos provisionales van llegando poco a poco. Uno puede adaptarse a cualquier cosa si se le da tiempo para hacerlo. Es la incertidumbre lo que agita los nervios. Me encontraba así meditando mientras esperaba que mi cardiólogo viniera a verme. Fue en ese momento que hice una oración breve y falta de elocuencia, desde lo más profundo de mi ser. Dije: “Señor, tú sabes dónde estoy ahora. Y tú sabes que me siento muy perturbado y solo. ¿Quieres enviar a alguien que me pueda ayudar?” Poco después, mi buen amigo el doctor Jack Hayford, pastor de la Iglesia en el Camino, de Los Ángeles, entró inesperadamente por la puerta. Muchos de ustedes le conocen por medio de sus libros y su ministerio en la televisión. Nos saludamos afectuosamente, y luego le dije: -Jack, tu iglesia está en el otro lado de la ciudad. ¿Por qué tomaste tiempo para venir a verme hoy? Nunca olvidaré su respuesta. Me dijo: -Porque el Señor me dijo que te sentías solo. Esa es la clase de Dios al que nosotros servimos.

 

Amorosamente envió a ese buen hombre a visitarme, antes que yo pidiera ayuda. Ahora bien, es verdad que no siempre el Señor resuelve nuestros problemas instantáneamente, y que a veces nos permite andar en valle de sombra de muerte. Finalmente, todos haremos ese viaje. Pero ÉL está con nosotros aun en los momentos más sombríos de nuestras vidas, y jamás podremos escapar de su infinito amor. Su amor me cubrió totalmente durante mi hospitalización, incluso en los momentos más tenebrosos. Los versículos 23 al 26 del Salmo 73 significaron tanto para mí durante mi convalecencia. Creo que usted comprenderá por qué. Dicen así: “Con todo, yo siempre estuve contigo; me tomaste de la mano derecha me has guiado según tu consejo, y después me recibirás en gloria. ¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti? Y fuera de ti nada deseo en la tierra. Mi carne y mi corazón desfallecen; mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre”.

 

P5. ¿Cree usted que el Señor todavía hace milagros, o ha pasado la época de su  intervención sobrenatural?

 

R5. No tengo ninguna duda de que aún ocurren milagros todos los días, aunque como dije anteriormente, desconfío de las personas que tratan de presentarlos como si fueran algo común y que podemos recibir cuando nosotros queramos. He tenido el privilegio de presenciar algunas increíbles evidencias del poder de Dios en mi vida, y en la experiencia de personas muy cercanas a mí. Uno de los acontecimientos más milagrosos le ocurrió a mi amigo Jim Davis, cuando él y su familia visitaron el Parque Nacional de Yellowstone, en 1970. Poco después de eso, Jim fue nuestro invitado en uno de los programas de “Enfoque a la Familia”, y compartió esa experiencia con nuestros oyentes. Lo que sigue son, más o menos, las palabras que él dijo en esa ocasión: Mi esposa y yo nos criamos en hogares cristianos, en los que se nos enseñó el poder de la oración. Pero no llevábamos vidas muy dedicadas a Dios. No orábamos juntos ni teníamos momentos de devoción en el hogar. Pero un día, ella hizo una entrega maravillosa de sí misma al Señor, y desde ese momento se puso a orar por mí. Me compró una Biblia, y empecé a estudiar la Palabra de Dios. Un cambio comenzó a ocurrir en mi corazón, pero aún no había madurez espiritual en mi vida.

 

Ese verano, fuimos de vacaciones con otras cuatro parejas, al Parque Nacional de  Yellowstone El día siguiente, varios de estos amigos se fueron de pesca en un bote de aluminio, y una de las señoras pescó una trucha. Ella se inclinó para agarrar al pez con una red, y se le cayeron los anteojos, los cuales se hundieron inmediatamente hasta el fondo del lago. Como era el comienzo de sus vacaciones, se sentía muy disgustada por esa pérdida, y no podía manejar o leer sin sus anteojos. También le daban unos dolores de cabeza muy fuertes cuando no los usaba. Esa noche, todos estaban hablando de los anteojos, y de cuán lamentable era que se hubieran perdido. Entonces mi esposa dijo:”No hay problema. Jim es un gran buzo. El va a bucear y los encontrará”. “¡Oye! Muchísimas gracias”, le dije. “¿Sabes que el Lago de Yellowstone tiene 276 kilómetros de orilla, y todos los árboles se ven exactamente iguales? No hay ninguna manera en que pueda determinar dónde estaban ustedes cuando se cayeron los anteojos. Además, el agua está demasiado fría, unos diez grados centígrados. Ni siquiera le permitirían a uno esquiar en el agua allí. Y no tengo un traje de buzo, sólo un par de aletas y un tubo de respiración”. Mis objeciones cayeron en saco roto. Ella me dijo en privado que tenía la intención de orar para que el Señor me ayudara a encontrar los anteojos. Pensé: Sí, seguro. El día siguiente por la mañana, nos metimos en el bote y nos dirigimos aproximadamente a un kilómetro de la orilla del lago. -Bueno, ¿dónde creen ustedes que se cayeron los anteojos -pregunté.

