Sep 11, 2021

Posted by in asides, Blog, Featured Articles | 0 Comentarios

La Vara de Almendro.

HERMANOS Y HERMANAS EN CRISTO DIOS LES BENDIGA .

Interpretando la Palabra de Dios sobre este capítulo sobre la vara de almendro quiero invitarles a reflexionar, acaso no es Dios mismo esa vara?.

Leamos e interpretemos revisemos la biblia y encontraremos tesoros maravillosos amen.

VARA

v. Bordón, Cetro, Palo
Gen 30:37 tomó luego Jacob v verdes de álamo
Exo 4:2 ¿qué .. en tu mano? Y él respondió: Una v
Exo 4:20 tomó .. Moisés la v de Dios en su mano
Exo 7:10 echó Aarón su v delante de Faraón y de
Num 17:2 toma de .. una v por cada casa .. doce v
Num 17:8 la v de Aarón de la .. había reverdecido
Jdg 5:14 de Zabulón los que tenían v de mando
1Sa 14:27 alargó la punta de una v que traía en su
Job 9:34 quite de sobre mí su v, y su terror no me
Psa 2:9 los quebrantarás con v de hierro; como
Psa 23:4 tu v y tu cayado me infundirán aliento
Pro 10:13; 26:3

 

latí­n virga. Rama delgada y larga, Gn 30, 37; Jr 1, 11. Usada como apoyo al caminar, Gn 32, 11. Cuando Yahvéh mandó a Moisés para que sacara a su pueblo cautivo de Egipto, hizo que el cayado de Moisés se convirtiera en una serpiente y le dio el poder de realizar prodigios para que los israelitas y el faraón le creyeran que iba de parte de Yahvéh, Dios de Israel, Ex 4, 1-5; †œToma este cayado en tu mano, porque con él has de hacer los prodigios†, Ex 4, 17 y 20; éste es el †œcayado de Dios†, con el que Moisés hará los prodigios en Egipto. En la travesí­a por el desierto, los israelitas hicieron unos varales de madera de acacia revestidos de oro, para transportar el Arca, Ex 25, 13-14. Yahvéh pidió a Moisés, después de la rebeldí­a de pueblo en el desierto y la intervención de Aarón para que cesara el castigo, que cada uno de los jefes de las familias, doce, le llevara una v. marcada con el nombre; en la de la familia de Leví­ debí­a ir el nombre de Aarón. Las doce varas fueron puestas en la Tienda del Encuentro y al dí­a siguiente la v. de Aarón habí­a retoñado, señal para ser elegido sacerdote, Nm 17, 16-26. Esta v. de Aarón fue guardada en al Arca, Hb 9, 4.

Con una v. o cayado apacentaban los rebaños los pastores Lv 27, 32; 1 S 17, 40; Sal 23, 4; Mi 7, 14. Con una v. se golpeaban los cereales, Is 28, 27; las aceitunas se recogí­an por vareo, golpeando las ramas del olivo con una v., Is 17, 6; 24 13. La v. se usaba para medir, Ez 40, 3 y 5-7; 41, 8; 42, 16-19; Ap 11, 1.

 

La v. se empleaba como instrumento de castigo y de corrección 2 S 7, 14; Jb 9, 34; Sal 89, 33; Pr 13, 24; 22, 15; 23, 13-14; 29, 15; Is 10, 5; 14, 29.

Diccionario Bí­blico Digital, Grupo C Service & Design Ltda., Colombia, 2003

Fuente: Diccionario Bíblico Digital

Originalmente fue un nombre dado a un pedazo de rama de un árbol usado como un apoyo o como un arma. Existe poca diferencia entre la palabra para vara y la de cayado. La vara tení­a varios usos en tiempos antiguos. Jacob usó varas para cambiar, como él supuso, el color de las cabras y ovejas de Labán (Gen 30:37-41; compararGen 31:10-12). Las varas se convirtieron en sí­mbolos de autoridad (Jer 48:17; comparar Exo 3:16-17; Exo 4:2, Exo 4:17, Exo 4:20; Exo 7:9-20; Exo 9:23; Exo 10:13; Exo 14:16; Exo 17:5-7; Num 17:9-13; Num 17:20). El matar a un siervo con la vara era ilegal (Exo 21:20). La vara del pastor era usada para contar las ovejas (Lev 27:32). La ira de Dios era para Job una vara (Job 9:34). El castigo era simbolizado por la vara (Psa 89:32; Psa 125:3; Pro 13:24; Pro 22:15; Pro 29:15). La venida de Cristo habrí­a de ser precedida por la vara (Mic 5:1). Jesús ha de ganar con una vara (cetro, Psa 2:9). Pablo usarí­a una vara si era forzado a hacer eso (1Co 4:21). La vara de Aarón que reverdeció era el simbolismo del reino eterno de Cristo (Heb 9:1-28). El creyente victorioso regirá con un cetro o vara (Rev 2:27). El templo de Dios fue medido con una caña semejante a una vara (Rev 11:1).