 

Me parece que fue por aquí -dijo alguien. Pues bien, me metí en el agua, y estaba helada. Me agarré de una soga, y el bote me arrastró por la superficie, mientras miraba hacia el fondo. El agua tenía una profundidad de más o menos tres metros, y era transparente como el cristal. Avanzamos unos quince metros en línea recta, y después regresamos haciendo otra línea igual. Después de haber estado buscando de esta manera, como por veinte minutos, estaba congelado hasta los huesos. Hice una pequeña oración, diciéndole al Señor: Señor, si tú sabes dónde están esos anteojos, de veras desearía que me lo dijeras. No estaba convencido de que ÉL sabía dónde estaban. Ese es un lago muy grande. Pero una suave voz en mi mente, dijo: Sé exactamente dónde están. Súbete al bote, y te guiaré hasta ellos. Bueno, no le dije a nadie acerca de este mensaje, porque me sentía muy avergonzado para decirlo. Pero unos veinte minutos después, estaba temblando de frío, y dije: Señor, si todavía sabes dónde están los anteojos, me subiré al bote. Les grite a mis amigos, y les dije: “Estamos en el lugar equivocado. Están allá”. Me subí al bote y señalé a un lugar al que pensé que el Señor me estaba diciendo que lo hiciera. El conductor dijo: “No, nosotros no fuimos tan lejos”. Pero seguimos yendo, y dije: “Para aquí mismo. Este es el lugar”. Me tiré de nuevo al agua, y miré hacia abajo. Estábamos justamente encima de donde estaban los anteojos. Me  sumergí hasta el fondo, y subí de nuevo trayendo el premio. Esa fue una de las más claras respuestas a la oración, que he recibido en mi vida, y me avivó espiritualmente. También fue un testimonio increíble para mi esposa y para todos mis amigos. Y jamás olvidaré esos brillantes anteojos en el fondo del Lago del Parque Yellowstone. A pesar de lo sorprendente que es esta historia, puedo asegurar su autenticidad según la relató Jim. Existen muchos testigos que recuerdan ese día extraordinario en el Lago de Yellowstone. Lo que no sé es por qué el Señor escogió revelarse de esa manera, o por qué no lo hace más frecuentemente. Desde luego, ÉL tiene planes y propósitos que nosotros no conocemos. No puedo dejar de relatar otro incidente que es uno de los ejemplos más interesantes de la intervención de Dios, que he escuchado en mi vida. Ocurrió en 1945, poco antes de que acabara la Segunda Guerra Mundial. Un joven pastor asistente, llamado Cliff, y su novia Billie, estaban deseosos de casarse, aunque tenían muy poco dinero. Se las arreglaron para reunir poco a poco suficiente dinero para tener una boda sencilla y dos pasajes para ir a una ciudad donde le habían pedido a él que junto con un amigo dirigiera unas reuniones de avivamiento. Ellos pensaron que al combinar esa responsabilidad con su luna de miel, podrían salir adelante. Hicieron planes para alojarse en un hotel de un centro turístico cercano. Después que bajaron del tren que les llevó hasta esa ciudad, tomaron un autobús que les condujo hasta el hotel, para encontrar solamente que los militares habían tomado posesión de éste con el fin de usarlo como un centro de rehabilitación. Ya no estaba disponible para alojar a ningún huésped. Así que, allí estaban, solos en una ciudad desconocida, con nada más que unos pocos dólares. Lo único que podían hacer era tratar de ser llevados por alguno de los vehículos que pasaban por una carretera cercana. Muy pronto se detuvo un auto junto a ellos, y el chofer les preguntó a dónde querían ir. “No sabemos”, dijeron, y le explicaron la situación difícil en que se encontraban. El hombre fue muy comprensivo, y les dijo que tal vez podía hacerles una sugerencia. A unos pocos kilómetros más adelante se encontraba una tienda de comestibles, que era propiedad de una señora a la cual él conocía. Ella tenía un par de habitaciones disponibles en el piso de arriba, y pudiera ser que les permitiera permanecer allí sin que les costara mucho. Ellos no se encontraban en una posición en la que podían darse el lujo de escoger. La señora les alquiló una habitación por cinco dólares. Durante el primer día que estuvieron allí, la nueva esposa se pasó la tarde practicando en el piano, y Cliff tocando el trombón que había traído con él. La dueña de la tienda estaba meciéndose en un sillón, mientras escuchaba la música. Cuando se dio cuenta de que eran cristianos, le habló de ellos a una amiga, quien les invitó a pasar el resto de su luna de miel en su casa.