Fuente: Diccionario Bíblico Mundo Hispano

Sí­mbolo de autoridad, de castigo, de gobierno mesiánico, Exo 4:2, Exo 4:17, Exo 4:20, Exo 9:23, Exo 14:16, Miq 5:1, Is.ll:l, Sal 23.

– De Moisés, Ex.4.

– De Aarón, que floreció, Num.l7, Heb 9:4.

– Varas para el Tabernáculo, Exo 25:13

Diccionario Bí­blico Cristiano
Dr. J. Dominguez

http://biblia.com/diccionario/

Fuente: Diccionario Bíblico Cristiano

Varios términos hebreos se traducen en esta forma. Aparentemente los lí­deres de las tribus israelitas iban delante de ellas portando una v., que vino a ser sí­mbolo de autoridad. Por eso la palabra mateh, traducida la mayorí­a de las veces como v., también se traduce en algunas partes como equivalente a †œtribu†. También se utiliza este término para señalar un bastón, o un báculo. †¢Tamar pidió a †¢Judá que le diera en prenda su báculo (†œTu sello, tu cordón, y tu báculo que tienes en tu mano† [Gen 38:18]). Es evidente que se trataba de un sí­mbolo de autoridad.

Cuando Dios se reveló a Moisés en la zarza y le ordenó ir a salvar a su pueblo, le dio por señal para los israelitas el uso de su v., que se convertí­a en culebra (Exo 4:1-4). Esa misma vara, que fue llamada †œv. de Dios† (Exo 4:20), la usó Aarón, siguiendo instrucciones divinas, para otros prodigios, como la plaga de convertir aguas en sangre (Exo 7:20), la de las ranas (Exo 8:5-6) y la de los piojos (Exo 8:16-17). Dios, para poner bien claro que habí­a escogido a Aarón para la función sacerdotal, ordenó que cada uno de los doce lí­deres de las tribus de Israel pusiera su v. en el †¢tabernáculo. Al dí­a siguiente, cuando las fueron a buscar se encontró †œque la v. de Aarón habí­a reverdecido, y echado flores, y arrojado renuevos, y producido almendras† (Num 17:1-12). Así­, el liderazgo de Aarón fue ratificado. Moisés usó su v. para golpear la roca en Horeb, a fin de que salieran aguas para el pueblo (Exo 17:5-6). Ante el ataque de Amalec, Moisés subió a un monte y levantaba en alto con sus manos la v., sí­mbolo de que Dios es quien da la victoria (Exo 17:8-13).
términos que son traducidos como v. se refieren al bastón que usaban los pastores (†œTu v. y tu callado me infundirán aliento† [Sal 23:4]). †¢Azote. †¢Bordón.

Fuente: Diccionario de la Biblia Cristiano

tip, UTEN TIPO

vet, (a) Heb. “Shêbet”: vara, o bastón de castigo (Ex. 21:20; 2 S. 7:14; Jb. 9:34; Pr. 10:13; Is. 11:4). En ocasiones, la vara del pastor (Ez. 20:37; Mi. 7:14). Los pastores hacen pasar sus ovejas bajo sus varas para contarlas mas fácilmente; así­ es como el Señor se cuidará de una manera particular de cada una de sus ovejas. La vara es asimismo un sí­mbolo de poder y de autoridad (Sal. 2:9; cfr. Jer. 48:17). (b) Heb. “matteh”, vara, bastón para andar (Ex. 4:2; 8:1; 1 S. 14:27, 43). La vara de Moisés era un bastón de pastor, empleada también en ocasiones por Aarón, con la cual los dos hermanos llevaban a cabo milagros. Por esta razón recibí­a también el nombre de “vara de Dios” (Ex. 4:20; 17:9). Cuando el sumo sacerdocio instituido por Moisés fue objeto de crí­ticas y de murmuraciones por parte del pueblo, Dios hizo florecer en una noche la vara de Aarón (Nm. 17:1-11). Aquí­ parece haber un sí­mbolo de la resurrección de Cristo, cuya divinidad y sumo sacerdocio quedaron confirmados por su resurrección de entre los muertos (Ro. 1:4; cfr. He. 9:4). (c) Gr. “rhabdos”, de donde se deriva el verbo “rhabdizõ”: el bordón del viajero (Mt. 10:10); la vara de castigo (1 Co. 4:21); el cetro de equidad y del reino (He. 1:8). La flagelación con varazos era un suplicio romano que se aplicó a Cristo (Mr. 15:15), así­ como a Pablo y a Silas (Hch. 16:22; 22:25; 2 Co. 11:25).