 

Algunos días después, esta señora les dijo que un joven evangelista iba a hablar en una reunión juvenil en un centro cristiano de conferencias que estaba cerca de su casa, y les invito a asistir. Sucedió que esa noche quien regularmente dirigía los cantos se encontraba enfermo, y le pidieron a Cliff que se encargara de la música para el servicio. ¡Esa fue una ocasión histórica! El evangelista resultó ser el joven reverendo Billy Graham, y el joven recién casado era Cliff Barrows. Los dos se conocieron esa noche, y entre ellos quedó formada una sociedad que duraría toda la vida. Como todos los cristianos saben muy bien, Cliff y su esposa Billie, han sido miembros de la Asociación Evangelística de BilIy Graham desde esa noche y han sido usados por el Señor en miles de cruzadas alrededor del mundo. Me imagino que Paul Harvey diría: “Y ahora usted conoce… el resto de la historia”.

¿No es increíble todo lo que el Señor hizo para juntar inseparablemente a estos dos hombres, como miembros del mismo equipo? Algunas personas dirían que ese encuentro fue una coincidencia, pero no estoy de acuerdo. Reconozco la mano de Dios cuando la veo. ¿Ocurren aún milagros como ocurrían en los tiempos bíblicos? Sí, pero suelen ocurrir de tal manera como para proteger la necesidad de la fe. Incluso las personas que son testigos de los mismos deben escoger creer o no creer en su realidad. ¡Yo he decidido creer!

 

P6. Cada vez que los cristianos hablan del dolor y el sufrimiento, podemos contar con que alguno citará Romanos 8:28, donde dice: “Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito” (LBLA). Pero, ¿cómo puede ser eso literalmente cierto? Usted ha admitido que los cristianos experimentan la misma clase de sufrimientos que los incrédulos. Así que, ¿cómo podemos decir que de alguna manera todas sus dificultades “les ayudan a bien”?

 

R6. En primer lugar, debemos notar que el apóstol Pablo no dijo que todas las cosas son buenas. El no estaba pretendiendo que la muerte, las enfermedades, y el dolor son cosas realmente positivas disfrazadas. Pero sí dijo que Dios ha prometido tomar estas aflicciones y producir algo bueno con ellas. Mientras que lo que me suceda esté dentro de la voluntad perfecta de mi Padre, no tengo ningún motivo para temer, aunque me costara la vida. Uno de los artículos de nuestra declaración de fe es que podemos confiar en que Dios hará lo que es mejor para nosotros, aunque parezca contrario a nuestros deseos o a las actitudes que prevalecen hoy en día. Contestaré esta pregunta de una manera distinta. Las leyes de la física nos dicen que jamás se pierde la energía que existe en el universo. Sencillamente, se transforma de un estado o condición a otro. Así ocurre con las experiencias de los seres humanos. Nada se pierde jamás totalmente. Dios usa cada acontecimiento para cumplir sus propósitos. Por ejemplo, en el primer capítulo mencioné que Jim Elliot y sus compañeros fueron matados con lanzas por los indios huaorani en el Ecuador. Su sacrificio pareció ser una terrible tragedia y un completo desperdicio de vidas humanas. Sin embargo, en el plan de Dios había un propósito. En los años siguientes, cada uno de esos indios llegó a conocer a Jesucristo como su Salvador personal. El evangelio fue firmemente sembrado entre todos los miembros de su tribu. Así que, Elliot y los demás misioneros que eran sus compañeros se regocijarán por toda la eternidad junto con los hombres que les quitaron la vida. Eso cooperó “para bien”. Por lo tanto, debemos interpretar Romanos 8:28 desde esta perspectiva eterna, en vez de hacerlo desde un punto de vista temporal y apegado a la tierra. Existen muchos otros ejemplos. ¿Recuerda usted la muerte de Esteban, el primero de los mártires cristianos en los días que siguieron a la crucifixión de Jesús? ¿Qué se logró para Dios por medio de la terrible muerte de este fiel apóstol, que fue matado a pedradas? Bueno, fue causa de que los primeros creyentes huyeran de la persecución romana. Y por dondequiera que ellos fueron, llevaron las noticias de la muerte y la resurrección de Jesús hasta los lugares más remotos del mundo conocido en esos tiempos. La “iglesia” fue plantada en una innumerable cantidad de comunidades y ciudades donde las Buenas Noticias no habrían llegado de otra manera.

 

Permítame citar un ejemplo con el cual podemos relacionarnos más fácilmente. Hace algunos meses, recibimos una llamada telefónica, del señor Greg Krebs, aquí en Enfoque a la Familia. El quería hacerme llegar un mensaje, y lo siguiente es lo que le dijo a uno de nuestros encargados de contestar las llamadas. El señor Krebs y su esposa tienen un hijo de veintiún años de edad, llamado Chris, al cual les habían aconsejado que lo abortaran antes de nacer. Ellos decidieron permitirle tener vida, pero nació con parálisis cerebral, y también es extremadamente retardado. Sus padres no se arrepienten de su decisión de haberle traído al mundo, porque ellos creen que la vida de todos los seres humanos es valiosa. Están muy agradecidos por su hijo, quien ha tocado sus vidas en maneras maravillosas. “Dios lo ha usado tal como él es”, dijo el señor Krebs. Luego contó algo que había sucedido cuando Chris tenía sólo siete años. Dijo: “Durante ese tiempo, mi esposa trabajaba en un hospital, y un día en que fui a buscarla llevé a Chris conmigo. Como tardaba en salir, Chris y yo la esperamos en una de las salas familiares. Había otro hombre allí, que no estaba bien vestido. En realidad, olía un poco mal. Fui al lugar de las enfermeras, para preguntar cuánto más tardaría mi esposa, y cuando regresé vi a Chris sentado junto a aquel hombre, quien estaba sollozando. Me puse a preguntarme qué le habría hecho Chris para haberle ofendido, y comencé a pedirle disculpas”. “‘Siento mucho que mi hijo le haya ofendido’, le dije”. “El hombre respondió: ‘¿Ofenderme? ¿Ofenderme? Su hijo es la única persona que me ha abrazado en los últimos veinte años!’ “En ese momento, me di cuenta de que Chris tenía un amor como el de Cristo hacia aquel hombre, mayor que el mío”. Gracias, señor y señora Krebs, por amar y valorar a su hijo a pesar de sus limitaciones. Estoy completamente de acuerdo en que no hay nadie “inservible” en el sistema de valores de Dios. El nos ama a todos igualmente, y él usa a todas las personas, incluso a las que están extremadamente retardadas, para cumplir alguna parte de su propósito. El también usará el dolor que sintamos, aunque no siempre podamos entenderlo inmediatamente. Para repetir mi tesis, diré que cuando nos sometemos a la voluntad soberana de Dios podemos decir con confianza que “todas las cosas”, sí, “todas las cosas”, “cooperan para bien… para los que son llamados conforme a su propósito”

 

 

Dr. James Dobson.
Share Button
  1. liglesias says:

    EN LA PALABRA DE DIOS NOS ENSEÑA QUIENES VERDADERAMENTE SERAN SALVOS DE LA IRA VENIDERA ” EN APOCALIPSIS CAP 14 Y VERS. 12 AQUI ESTA LA PACIENCIA DE LOS SANTOS LOS QUE GUARDAN LOS MANDAMIENTOS DE DIOS Y LA FE DE JESUS. EN EL EVANGELIO DE 1JUAN 1:3 Y EN ESTO SABEMOS QUE NOSOTROS LE CONOCEMOS SI GUARDAMOS SUS MANDAMIENTOS 1:4 EL QUE DICE YO LE CONOZCO Y NO GUARDA SUS MANDAMIENTOS EL TAL ES MENTIROSO Y LA VERDAD NO ESTA EN EL 1:5 PERO EL QUE GUARDA SU PALABRA EN ESTE VERDADERAMENTE EL AMOR DE DIOS SE HA PERFECCIONADO POR ESTO SABEMOS QUE ESTAMOS EN EL 1:6 EL QUE DICE QUE PERMANECE EN EL DEBE ANDAR COMO EL ANDUVO EN MARCOS 6:1 SALIO JESUS DE ALI Y VINO A SU TIERRA Y LE SEGUIAN SUS DISCIPULOS 6:2 Y LLEGADO EL DIA DE REPOSO COMENZO A ENSEÑAR EN LA SINAGOGA Y MUCHOS OYENDOLE SE ADMIRABAN.. IGLESIA DEBEMOS COMENZAR A CREER QUE TODA SU INSTRUCCIÓN ESCRITA EN LAS SANTAS ESCRITURAS ES PARA OBEDECER PORQUE SE CONGREGAN EN DOMINGO SI JESUS LO HACIA EN SABADO Y PORQUE SE HA CREIDO MAS AL HOMBRE QUE HA DIOS DIOS DICE ESCUDRINAD MI PALABRA MEDITAR Y VIVIR COMO DIOS QUIERE DEJEMOS TODA DOCTRINA DE ENGAÑO QUE HASTA HOY SIGUE VAYAMOS A PALABRA DE DIOS PARA NO SEGUIR LASTIMANDO EL CORAZON DE DIOS Y ENVIE SU IRA TAMBIEN SOBRE SU IGLESIA HAY QUE NACER DE NUEVO PARA CREERLE A DIOS Y COMENZAR UNA RELACION DE OBEDIENCIA Y HUMILDAD CON MANCEDUMBRE SHALOM

    • Isidro L. (ilzar) says:

      Con todo el respeto que se merece como ser humano, le hago la siguiente pregunta: ¿Es usted adventista?
      ¿O sabatico?.

  2. La descalificacion NO nos CONDUCE HACIA NUESTRO PADRE SOMOS TODOS HIJOS DE DIOS mas alla de toda religion el señor no vendra por religiosos ellos lo expulsaron de sus iglesias dios no se agrada que sus hijos se confronten solo quiere que se amen, hoy hay mucha gente en las iglesias que su corazon no arde cuando siente a cristo por que no miran las cosas de dios miran al de al lado que pena es por esto que dios sufre por nosotros el espiritu nos llevara a toda verdad mejor piensemn en entregar su mente, su boca y su corazon al sr y el obrara y mostrara grandes misterios que me ha mostrado a mi con mucha humildad lo dijo y perdonen si soy dura pero jesus viene pronto y la gente aun preocupandose de cosas del mundo cuando conoci al cristo deje de amar el mundo y las cosas del mundo eso es lo quie quiere dios union, amor, justicia e igualdad dios nos ayude dia a dia BENDICIONES:)

    • Isidro L. (ilzar) says:

      Hermana Patricia:

      Yo no estoy descalificando a nadie, pues no tengo autoridad para hacerlo, le pregunto al que emitio el primer comentario si es sabatico o adventista, por el hecho de que dice el porque nos congregamos el domingo si Jesús lo hacia en sábado.
      Perdone que la contrarie, pero no todos son hijos de DIOS, ¿O me va a decir que aquel que niega la deidad de Cristo es hijo de DIOS? ¿O me va a decir que aquel que adora imagenes o se postra ante ellas, es tambien hijo o hija de DIOS?
      NO se trata de ser duro o dura, se trata de saber quien es Hijo de DIOS y quien no, o al menos quien dice serlo y quien con sus hechos lo niega.

      ¿Por que que comunión hay entre la luz y las tinieblas? Ninguna comunión hay.

      Si a usted le da igual saber con quien se relaciona, sin que le importe su “religión” (como usted dice), es decisión suya.
      Yo no me conduzco igual, a mi me importa saber si tal o cual persona tiene a Cristo en su corazón, y que sepa que Cristo se llevara muy pronto a su pueblo de esta tierra. Si la persona se queda con los ojos abiertos y con cara de ¿¿¿¿WHATTTT????, eso me da pauta a decir que en la biblia nos dice que Jesus viene por su pueblo antes de que pasen cosas terribles, le presento el evangelio de Jesus, y si me dice que es testigo de jehova o sabatico o mormon, pues le insto a que lea bien las escrituras y que no se deje influenciar por nadie, por que muchos solo aceptan lo que les dice su pastor, su guia espiritual, o como quiera llamarle, sin que escudriñen la biblia, o se preocupen por saber si lo que el pastor les dice esta bien dicho.