Fuente: Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado

A. NOMBRE jrabdos (rJavbdo”, 4464), se traduce “vara” en 1Co 4:21; Heb 9:4; Rev 2:27; 11.1; 12.5; 19.15. Véase BORDí“N. B. Verbo jrabdizo (rJabdivzw, 4464), azotar con vara. El término se emplea en Act 16:22 “azotarles con varas”; 2Co 11:25 “he sido azotado con varas”. Las varas eran las de los lictores, o “alguaciles” (rabducoi, lit., portadores de varas) romanos; la aplicación de azotes con varas por parte de los romanos era distinta de la aplicación de azotes con correas por parte de los judí­os.¶ En la LXX, Jdg 6:11; Rt 2.17.¶ Cf. Mat 26:67; Luk 24:2: Véase AZOTAR.

Fuente: Diccionario Vine Nuevo testamento

Juan 15:5                                      

Reina-Valera 1960

Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.

La Vara de Almendro

 
 
 
 
 
 

 

 

“La palabra de Jehová vino a mí, diciendo: ¿Qué ves tú, Jeremías? Y dije: Veo una vara de almendro. Y me dijo Jehová: Bien has visto; porque yo apresuro mi palabra para ponerla por obra”.(Jeremías 1:11-12 RV60)

 
 
 

Corría el año 626 AC, y Jerusalén estaba viviendo un tiempo crítico de mucha tensión política, y una fuerte declinación espiritual. Eran días apremiantes para la nación. Estaba siendo amenazada por las naciones potencias de la época. Egipto y Babilonia se peleaban por el control del oriente medio, y deseaban anexar a Judá bajo sus dominios. El pueblo, alejado de Dios y de sus principios, se había vuelto incorregiblemente corrupto, insensible a Dios y ciego a la amenaza de un enemigo invisible.

 
 
 

En medio de toda esta situación, Dios llama a Jeremías. Este joven profeta se levantó con el deseo de ver a su nación volverse de los ídolos a Dios, pero sin sentirse preparado para ser un agente impulsor de esos cambios. Dios trató con el muchacho, haciéndole entender su papel en los días históricos que vendrían, y él aceptó su llamado y misión de parte de Dios.

 
 
 

Los tiempos que vivimos hoy, no difieren de aquellos. Impera, de la misma manera, una profunda tensión política, y una fuerte declinación espiritual y moral. En medio del tumulto de las circunstancias actuales, el deseo en nuestros corazones sigue siendo el mismo que el de Jeremías: que se produzcan cambios profundos que hagan volver el corazón de la gente a Dios. Pero al igual que él, también luchamos con pensamientos que nos meten en una zona de incredulidad donde nos vemos sin liderazgo, sin capacidad de incidencias, y con muy poco poder, para hacer una diferencia en el rumbo que siguen las naciones.

 
 
 

Ante el gran desafío que tenemos por delante, Dios nos sitúa en la misma palabra en la que ubicó a Jeremías: No eres insuficiente para producir cambios; la transformación de tu entorno, empieza contigo. “No digas que eres niño”, porque te he dado capacidad y autoridad, para producir un impacto en tu alrededor. De modo que lo determinante aquí, es tu visión de las cosas.

 
 
 

Dios le preguntó a Jeremías: “¿Qué ves tú, Jeremías?” porque el cambio comienza con la visión que domina a la persona. Lo que ves determina el impacto que puedes tener en lo inmediato y también en lo futuro. ¿Qué visión estás dejando que domine tu mente? ¿Pensamientos de derrota, de muerte, de crisis? ¿Estás fijando tu mente sólo en lo que ven tus ojos físicos? Necesitamos examinar lo que nuestros ojos mentales están viendo. Donde todos ven problemas, crisis, desiertos ¿Qué estamos viendo? ¡No podemos producir cambios si nos quedamos detenidos mirando los mismos agrestes panoramas en que están enfocados los demás!