      ¿Usted no cree que si los catolicos leyeran su biblia y la escudriñaran a fondo, se enterarian que para DIOS el hecho de adorar otros dioses, es abominable para EL? La mayoria va a misa los domingos, y con que escuchen el sermón, y den su ofrenda, creen que con eso ya se tienen ganado el cielo….Que tontería mas grande!!!!

      ¿Por que cree usted que la biblia dice: Maldito el hombre que confia en el hombre”?

      Que DIOS le guarde.

      Shalom.

  3. Que lastima nadie entiende lo que realmente quiere nuestro padre de nosotros sigue con las religiones como si jesus vendra por un cartel creo que no, sigan peleando y perdiendo el tiempo en tonterias yo orare, ayunare y hare lo que sea para que jesus haga su voluntad y mi padre que esta en los cielos si lo ofendi le pido disculpas pero no estoy para esto yo sirvo a mi padre nada mas yo quiero agradarlo a el no al hombre.El sr ve el corazon y si leo la biblia pero el sr me ha rebelado muchas cosas. y el no se agrada de esto. Bendiciones.

  4. Jorge Cabrera says:

    Reciba usted mis cordiales saludos, mediante la presente, para llegar a usted con el problema que vengo atravezando, pues me gustaria que me ayude porfavor.

    Estoy casado hace 12 años, pues tengo un hijo de esa edad, yo tengo 36 años, mi esposa tiene 31 años de edad, los primeros años de matrimonio fueron maravillosos,alli fue cuando conoci al Señor gracias a ella,que para unos años mas tarde me aleje del Señor por un descuido que ahora lamento mucho, ya hace aproximadamente hace 4 años me desucide economicamente de mi hogar, y empeze a depender de ella, yo giraba al rededor de ella, y eso fue fatal, mi relacion se convirtio en ua monotomia, en una rutina, deje de ser interesante, por el contrario me converti en una persona conformista, tanto economicamente como sentimentalmente, fui muy predecible.

    Ahora hace 8 meses que me entere que mi esposa empezo un romance con un jovencito menor que ella, compañero de su centro de trabajo, y desde hace 4 meses que ya ella se encuentra fuera de nuestro hogar con mi hijo, aun no vive con este joven, pero estoy seguro que su romance aun continua, yo gracias a este problema en mi vida volvi a los caminos de Señor, y ahora no se que hacer yo amo a mi esposa, el tiempo sigue pasando y ella no da señales de acercamiento, yo vivo solo, pero aun mantengo comunicacion por mi hijo con ella, e incluso aun le he pedido que vuelva conmigo y restauremos nuestro matrimonio pero ella sigue en su desicion, Que hago Doctor Dobson, ayudeme por favor.

    Saludos.

    JORGE

    Ella el año pasado en agosto me dice que queria que nos separemos, yo no lo comprendi, me deje llevar por mis emociones, me traicionaron y me desespere, no sabia como manejar esta situacion, y obte por colocar un programa (Keyloger) en mi ordenador y descubrí que ella tenia conversaciones muy cariñosas con otra persona, era su compañero de trabajo, una persona mucho menor que ella, para ello la encare sobre esta situacion y me dijo que si, le parece una persona muy interesante y que quisiera darle una oportunidad en su vida, por que yo la desepcione totalmente, se fue de la casa en el mes de noviembre se llevo a mi hijo, que en verdad no me parece mal, ella vive solamente con mi hijo, yo la amo, quisiera tenerla de nuevo junto a mi, pero en el transcurso de estos meses comprendí que si eso deseo, debe ser por que ella asi lo quiere, porque de lo contrario no sera justo para mi, pues ella seguiria pensando en esta persona y quien sabe si a lo mejor se puedan seguir viendo a escondidas.

  5. Dr. James Dobson.

    Reciba usted mis cordiales saludos, mediante la presente, para llegar a usted con el problema que vengo atravezando, pues me gustaria que me ayude porfavor.