 
 
 

“¿Qué ves tú Jeremías?” y él respondió con una inusitada resolución: “Veo una vara de almendro…” Una vara, es un palo que ha sido secado y labrado para usarse a manera de bastón, como apoyo y defensa. En la biblia, es sinónimo de autoridad, y de empoderamiento. Jeremías estaba descubriendo su propia responsabilidad ante la autoridad otorgada; eso cambió su percepción y transformó el panorama. Ahora él era parte del cambio y de las soluciones.

 
 
 

“Veo una vara de almendro…” La pregunta es ¿Cómo supo Jeremías que la vara era de almendro? ¿Qué connotación tenía el almendro en la visión? ¿Qué significaba el almendro para el momento histórico de Jeremías? En primer lugar, la única forma de reconocer que la vara era de almendro, era que en la visión, estuviera retoñada, florecida y con frutos. Esto tenía un profundo significado profético, anclado al sentido espiritual de autoridad sacerdotal que Dios le confirió a un antecesor de Jeremías, Aarón, a quien permitió que su vara reverdeciera, retoñara y echara frutos, en una noche, para demostrar que era la autoridad seleccionada por Dios para guiar espiritualmente a su nación.

 
 
 

La vara reverdecida, era el anuncio de un despertar; sus flores, advertían un tiempo nuevo en medio de una temporada de oscuridad (el almendro florece bajo el manto del invierno); sus retoños indicaban renovación; y sus frutos evidenciaban la naturaleza de la rama, los resultados de la esperanza. Que todo sucediera en una noche, gritaba a viva voz, un aceleramiento en los tiempos, y como el nombre del almendro, en hebreo, suena igual a la palabra “apresuramiento”, Jeremías estaba viendo a Dios apresurar los cambios en su nación, para traer frutos diferentes.

 
 
 

Dios aprobó esa visión, y le dijo: “Bien has visto, porque yo estoy vigilando para que mi palabra se cumpla pronto”. Cuando podemos anclar nuestras ideas, a la palabra que Dios ha revelado, Él aprueba nuestra visión, y también nuestras palabras. Dios está buscando una generación que vea lo que Él ve, y que hable lo que Él quiere hacer, que se vea participando de la transformación en una visión de refrescamiento espiritual para las naciones. Dios está buscando gente alineada a su visión. Por eso en este tiempo pregunta una vez más: “¿Qué ves tú?”

 
 
 
 
 

Pastora Libna Villegas de Parra

 

C.C. “Estableciendo el Reino de Dios” (CeCERDi)

 

Ciudad Bolívar – Estado Bolívar

 

Departamento de Redacción NotiCristo.

 
 
““““““““““““““““““““““““““““““““““““““““““““““““““““““““““““““
 
,

LA VARA DE ALMENDRO

                            LA VARA DE ALMENDRO

 

La palabra de Dios como Almendro

Moreiba Cabrera 

Damos gracias a Dios por los tiempos que estamos viviendo; porque son tiempos proféticos y todo aquel que se alinee a este mover, recibirá grandes bendiciones del Señor.

En este tiempo, Dios quiere resucitar el amor por el estudio de la palabra; a partir de hoy comenzaras a escudriñarla, para encontrar en ella cada día, una palabra revelada que te ayude en tu andar cristiano y Dios apresurará esa palabra para ponerla por obra.

Jeremías 1:11-12 La palabra de Jehová vino a mí, diciendo: ¿Qué ves tú, Jeremías? Y dije: Veo una vara de almendro. 12 Y me dijo Jehová: Bien has visto; porque yo apresuro mi palabra para ponerla por obra.

LA PALABRA DE DIOS COMO ALMENDRO.

La palabra de Jehová vino a Jeremías diciéndole: ¿Qué ves tú, Jeremías? Fijémonos que en este pasaje, en el versículo 9, Dios toca la boca del profeta y enseguida ¿Qué pasa?

Tiene una visión, en esta visión el Señor le dice: ¿Qué ves tú, Jeremías? Y él dice: Veo una vara de almendro. Dios le respondió: Bien has visto; porque yo apresuro mi palabra para ponerla por obra.

¿Qué tiene que ver esto que dice “una vara de almendro”, con esto de que “va a apresurar su palabra”? Porque realmente no hay conexión en nuestra mente entre una vara de almendro y el dicho del Señor que va a apresurar su Palabra.

¿Qué está pasando cuando Jeremías dice yo veo una vara de almendro?. La palabra hebrea para almendro es shaked.

Según el diccionario bíblico el Almendro viene de la palabra hebrea shaked, significa: “quien despierta”, “vigilante” “estar despierto”, “velar”; y “luz” y esto se ajusta mucho a su naturaleza, porque es el primer árbol en florecer, como precursor de la primavera.

Y la palabra en hebreo para “apresurar” es shoked; ambas tienen un sonido muy parecido; por lo tanto se quiere relacionar el almendro con la vigilancia de Dios para ejercer el juicio, que es bien claro en su contexto.

Yo creo que la palabra hebrea aquí, no quiere decir tanto de apresurar, sino lo que Él está diciendo: yo estoy viendo por mi palabra; yo estoy cuidando mi palabra; yo estoy poniendo atención a mi palabra para ponerla por obra.

En otras palabras, es que no falle ni una sola letra de lo dicho, que no se quede incumplido nada de lo dicho, sino Dios está diciendo: Jeremías te he llamado, estoy poniendo palabras en tu boca, y toda la palabra que tú anuncias yo voy a dedicarle atención y cuidado para asegurar que todo lo que tú dices se cumple.

Si hemos recibido promesas de parte de Dios y estamos cumpliendo las condiciones inherentes en las mismas, podemos confiar que Él desea cumplirlas y así lo hará, si esperamos pacientemente en Él. Él nunca llega tarde y las estaciones del año así como la noche y el día son prueba de Su fidelidad. Sus misericordias son nuevas cada mañana y grande es Su fidelidad hacia nosotros. Por tanto, en Él esperaré (Lamentaciones 3:22-24).

El almendro es un árbol de hermosas flores, miembro de la familia del duraznero. Sus flores blancas o débilmente rosadas aparecen ya en enero, mucho antes que las flores de otros árboles. Como anticipo de la primavera, se lo llegó a conocer como el árbol que “despierta”.

https://www.centraldesermones.com/estudios-biblicos/2943-la-palabra-de-dios-como-almendro

<<)0(>>

¿Cómo está tu vara?

.

Texto Clave: Números 17:1-13

En Números capítulo 16, la biblia nos relata sobre la rebelión de Coré, Datán y Abiram contra Moisés y Aarón, la autoridad espiritual establecida por Dios.

En Números 16:11, Moisés les advirtió que no estaban murmurando contra Aarón sino contra Dios mismo.

¿Quién era Coré, Datán y Abiram? Eran Levitas, pertenecían a la tribu elegida por Dios para ministrarle sólo a Él. Pero ellos consideraban que los que ellos hacían no era suficiente o relevante.

Números 16:9-10

Toda la tribu de Leví fue llamada a servirle a Dios, pero no todos los levitas eran sacerdotes, solamente la familia de Aarón. Ellos ministraban en el tabernáculo, cargaban el agua, servían en todo lo relativo al santuario; pero ellos menospreciaban su ministerio.

¿Cómo se sintieron Moisés y Aarón con toda esta rebelión?

No hay necesidad de envidiar, de menospreciar, de murmurar con otros por ministerio, pues el que llama es Dios.

Moisés no quería ese cargo y a Aarón lo designó el Señor por la tartamudez que puso Moisés de excusa.

¿Qué hizo Dios al respecto? Números 16:28-35

Jehová permitió que se abriera la tierra y los tragara vivos, no solo a ellos, sino a su familia y los 250 hombres que se habían atrevido a quemar incienso delante de Jehová (tarea que les correspondía exclusivamente a los sacerdotes del linaje de Aarón) fueron consumidos por un fuego que salió de la presencia de Dios.

¿Qué hizo la congregación al respecto? Números 16:41

Siguieron murmurando, lo que hizo que Jehová se molestara más y tuvo que interceder Aarón haciendo expiación por ellos. Hubo 14700 muertos ese día, y el día anterior los 250 que fueron consumidos más los que se tragó la tierra.