    Estoy casado hace 12 años, pues tengo un hijo de esa edad, yo tengo 36 años, mi esposa tiene 31 años de edad, los primeros años de matrimonio fueron maravillosos,alli fue cuando conoci al Señor gracias a ella,que para unos años mas tarde me aleje del Señor por un descuido que ahora lamento mucho, ya hace aproximadamente hace 4 años me desucide economicamente de mi hogar, y empeze a depender de ella, yo giraba al rededor de ella, y eso fue fatal, mi relacion se convirtio en ua monotomia, en una rutina, deje de ser interesante, por el contrario me converti en una persona conformista, tanto economicamente como sentimentalmente, fui muy predecible.

    Ella el año pasado en agosto me dice que queria que nos separemos, yo no lo comprendi, me deje llevar por mis emociones, me traicionaron y me desespere, no sabia como manejar esta situacion, y obte por colocar un programa (Keyloger) en mi ordenador y descubrí que ella tenia conversaciones muy cariñosas con otra persona, era su compañero de trabajo, una persona mucho menor que ella, para ello la encare sobre esta situacion y me dijo que si, le parece una persona muy interesante y que quisiera darle una oportunidad en su vida, por que yo la desepcione totalmente, se fue de la casa en el mes de noviembre se llevo a mi hijo, que en verdad no me parece mal, ella vive solamente con mi hijo, yo la amo, quisiera tenerla de nuevo junto a mi, pero en el transcurso de estos meses comprendí que si eso deseo, debe ser por que ella asi lo quiere, porque de lo contrario no sera justo para mi, pues ella seguiria pensando en esta persona y quien sabe si a lo mejor se puedan seguir viendo a escondidas.

    Ahora hace 8 meses que me entere que mi esposa empezo un romance con un jovencito menor que ella, compañero de su centro de trabajo, y desde hace 4 meses que ya ella se encuentra fuera de nuestro hogar con mi hijo, aun no vive con este joven, pero estoy seguro que su romance aun continua, yo gracias a este problema en mi vida volvi a los caminos de Señor, y ahora no se que hacer yo amo a mi esposa, el tiempo sigue pasando y ella no da señales de acercamiento, yo vivo solo, pero aun mantengo comunicacion por mi hijo con ella, e incluso aun le he pedido que vuelva conmigo y restauremos nuestro matrimonio pero ella sigue en su desicion, Que hago Doctor Dobson, ayudeme por favor.

    Saludos.

    JORGE

    • PuertoMadero says:

      Estimado hermano , le agradecemos que contara su testimonio, nosotros compartimos estudios de diferentes ministros de Dios ,el doctor Dobson fue seleccionado para edificar a nuestros hermanos ,no tenemos contacto personal con él, pero este mensaje estará en nuestra página y en el área de petición de oración para que puedan orar por esta situación, yo puedo decirle que a veces no entendemos los planes de Dios ,pero sabemos que todas las cosas que vivimos nos ayudan a crecer y esforzarnos más; a parecernos a Cristo que es el propósito principal ,pues con ello nuestras luchas tienen sentido, sin ninguna duda Dios está en control de todo esto que le afecta y Él le ayudará a usted y familia , Dios les bendiga y por favor no deje de orar y seguir buscando cada día más el amor de Dios.

      Este es el link del grupo de oración y donde he trasladado esta situación:

      http://elregresa.net/grupo-de-oracion-e-intercesion/comment-page-1/#comment-76478

  6. Alexandra UM says:

    Buenos Días

    Doctor Dobson

    Cordial Saludo

    Tengo 32 años con una hermosa hija de 6 años de edad, llevo 3 años de separada del papá de mi hija, y aun no lo he superado del todo.

    hace tres años para el mes de septiembre el tomo la decisión de irse de la casa por que no me quería y nunca me quiso esa fue la razón que me dio y me dijo que el oraba a Dios para amarme pero no era capaz; palabras que marcaron mi vida, nosotros vivíamos en unión libre, yo vengo de una familia muy tradicional y deseaba casarme, por eso unos meses atrás decidimos preparar todo para casarnos pero este sr me dejo casi en la puerta de la iglesia, le rogué que no nos dejara, esta situación desarmo emocionalmente a toda la familia, después me entere de que había otra mujer, el ha trabajado siempre fuera de la casa en otras ciudades y venia cada 8 a 15 días, y en esos descansos se la pasaba en el computador hasta altas horas de la noche, pero siempre con la escusa de que tenia mucho trabajo y estudiando, cosa que siempre le critique.

    después de un 8 meses de que el se fuera me hice un poco la idea y me aleje de el no lo buscaba, pero el comenzó con un juego cuando quería me decía que el me amaba y después me desprecia con odio no se que le hice y así acido hasta este momento.

    me considero una mujer muy dedicada a mi familia, trabajadora y ante todo respeto mi hogar, claro se que tengo errores como todos.

    yo realmente he entregado mil veces esta situación en manos de Dios, pero mi corazón sigue destrozado no soy feliz, me desquito con mis padres en especial con mi mamá y mi hija, siento que soy lo peor, siento que mi vida no tiene sentido.

    ayúdeme por favor

    Atentamente,

    Alexandra

    • Mis saludos Alexandra y Bienvenida al Blog.