Qué tristeza, si hay algo que nosotros debemos expulsar del pueblo de Dios es la murmuración, el chisme, el menosprecio, las malas acciones, sobre todo de las personas que Dios les ha dado ministerio, que Dios los ha establecido como autoridad.

Cuando nosotros hacemos esto, no nos estamos revelando contra el hombre sino contra Dios. Dios le brinda protección a sus ungidos.

El que llama es Dios, y si él te llamó, aunque hayan críticas, murmuración y rechazo, él te levantará en alto como lo hizo Moisés y Aarón.

Para Dios hacer cesar aquellas contiendas pidió a Moisés que a cada príncipe le pidiera su vara con su nombre escrito en ella, y que la vara de la tribu de Leví llevara el nombre de “Aarón”.

Números 17:4-5

¿Qué era una vara? Un palo seco. En aquel tiempo simbolizaba autoridad. Según la lógica humana es imposible que una vara en ese estado reverdezca. Pero sabemos que para Dios no hay nada imposible.

Números 17:8

Hay cuatro (4) cosas que ocurrieron con la vara, de igual manera hay 4 cosas que deben suceder en nosotros.

Cuando llegamos al Señor, somos como esas varas secas, hasta que Dios empieza a hacer su obra en nosotros. Por tanto, nadie tiene de que gloriarse.

La vara no reverdeció sola, la hizo reverdecer el Señor.

1) Reverdeció: O sea que tomó vida, volvió a producir hojas, cambió su aroma. La vida tiene un aroma diferente a algo muerto. Le impartió nueva fuerza.
Nosotros hemos pasado de muerte a vida, hemos cambiado de olor.
2Corintios 2:14-16
Isaías 66:14

2) Echó Flores: ¿Qué hacen las flores en una planta? La hermosean. Y eso hace Dios con cada uno de nosotros, cambia nuestro semblante.
Salmos 149:4 La búsqueda continúa de Dios nos hermosea.
En muchas plantas, la flor es el órgano reproductor, por lo que donde hay flores seguro pronto veremos frutos.
Debemos ser varas reverdecidas y hermoseadas.

3) Arrojó Renuevos: Arrojó vástagos, hijos del árbol. Nosotros debemos formar nuevos discípulos para Cristo.

4) Arrojó Frutos: Después de la flor viene el fruto y Dios nos ha puesto para que llevemos frutos.
Juan 15:1-5
¿Qué tipo de frutos?
Gálatas 5:22-26
¿Qué tipo de fruto dio la vara? Almendras. Eso quiere decir que la vara era de almendro. Aquí se evidencia la naturaleza de la vara.

Si nosotros somos varas del Señor, debemos hacer notar nuestra naturaleza y dar frutos del espíritu.

¿Por qué la vara era de almendro? Vamos a analizar un poco el llamamiento de Jeremías. Este comenzó como una vara seca, un niño que como él mismo dijo no sabía hablar.
Jeremías 1:7 En pocas palabras Jehová le dijo, no digas que eres una vara seca, porque yo te haré reverdecer, te haré florecer y pondré mi palabra en tu boca.

Isaías 55:10-11
Jeremías 1:11

¿A caso crees que es una casualidad que cuando Dios llama al profeta siendo un niño, y este se siente incapaz, como una vara seca, Jehová le muestra una vara de almendro?

El almendro representa el ministerio. El almendro se adelanta a todos los árboles y florece antes que los demás.

Todo aquel que tiene un ministerio del Señor, florece donde nadie florece y brota primero que todos, porque es vara de Dios.

¿Qué pasó cuando Jesús encontró la higuera llena de hojas? La maldijo, porque no tenía frutos.

Hay muchas personas que reverdecen, pero nunca llegan a dar frutos. Recordemos que por el fruto se conoce al árbol, no por las hojas.

Hay algo muy importante y es que las varas fueron puestas en la presencia de Dios, esto nos indica que ningún ministerio florece fuera de la presencia de Dios.

Ahora todas estas 4 cosas pasaron de un Día para otro, pero naturalmente no es así de rápido, cada proceso lleva su tiempo.

¿Quién come del árbol? El que el dueño del árbol decida. En nuestro caso nuestro dueño es Dios.

¿Por qué las otras varas no reverdecieron, ni dieron flores, ni frutos?
• Se creían muy santos (Números 16:3)
• Eran varas llenas de murmuración (Números 16:11)
• Eran varas llenas de negativismo (Números 16:13)
• Eran varas llenas de incredibilidad (Números 16:11)

Hermano(a), te invito a que entres en la presencia de Señor, te sometas a su voluntad y empieces a experimentar el cambio de ser una vara seca, a ser una vara reverdecida, hermoseada, con renuevos y con los frutos del espíritu.

Dios te bendiga.

Hna. Yakeline Azócar

 

http://manantialesdehoreb.com.ve/devocional/27

 

TOMADO DE NUESTRO SITIO ¨EL MURO”

“““““““““““““““““““““““““

http://elregresamuro.blogspot.com/2017/03/la-vara-de-almendro.html

JUEVES, NOVIEMBRE 12, 2009

La vara de almendro

Posted on 9:28 p. m. by Apostol Duilio Vetere Casco

Jeremías 1:11, 12: La palabra de Jehová vino a mí, diciendo: ¿Qué ves tú, Jeremías? Y dije: Veo una vara de almendro. Y me dijo Jehová: Bien has visto; porque yo velo sobre mi palabra para cumplirla.

Dentro de la literatura hebrea es muy común “jugar” con la similitud de ciertos sonidos, para grabar muy bien en el pueblo las verdades que se desean enfatizar, ejemplo de esto sería la “aliteración”, la “asonancia” y la “rima”. En este pasaje vemos un ejemplo de esto mismo entre las palabras “almendro” y “yo velo” ó “estoy atento”.

Almendroשָׁקֵדshaquéd; almendro (el árbol o la nuez, siendo la más temprana para florecer): almendra, almendro.
“Yo velo”שָׁקַד shacad; raíz prim.; estar alerta, i.e. insomne; de aquí, estar de vigilia (sea para bien o para mal): cuidado, desvelar, velar, vigilar.

Al ser el almendro el primero en florecer se convirtió en una “sombra” o “figura” del pronto cumplimiento de la Palabra profética. El contexto de vigilar, de vigilia nos habla de la noche, y fue durante una noche que la vara de Aarón reverdeció.

La Vara de Aarón

Es indudable que la vara seca que tenía Aarón era de almendro, porque cuando floreció y dio almendras evidenció su naturaleza.

Números 17:8: Y aconteció que el día siguiente vino Moisés al tabernáculo del testimonio; y he aquí que la vara de Aarón de la casa de Leví había reverdecido, y echado flores, y arrojado renuevos, y producido almendras.

Antes de explicar el simbolismo de estos elementos, quisiera recalcar que mientras la vara de Aarón estuvo seca hubo rebelión (Coré y sus seguidores) entre las tribus de Israel.

La vara en la Palabra es figura de autoridad. Cuando la autoridad se seca, siempre aparecerán oportunistas para desafiar a los siervos que Dios llamó.

Lo tremendo de esto es que la vara aun cuando estuvo seca fue una herramienta maravillosa bajo la guianza de Dios, porque el poder no es del hombre, tampoco del instrumento que sea, sino de Dios.

La vara de Aarón se convirtió en serpiente:

La vara pertenece al reino vegetal; la serpiente al reino animal. Esto nos habla de transformación de reinos. La vara espiritual que hoy Dios tiene en su iglesia también debe experimentar esta transformación de reinos… del reino de las tinieblas al reino de la luz, de Su Hijo Amado.

La vara de Aarón fue la que se comió las serpientes de los magos egipcios (Janes y Jambres), esto nos habla de autoridad y victoria contra el ocultismo y las fuerzas diabólicas.

Cabe aclarar que Pablo hace un link entre aquellos que se opusieron a Moisés y los que en la actualidad (en estos tiempos peligrosos) resisten a la verdad.

2 Timoteo 3:1-9: También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita. Porque de éstos son los que se meten en las casas y llevan cautivas a las mujercillas cargadas de pecados, arrastradas por diversas concupiscencias. Estas siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad. Y de la manera que Janes y Jambres resistieron a Moisés, así también éstos resisten a la verdad; hombres corruptos de entendimiento, réprobos en cuanto a la fe. Mas no irán más adelante; porque su insensatez será manifiesta a todos, como también lo fue la de aquéllos.

Es curioso que estos dos hombres representan dos extremos que al día de hoy se han hecho cada vez más notables:

Janes significa “lleno de placeres” (Doctrina de la prosperidad)
Jambres significa “pobreza” (Votos de pobreza)

Todos los extremos son malos, si deseamos tener victoria debemos encontrar el equilibrio, recordemos que Jesús murió en el medio, y muriendo en el medio venció al enemigo.