      Aquí no tendrás respuesta del Dr. Dobson, sólo tenemos este estudio de él, enseñanzas de la Palabra de Dios para edificación de toda persona y familia que busque el mejor consejo en el Señor a través del Espíritu Santo de Dios.
      Por ello pidiendo a nuestro Dios su guía me atrevo a responderte de la mejor forma que pueda.

      Tu dices que vienes de una familia conservadora, pero no se si tu creencia es cristiana, si has entregado tu vida al Señor; sabes Alexandra nosotros tenemos un Dios maravilloso que responde y da todo lo que nosotros necesitamos, muchos de nosotros de los hermanos cristianos, hemos tenido diferentes formas de haber conocido a Dios pero cuando hemos tenido esa experiencia personal con el Señor real y única nunca más queremos apartarnos de Él, porque conocemos lo que es andar sin Él, sin dirección y todos nosotros hemos andado así. Alexandra ahora que conocemos a Dios todo se lo entregamos a Él, si tenemos dudas oramos y confiamos que Dios nos indicará el camino a seguir y así sucede, si necesitamos saber si la persona que amamos, es la persona correcta para nosotros también vamos a tener respuesta, pero todo lo que le pidamos a Dios nos lo dará en el tiempo de Él, debemos esperar en Él; ahora tu me cuentas que esta persona, no ha tenido un buen trato contigo, que vivía contigo, nunca se comprometió como un hijo de Dios lo hace, también te dijo que trataba de amarte pero no podía, sabes Alexandra una persona que conoce a Dios sabe que un verdadero cristiano, hijo de Dios no anda por su carnalidad, dominado por su alma (emociones, sentimientos, voluntad propia), eso lo hacíamos cuando éramos del mundo; ahora cuando sabemos que tenemos la persona correcta a nuestro lado decidimos amarle, también decidimos obedecer a Dios, es una decisión permanecer en Dios y contar con Él en todo; también cuando tenemos una familia, ya que hay una hija de por medio, si él primeramente amara a Dios, podría comprometerse en matrimonio y darle un hogar a su hija estable y no andar fluctuando de emoción en emoción, sentimientos carnales; creo querida Alexandra que él no te conviene como pareja, sólo tendrás dolor junto a él, porque así ha sido hasta ahora, si esta persona empezó a jugar contigo, quizá cuando estaba solo te quería, pero después te rechazaba; eso es estar guiado por la carne, por pasiones desordenadas. Tu no puedes decir que le entregas las cosas a Dios y luego vuelves a lo mismo, uno en este caminar tiene que hacer el esfuerzo, lo primero que nos dijo Jesucristo: “el que quiere venir en pos de mi niéguese así mismo, tóme su cruz y sígame, esto quere decir que nos va a costar, obedecer, nos costará esperar en Dios, pero debemos hacerlo esto es el negarse a sí mismo, para obedecer al Señor Quien dio todo por nosotros, tu si empiezas a obedecer a Dios tu vida cambiará; sino, es como un circulo vicioso nunca saldrás de ese poso de desdicha; trata de no desquitarte con tus padres y tu hija eso es niñería y más aún estás haciendo daño a tus padres y a tu hija, es decir, tu misma estás poniendo maldición sobre ti misma por no obedecer los mandamientos de Dios, honra a padre y madre, no andes conforme a los deseos de la carne, padres no provoquéis a ira a vuestros hijos, no os unáis en yugo desigual con los incrédulos, etc. Creo Alexandra que es hora de comenzar a obedecer a Dios y serás bendecida si llegas a Su Pies humildemente pidiendo perdón primero a Él y luego a tus seres queridos, padres e hija.

      Espero, que sigas por la senda que te dará gozo, paz y salvación querida Alexandra.

      Que Dios te bendiga y te guarde

Leave a Reply

Optionally add an image (JPEG only)