Es igualmente interesante notar que en los últimos tiempos (estos que estamos viviendo) los hombres, y esto es inspiración divina; tendrían 18 características negativas, y 18 es la suma de 6 + 6 + 6… Es el espíritu del anticristo formando el caracter de los falsos ministros que estarán envenenando a las almas desde púlpitos cristianos…

También la vara de Aarón fue utilizada para realizar diferentes señales con el fin de manifestar la grandeza del Dios verdadero y así colaborar en la liberación del pueblo de Dios. Pero a mi leal entender estimo que el milagro más sorprendente ocurrió cuando en una noche la vara reverdeció. De esta manera Dios estaba diciéndoles a los rebeldes que Aarón era el escogido para ejercer el sacerdocio. Estas no fueron señales para las “otras naciones” sino para los hebreos.

Números 17:8: Y aconteció que el día siguiente vino Moisés al tabernáculo del testimonio; y he aquí que la vara de Aarón de la casa de Leví había reverdecido, y echado flores, y arrojado renuevos, y producido almendras.

Cuando la vara de Aarón reverdió ocurrieron tres cosas, y estas tres cosas representan a tres grupos en la noche que se espera, porque el Día del Señor vendrá como ladrón en la NOCHE.

1 Tesalonicenses 5:1-11: Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba. Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche; que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán. Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón. Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas. Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios. Pues los que duermen, de noche duermen, y los que se embriagan, de noche se embriagan. Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo. Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, quien murió por nosotros para que ya sea que velemos, o que durmamos, vivamos juntamente con él. Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis.

¡Aquí notamos que si no estamos en tinieblas aquél día no nos sorprenderá!

Flores: La Novia Arrebatada

Cantares 2:13: “La higuera ha madurado sus higos, y las vides en flor han esparcido su fraganciaLevántate amada mía, hermosa mía, y ven conmigo.”

Renuevos: Los Siervos de Dios

Zacarías 3:8: Escucha pues, ahora, Josué,Sumo sacerdote, tú y tus amigos que se sientandelante de ti, pues sois como una señal profética: Yo traigo a mi siervo, el Renuevo. (Reina-Valera 1995)

Almendras: El comienzo del Juicio de Dios

Jeremías 1:11-19: La palabra de Jehová vino a mí, diciendo: ¿Qué ves tú, Jeremías? Y dije: Veo una vara de almendro. Y me dijo Jehová: Bien has visto; porque yo apresuro mi palabra para ponerla por obra. Vino a mí la palabra de Jehová por segunda vez, diciendo: ¿Qué ves tú? Y dije: Veo una olla que hierve; y su faz está hacia el norte. Me dijo Jehová: Del norte se soltará el mal sobre todos los moradores de esta tierra. Porque he aquí que yo convoco a todas las familias de los reinos del norte, dice Jehová; y vendrán, y pondrá cada uno su campamento a la entrada de las puertas de Jerusalén, y junto a todos sus muros en derredor, y contra todas las ciudades de Judá. Y a causa de toda su maldad, proferiré mis juicios contra los que me dejaron, e incensaron a dioses extraños, y la obra de sus manos adoraron. Tú, pues, ciñe tus lomos, levántate, y háblales todo cuanto te mande; no temas delante de ellos, para que no te haga yo quebrantar delante de ellos. Porque he aquí que yo te he puesto en este día como ciudad fortificada, como columna de hierro, y como muro de bronce contra toda esta tierra, contra los reyes de Judá, sus príncipes, sus sacerdotes, y el pueblo de la tierra. Y pelearán contra ti, pero no te vencerán; porque yo estoy contigo, dice Jehová, para librarte.

Un grupo de siervos, entre ellos los dos testigos estarán predicando en medio de un pueblo rebelde, un pueblo que esperando al mesías, rechazaron al verdadero y recibirán al falso (anticristo), adorando así a dioses extraños.

En medio de esto los rebeldes, así como los que vieron la vara de Aarón con sus frutos y reconocieron al enviado de Dios, verán al Hijo y harán gran lamentación por Él y llorarán como se llora por un primogénito (Zacarías 12:10), porque caerán las vendas y se darán cuenta que aquel que no habían recibido, era en verdad el Mesías: Yashua Melej HaMashiaj (Jesucristo el Rey)

Amén!

Duilio Vetere Casco

Leave a Reply